Diario Uno Espectáculos El juego del calamar
Efecto rebote

Un puesto vende las galletas de "El juego del calamar" y es furor

Un puesto vende las galletas de "El juego del calamar" y es furor. La producción de la serie contrató a un humilde negocio y ahora no dan abasto

Por UNO

(Editado por Pablo González) Un puesto vende las galletas de "El juego del calamar" y es furor. Para la grabación del programa se contrató a "expertos en dalgona", los propietarios de un humilde negocio que elabora esta galleta dulce tradicional en Seúl, Corea del Sur.

galle1.gif

Como si hubiesen ganado un gran premio de lotería, los dueños de un puesto de galletas dalgona en Corea del Sur, han visto cómo se disparan las ventas de este dulce tradicional que aparece en la exitosa serie de Netflix 'El juego del calamar'.

Seguir leyendo

Te puede interesar: ANSES Salario familiar: cuándo cobro los $10.126 de octubre

La popular serie narra la historia de 456 personas con dificultades económicas que eligen participar en concursos mortales para conseguir una jugosa recompensa de unos 38 millones de dólares, que resolvería sus problemas financieros. En uno de los retos, los jugadores deben recortar diferentes formas de la galleta, sin que esta se agriete.

Para fabricar este dulce durante la grabación, los productores contrataron a los "expertos en dalgona", Lim Chang-joo y su esposa Jung Jung-soon, dueños de un humilde puesto callejero en Seúl. Ahora, gracias al éxito de la serie, el negocio se ha convertido en uno de los sitios más populares de la capital surcoreana, en tal grado, que algunos clientes esperan hasta seis horas por la galleta que cuesta aproximadamente 1,70 dólares.

Te pude intersar: Pronóstico del tiempo: calor y tormentas para Mendoza

De la misma manera que la golosina 'acudió al rescate' de los surcoreanos cuando surgió en los años 60, en los que se vivía la pobreza de la posguerra y los postres como los helados y el chocolate eran sumamente caros, así mismo lo hizo con el negocio de esta pareja. Los emprendedores comenzaron a vender dalgonas después de que se vieran obligados a cerrar una sastrería que tuvieron durante 20 años debido a la crisis financiera asiática de 1997.

Temas relacionados: