Franco Nahuel Ábrego, más conocido como el Cara Cortada, volvió al penal con prisión preventiva como sospechoso del homicidio de Brian Gordillo, de 18 años, ocurrido en abril. Fue a las semanas que el ex soldadito de la narco Sandra Jaquelina Vargas saliera en libertad. Además, buscan al Ojito de Vidrio, yerno de la Yaqui.

Te puede interesar: Progresar becas: cómo deben hacer alumnos públicos y privados para cobrar hasta $6.900 por mes

La Justicia definió este martes que el Cara Cortada, apodo que ganó cuando era soldadito, quede detenido con prisión preventiva por el homicidio de Brian Gordillo, ocurrido en el interior del barrio Campo Pappa.

 Embed      

El domingo 19 de abril la víctima recibió dos disparos en el pecho, tres en el abdomen y otros dos en sus brazos. A pesar de haber sido acribillado, quedó vivo y cuando era trasladado al Hospital Central, dijo que el autor del ataque había sido el Cara Cortada. Murió en la noche del domingo 26 de abril.

Familiares de la víctima declararon en un primer momento e indicaron que El Dengue y el Brian habían sido los autores del crimen de Gordillo. Pero tiempo después, volvieron a declarar y dijeron que habían sido amenazados por los familiares del Cara Cortada y el Ojito de Vidrio, para no delatarlos.

De todas formas, las pistas y pruebas del crimen de Gordillo apuntaban a los dos ex soldaditos de la jefa narco La Yaqui.

A principios de mayo, el Cara Cortada, de 23 años, fue capturado en el Campo Pappa, de Godoy Cruz, por haber violado la cuarentena. Esa detención sirvió además, para acusarlo por el homicidio de Brian Gordillo.

Mientras, buscan al Ojito de Vidrio, pareja de la hija de La Yaqui, ya que estaría involucrado en el asesinato. Él también fue parte de los soldaditos que tenía la líder narco en su territorio, para que los compradores entraran y salieran del populoso barrio sin problemas, y quienes cometían los ajustes de cuentas que la Yaqui mandaba.

El Cara Cortada

Salió en libertad el 14 de abril pasado, luego de haber cumplido una condena de 3 años y 10 meses por intentar matar a dos operarios del Ex Cose en un motín ocurrido en 2016.

Franco Nahuel Ábrego tuvo a maltraer a los investigadores y a la Policía desde que era menor de edad por ser uno de los más sanguinarios soldaditos de La Yaqui. A él se lo señaló por cometer homicidios y balear a varias personas en el Campo Pappa y los alrededores de esa zona en Godoy Cruz.

A dos semanas de haber salido en libertad, los sabuesos pusieron otra vez la atención en él por la balacera a Gordillo y otros hechos, en los que algunos testigos lo vincularon.