El segundo megajuicio por los abusos sexuales en el Instituto Próvolo tiene cifra récord de abogados intervinientes: 25 profesionales.

Esta canY éste es uno de los motivos por los cuales el debate que comenzó el último lunes será de larga duración, a tal punto de que los organizadores calculan que no habrá sentencia este año sino durante el primer trimestre de 2022. Siempre y cuando la pandemia de coronavirus no complique el plan trazado desde la Suprema Corte y obligue a disponer suspensiones.

Sonaba fuerte que este proceso judicial tuviera a tantas personas sentadas en el banquillo de los acusados: 9, todas mujeres y entre ellas dos monjas. Sin embargo, es suficiente revisar la hoja de ruta del debate que reportó el Poder Judicial para contabilizar que la cantidad de abogados es tanto o más impactante: 25 profesionales del Derecho especializados en materia penal.

Cumplen distintos roles: algunos son defensores de las imputadas y otros representan a las 11 víctimas que denunciaron haber sido abusadas sexualmente y llevaron el caso a la Justicia.

Uno por uno

Veintitrés de los veinticinco abogados son particulares y fueron contratados por seis imputadas que les pagan de sus bolsillos por su trabajo durante el proceso que comenzó hace ya más de cuatro años con la investigación, un juicio abreviado y el primer megajuicio en 2019.

Dos defensores públicos -cuyos sueldos son pagados por el Estado provincial- representan a las tres acusadas restantes.

Cinco abogados están dedicados de lleno a la defensa técnica en juicio de la monja japonesa Kumiko Kosaka (46).

Ellos son: Carlos Varela Álvarez, Lucas Fallet, Valeria Corbacho, Enoc Ortiz y Lucio Aragonés.

El primero acredita una larguísima carrera como abogado particular en los tribunales provinciales y federales, en la mayoría de los casos en nombre de las víctimas y los Derechos Humanos: el desaparecido Paulo Guardati, el asesinado Sebastián Bordón, entre otros. Pero también habiendo representado a otros clientes como el sirio Monzer Al Kassar.

Valeria Corbacho es de Buenos Aires. Años atrás asistió al ex Presidente De La Rúa en los tribunales.

En representación de las 11 víctimas demandantes intervienen los abogados Diego Lavado -también asistió al sirio Al Kassa-; su hijo Juan Manuel Lavado, Sergio Salinas, Juan Carlos Dantiacq, Lucas Lecour, Francisco Machuca, Gonzalo Evangelista, Leandro Rodríguez Pons, María Mercedes Duberti, Oscar Barrera y Leandro Lanci.

Los defensores designados por el Ministerio Público de la Defensa son Víctor Banco y Carolina Debeta, de la 12va. Defensoría Oficial de Pobres y Ausentes, quienes representan a la ex apoderada legal del Próvolo Graciela Pascual y también a Cristina Fabiana Leguiza y Noemí Del Carmen Paz.

A la monja Asunción Martínez Aquino la representan tres abogados: Varela Álvarez, Ramiro Villalba y Enoc Ortiz.

Pablo Eduardo Ortiz y Pamela Farías representan a Gladys Edith Pinacca, directora del Próvolo de 1997 a 2008.

La abogada Lilia Raia de Lascano interviene en nombre de Valeska Elizabeth Quintana Valenzuela, directora del Próvolo desde 2013 a 2017.

Alejandro Luis Moreno y Alberto Tonelli defienden a Laura Alejandra Gaetán Sicardi, directora del Próvolo de 2010 a 2013.

Alfredo Paturzo asiste a la licenciada en Psicología Cecilia Alejandra Raffo Andreotti.

Seguir leyendo