El 3 de mayo pasado fue un día histórico para la Justicia provincial. Por primera vez, un jurado popular emitió un veredicto. Sebastián Petean Pocoví (34) fue encontrado culpable y condenado a prisión perpetua por atropellar y matar a dos policías, entre otros hechos. Sin embargo, ahora ese fallo será revisado por jueces técnicos.

La defensa del guía de montaña presentó un recurso de casación ante la Suprema Corte de Justicia asegurando que se debe declarar nulo el veredicto y la sentencia.

"El jurado se apartó abiertamente de las instrucciones del juez. Hubo una hora de lectura de las explicaciones y dos horas de deliberación del jurado lo que nos hace dudar de su cabal comprensión. Fue una sentencia arbitraria , antojadiza y abusiva", aseguraron los abogados Edgardo Izura, Cristian Vaira Leyton y Agustín Magdalena.

Los letrados plantearon también que el fiscal jefe de Homicidios Fernando Guzzo en su alegato final mostró fotos en un pantalla de las lesiones que sufrió la pareja de Petean "siendo un acto prohibido".

"¿Cómo chequear las razones por las cuales se han descartado los argumentos de la defensa y se han aceptado los de la acusación?", argumentaron los letrados.

En caso de que la Corte entienda que no es nula la decisión, en segundo término pidieron que se absuelva a Petean por las calificaciones que fue sentenciado y se lo condene por delitos menores, tal como reclamaron en sus alegatos durante el juicio. En ese caso, no recibiría una pena a prisión perpetua.

En cuanto al ataque con un arma blanca que le propinó a su pareja, entendieron que se trata de lesiones graves agravadas por el vínculo -de 3 a 10 años de cárcel- y por violencia de género y no de una tentativa de femicidio.

Con respecto al intento de asesinato a tres policías que plantaron dos barricadas antes del desenlace fatal de la persecución aseguraron que no es culpable. "Era una fiera acorralada y no le dejaron opción válida, surgiendo la necesidad de defenderse porque venía sufriendo un ataque desproporcionado", aseguraron.

Y con respecto a las muertes de los policías Jorge Carlos Cussi (32) y Daniel Ríos (40) alegaron que se trató de un homicidio culposo agravado -de 3 a 6 años de pena- y no de un homicidio criminis causa: "La escena estaba alterada. El perito de la defensa explicó los daños que sufrió la camioneta en el tren delantero lo que produjo un giro brusco que terminó con el choque final".

Ahora será el máximo organismo de Justicia provincial el que defina el futuro penal de Petean, aunque seguirá detenido hasta que se tome una decisión al respecto. En caso de que el fallo vuelva a ser en su contra, la defensa hizo reserva de volver a plantear un recurso ante la Corte nacional.

 Embed      

La acusación

Petean protagonizó una discusión con su pareja, una chica de 37 años que estaba embarazada, en un domicilio en Gutiérrez en la tarde del 25 de mayo pasado. La pelea se elevó de tono y el hombre la apuñaló. Las alarmas policiales se encendieron y la camioneta Ford Ranger en la que huía el agresor fue detectada rápidamente.

Se inició una persecución por ruta 82 en dirección al oeste. En la zona de Blanco Encalada, donde hay un destacamento policial, Petean decidió dar la vuelta y continuar la fuga en sentido contrario. En ese instante se encontró con una moto ocupada por los policías Cussi y Ríos que lo venían persiguiendo.

Los testigos indicaron que los uniformados se tiraron a la banquina ya que vieron que la camioneta venía directo a impactarlos. No pudieron evitar la colisión. Ambos policías perdieron al vida en el acto y el sospechoso quedó detenido ya que su camioneta volcó.