basLa Camilita se jugó una última bala. Intentó desligarse del asesinato ocurrido a fines de mayo pasado en el prostíbulo ubicado en pleno centro de Mendoza donde ella trabajaba. Pero no le creyeron.

Te puede interesar...

Sofía Camila Ibarra (20), o más bien su representante legal, intentó mejorar su situación en la causa por el homicidio de Marcos David Figueroa (36). Es que es una de los dos imputados por homicidio criminis causa.

La fiscal Claudia Ríos considera que junto a Martín Ezequiel Saravia (20) y otras cuatro personas -dos son menores de 15 años y dos están prófugas- le quitaron la vida al hombre para cometer un asalto. En palabras claras: arriesga la pena de prisión perpetua.

En primera instancia, un juez les dictó la prisión preventiva bajo esa calificación. Pero la defensa de Camilita intentó desligarla del hecho ante un Tribunal. Fuentes judiciales explicaron que la teoría defensiva apunta a que la joven no sabía que iban a asesinar a Figueroa.

Sin embargo, tal como considera la fiscal Ríos, el juez Agustín Chacón volvió a confirmar la teoría acusatoria y la joven continuará alojada en el penal mientras avanza la investigación.

Multitudinario robo

La hipótesis fiscal sostiene que cerca de las 14.30 del 31 de mayo pasado, dos remises llegaron hasta el edificio ubicado en calle Patricias Mendocinas al 743, a metros de la esquina con Colón. Allí funciona un prostíbulo.

Dos menores de edad, Saravia y otro sujeto -está identificado pero prófugo- ingresaron al lugar. Amenazaron a los presentes y sustrajeron un bolso y algunos otros elementos. Cuando huían, Figueroa enfrentó a uno de ellos y terminó con un disparo en la cabeza.

Los agresores se volvieron a subir a los autos, donde estaban Camila Ibarra y otra joven -también prófuga- y huyeron del lugar.