Abogados de Familia articulares reclamaron a la Suprema Corte urgentes mejoras de las condiciones operativas e informáticas en el fuero de Familia. Aseguran que actualmente les resulta imposible trabajar porque las decisiones judiciales se demoran mucho más de la cuenta. Por ello, este viernes volvieron a manifestarse en los Tribunales de Mendoza.

No pueden dar respuesta a sus clientes, ya que no reciben respuesta de la Justicia acerca de la tramitación de sus expedientes. Y por todo esto se les recorta el derecho a trabajar y por ende los ingresos económicos por cobro de honorarios, se quejaron.

Seguir leyendo

La abogada de Familia Gisela Hembert fue vocera de sus colegas que este viernes se manifestaron con panfletos y altavoces en la explanada del edificio central del Poder Judicial de Mendoza, frente al barrio Cívico.

"La Justicia de Familia está paralizada desde mayo cuando cambió su sistema operativo porque los abogados tenemos uno distinto, que es incompatible", dijo.

"Los expedientes que tramitamos en representación de nuestros clientes, que aguardan la resolución de la Justicia para los delicados conflictos que viven, quedan en una nube, sin posibilidades de resolución", sumó.

Nos vemos privados del derecho a trabajar y la sociedad está privada del derecho a la Justicia Nos vemos privados del derecho a trabajar y la sociedad está privada del derecho a la Justicia

En lenguaje claro

Esta problemática operativa tiene consecuencias directas en las vidas de varias decenas de personas: adultos y chicos. El pago y cobro de cuotas alimentarias, regímenes de visitas, por ejemplo. "Hay madres que llevan varios meses sin cobrar cuotas alimentarias y padres y madres y familiares que no pueden visitar a los chicos", afirmó Hembert.

Muchos reclamos, muchos petitorios y ninguna respuesta de la Corte desde mayo, aseguran los abogados que se manifestaron.

Hasta que el jueves, Mario Adaro, ministro del máximo tribunal e integrante de la Sala II, se interesó y comprometió su accionar para lograr que el problema se destrabe.

El ministro, Mario Adaro
Mario Adaro.

Mario Adaro.

El reclamo de los abogados de este viernes no es nuevo. Ya antes de la feria judicial se habían manifestado bajo la lluvia en la explanada para exigir dejar de seguir siendo "conejillos de Indias de un sistema operativo informático que solo el fuero de Familia tiene".

Otra vez la Justicia de Familia en la picota. Como a comienzos de 2020 cuando la Corte hizo un fuerte cruce de personal de Civil a Familia y los jueces civilistas se rebelaron y obligaron a dar marcha atrás, lo que significó el comienzo de la caída de Jorge Nanclares en la Corte mendocina.