La Justicia determinó la realización de una audiencia para destrabar el caso de la ex jueza Estela Garritano de Cejas, que lleva casi 18 años esperando una sentencia por un juicio laboral por enfermedad incapacitante.

La demandante y el Gobierno de Mendoza fueron convocados para el viernes 26 de febrero a las 10.30 en la Cuarta Cámara del Trabajo, situada en el edificio de San Martín 322 de Ciudad. También deberán asistir los testigos debidamente notificados. Entre estos, peritos médicos.

Te puede interesar...

Allí se darán los pasos previos a la sentencia del pleito que Garritano de Cejas inició en 2003, luego de haber renunciado porque una enfermedad profesional le impidió seguir ejerciendo.

Cuando la magistrada renunció para jubilarse tenía 50 años y llevaba casi 11 años de carrera judicial. Fue una de los usías que intervinieron en uno de los casos emblemáticos de la Justicia penal de Mendoza: la desaparición forzosa de Paulo Cristian Guardati, ocurrida en los ´90 y todavía impune.

Hoy, Garritano de Cejas tiene más de 70 años.

El tribunal del fuero laboral que convocó a la audiencia de vista de causa, tal como se la denomina ténicamente, está integrado por los jueces Leandro Fretes, Fernando Nicolau y Marinés Babugia.

El caso es interesante por dos aspectos centrales: la gran cantidad de tiempo que ha transcurrido sin sentencia judicial y la desaparición de una prueba importantísima: el expediente de la actual ANSES donde consta que Garritano de Cejas se jubiló como consecuencia de una enfermedad contraída en el ejercicio de su trabajo como jueza.

La audiencia de vista de causa apunta a resolver, entre otros aspectos, si las partes acuerdan -o no- que el tribunal dicte sentencia sin esa prueba en la mano o si la misma debe ser reconstruida parcialmente.

La misma estaba archivada en las oficinas de ANSES de la Ciudad de Buenos Aires y, de acuerdo a lo informado oportunamente, se perdió definitivamente en un incendio en los depósitos de archivos y otros bienes del organismo nacional.