Espectaculos Domingo, 5 de agosto de 2018

Un recital de Divididos teñido de verde y lleno de clásicos

La banda tocó este sábado en Mendoza y su líder no dejó pasar la oportunidad para hablar sobre el aborto y la minería

Divididos tiene dos grandes particularidades: es de las mejores bandas nacionales en vivo y en cada recital, Ricardo Mollo se encarga de dejar una enseñanza, un mensaje, algo en qué pensar.

Este sábado, el trío argentino tocó en el estadio Arenas y el concierto no fue una excepción. Fracking, aborto y pueblos originarios, todo fue parte de los mensajes que dejó Mollo durante las casi tres horas de recital. Entre esos mensajes, un repertorio al que le faltaron varios clásicos, aunque con el repertorio que tiene la banda, siempre van a quedar afuera clásicos, incluso si hicieran un recital de cinco horas.

La ansiedad de una joven

En un país dividido entre pañuelos verdes y celestes, es conocida la posición de Mollo sobre la ley de interrupción voluntaria de embarazo. Por las dudas, el líder de la banda se encargó de repetirla: "Yo no estoy a favor del aborto, estoy a favor de la despenalización, de la descriminalización", explicó ante miles de personas que lo aplaudieron.

Pero su aporte sobre el tema había comenzado minutos antes, cuando la banda inició "Light my fire". A los pocos segundos, el cantante dejó de tocar los acordes de su guitarra para intentar escuchar lo que le gritaba una joven del público.

El mensaje era claro, la fan le había arrojado un pañuelo verde. El músico, riéndose, "la retó" por no esperar a que terminara la canción: "Faltaban solo tres minutos para que terminara el tema, no pudiste aguantar tu ansiedad y tuviste que tirar el pañuelo", le dijo, para luego agregar: "Que sea para bien, lo quiero ya". Una vez dichas esas palabras, Mollo ató el pañuelo a su pie de micrófono, donde permaneció por el resto del recital para que una vez terminado, el músico se lo llevara de regalo.

Pero esas no fueron las únicas palabras que el líder de Divididos dedicó al tema, sino que minutos después agregó que a la mujer siempre se la mantuvo en un segundo plano: "Yo creo que es simplemente porque el hombre no puede quedar embarazado entonces no entiende la concepción" y prosiguió "Es un poco complejo pero es muy simple, es simplemente libertad de poder elegir".

Tierra del sol y del buen vino

Es conocida la posición de Mollo en contra de la minería y nuevamente la dejó en claro en Mendoza. Mientras degustó y compartió con parte del público dos copas de vino, el cantante criticó el uso del fracking y le pidió a los mendocinos volver "a la vieja usanza" y cuidar el agua.

30 años no son nada

Sí, también hubo un recital de Divididos. Casi tres horas de un tema tras otro, sin ningún bis antes del final. Un Mollo excelente, un Diego Arnedo que se llevó varios aplausos y un Catriel en la batería que no paró de arrancar aplausos y que dejó a muchos boquiabiertos.

El recital, anunciado para las 21.30 arrancó minutos después de las 22 cuando algunos cientos de personas todavía buscaban entrar al estadio. Casi irónicamente para todos los que no podían ingresar, sonaron los acordes de Che, que esperás.

Sí, faltaron clásicos como Cielito Lindo, Qué ves, El Burrito, Sisters y otros tantos más, pero para ser sinceros, no hay forma de que Divididos toque todos sus clásicos en un recital que dure menos de cinco horas. Y sin embargo, no hay recital en que su público no salga feliz.

Y sí, sonaron otros clásicos: Qué tal, Spaghetti del rock, Par Mil, Como un cuento, Light my fire, Paisano de Hurlingham, Tengo, Amapola del 66, Ala delta, Vida de Topos, El ojo blindado y el poderoso El 38, fueron parte de un repertorio excelente, que no dejó a nadie sin saltar, sin cantar y con voz.

Pasaron 30 años desde que Mollo y Arnedo decidieron armar la banda tras haber sido parte de Sumo y realmente tres décadas no son nada pero también son mucho. Hoy Divididos es una de las pocas bandas sobrevivientes de esa época gloriosa que tuvo el rock nacional entre las décadas de los ´80 y los ´90, pero su música sigue más vigente que nunca y ellos lo saben y su público también.

Dejanos tu comentario