Luego de 2 años y medio de audiencias, apelaciones y dilataciones, finalmente comenzará el juicio por el caso de los hermanitos Kurk, quienes fueron atropellados en diciembre de 2018 cuando regresaban a su casa junto a su madre Carla Pagliaricci. La mujer reclamó justicia, pide la pena máxima, y espera que sus hijos de 3 y 7 años por fin puedan descansar en paz.

"Arranca el esperado debate para hacer Justicia por Agustín y Abril", expresó Carla a Diario UNO sobre el juicio que tiene a José Caccia como único imputado. Comenzará el viernes 11 a las 9, y estiman que podría terminar el 2 de julio.

jose caccia.jpg

Caccia está acusado de homicidio simple con dolo eventual por la muerte de Abril, de 3 años, y Agustín, de 7 años, lo que prevé una pena de 8 a 25 años. Además, está imputado por lesiones con dolo eventual por las graves heridas que le causó a la madre de los nenes.

"Creo, confío y espero que la justicia, que los tres jueces Chacón, Lusverti y Martearena estén a favor de la vida, y de la Justicia", sostuvo Carla, quien luchó durante estos dos años y medio para que la tragedia no quede impune.

agustin y abril kruk.jpg

"Espero que realmente hagan Justicia por mis hijos, que no se cambie de calificación, que quede como homicidio simple, que sirva de ejemplo, que este sujeto tenga la mayor pena que puede recibir un ser humano, apelo a 25 años de prisión porque arrebató lo más preciado de la vida, dos niños de 7 y 3 años. Espero Justicia para poder descansar y que mis hijos también descansen en paz", agregó Carla.

El debate se relizará una parte presencial, como los jueces, el fiscal de Tránsito Fernando Giunta, los querellantes, los defensores y el acusado, como también algunos testigos, mientras que otros estarán presentes de manera virtual para cumplir con las nomas sanitarias por la pandemia de Covid.

agustin y abril kruk 2.jpg

La tragedia

El 14 de diciembre de 2018 Abril, Agustín y Carla fueron a jugar a una plaza. Regresaban a su casa entre risas y cantos, cuando fueron atropellados por un Ford Fairline en Costanera a la altura del puente de calle Matienzo, de Guaymallén.

El ford iba al mando de José Caccia, quien iba a toda velocidad e intentó pasar antes que cruzara un camión que iba a paso de hombre hacia calle Matienzo. Además, se sumó un VW Gol que iba en contramano por esa calle de Guaymallén, cuyo conductor iba alcoholizado.

Como consecuencia los hermanitos fueron trasladados al Hospital Notti, y su mamá debió ser operada por las graves lesiones que sufrió. En cuanto pudo, la mujer salió del hospital con un alta voluntaria para estar junto a sus hijos. Pocos días después falleció Agustín, y luego ocurrió lo mismo con Abril.

Seguir leyendo