Un empleado municipal fue encontrado culpable de varios delitos de violencia de género que cometió contra su expareja entre fines de 2022 y los primeros meses de 2023. El hombre de 37 años fue condenado a casi 10 años de cárcel por haber golpeado en un par de oportunidades y haber abusado sexualmente a la víctima.

El violento fue identificado como Carlos Matías Gallardo, un municipal de Las Heras que hasta marzo de 2023 vivía en la zona de La Favorita con su pareja -se reserva su identidad-. Ambos convivían desde principios de 2018 y tuvieron tres hijos.

Sin embargo, a mediados de 2019 comenzaron los malos tratos del agresor. En un principio fue violencia verbal ya que la trataba de prostituta y le decía que "no servís para nada, no hacés las cosas bien". Pero cuando comenzaron los ataques físico, con golpes de puño, la mujer de 41 años lo denunció y el hombre estuvo detenido durante 6 meses.

Polo Judicial.jpeg

Cuando recuperó la libertad en junio de 2022 retomaron la relación, ante la promesa de que había cambiado. Nada de eso pasó. El 15 de diciembre de ese año, en horas de la madrugada, la abusó sexualmente pese a la negativa de la víctima para tener relaciones. Días después le propinó una nueva golpiza.

Finalmente, el 25 de marzo de 2023 llegó en estado de ebriedad al domicilio, ingresó por la fuerza, tomó un cuchillo de cocina y apuñaló a la mujer en la pierna y el antebrazo. Uno de los hijos de la víctima, de 18 años, intervino para evitar que continuara con el ataque y Carlos Gallardo escapó corriendo del lugar.

► TE PUEDE INTERESAR: Un secuestrador pidió domiciliaria porque tiene 69 años y enfermedades pero se la negaron

Por estos últimos tres hechos, fue detenido y llegó a juicio acusado de tentativa de femicidio, abuso sexual con acceso carnal y lesiones leves agravadas. El fiscal Gustavo Pirrello solicitó que sea condenado a 21 años de prisión por estas tres causas. En tanto que la defensa pidió la absolución por el delito sexual y que los otros dos hechos sean calificados como lesiones.

El juez Horacio Cadile terminó tomando un poco de ambas posturas. Consideró que el abuso sexual y que las agresiones existieron, pero que el ataque con arma blanca no alcanzó a tener la gravedad suficiente para ser un intento de femicidio. De esta forma, en la mañana de este martes condenó al sospechoso a una pena de 9 años y 10 meses de prisión. Además se lo declaró reincidente, por lo que no podrá obtener beneficios carcelarios.

► TE PUEDE INTERESAR: Grooming: terminó el proceso contra un kiosquero que acosó a una chica de 17 años por varias redes sociales