Un hombre que mató a un policía hace casi un año fue condenado a 9 años de cárcel. Ariel Rojas, la víctima fatal del crimen en Godoy Cruz, fue apuñalado cuando intentaba comprar estupefacientes.

Pese a que hace pocos meses Luis Alberto Ozán había intentado recuperar la libertad asegurando que no había pruebas suficientes para sostener la sospecha en su contra, en los últimos días todo cambió y decidió ponerle fin a la investigación en su contra.

Te puede interesar...

¿De qué forma? Mediante un juicio abreviado. El hombre admitió haber cometido el crimen de Ariel Rojas y pactó una pena de 9 años de prisión por homicidio simple. El acuerdo fue logrado entre el fiscal Carlos Torres y el abogado defensor Facundo Marquesini, avalado por el juez Juan Manuel Pina.

De esta forma, la condena quedó firme y el único sospechoso por el crimen en Godoy Cruz cumplirá la totalidad de la pena en la cárcel ya que es reincidente.

Entre las principales pruebas en contra de Ozán está la declaración de su hijastro, quien aseguró haber visto la secuencia de la pelea entre el hombre y el policía que terminó con la puñalada fatal.

Mató a un policía

Ariel Rojas era auxiliar de la Unidad Investigativa de Las Heras y fue apuñalado en la esquina de Don Quijote de la Mancha y Capitán Candelaria, en Godoy Cruz, el 13 de octubre pasado.

Rojas, quien estaba de civil, quería comprar estupefacientes y allí se contactó con Ozán, a quien le dio mil pesos en efectivo. El dealer le dijo que lo esperara mientras iba a comprar la droga, pero la cuestión es que no quiso darle ni la sustancia ni el dinero al uniformado.

Rojas empezó a perseguirlo y a 200 metros se generó una riña donde terminó herido fatalmente con un arma blanca.