Este viernes

"La mujer invisible. ¿Podrás verme?", una obra que interpela al público

La propuesta es una creación colectiva interregional que reúne artistas del Gran Mendoza, San Rafael y Neuquén

Por UNO

Este viernes 7 de junio, a las 21.30, el Espacio Cultural Julio Le Parc (Mitre y Godoy Cruz, Guaymallén) será el escenario de una obra que cuestiona la medicalización de la vida cotidiana. La obra es una creación colectiva interregional que reúne a artistas de Neuquén y Mendoza y que reflexiona sobre las consecuencias de la medicalización.

Una mujer no se ajusta a los moldes que impone la sociedad y hace lo imposible por mostrarse. En ese afán, desborda. Es un ser puro, concreto, deseante, intenso, real, emocional, pasional, verdadero. Es mucho para las personas que la rodean, quienes al no poder o no querer comprenderla, contenerla, abordarla o aquietarla, la ignoran, la destratan, la desoyen, la esquivan y la vuelven invisible.

La mujer invisible habilita preguntas sobre la medicalización como instrumento para ecualizar las diferencias. El disparador de la obra fue un texto de la poeta y psicóloga social Marisa Wagner, quien pasó parte de su vida internada en distintas instituciones psiquiátricas y encontró refugio en la escritura.

La mujer invisible. Podrás verme, Alejandra Kasjan 2.jpg
Alejandra Kasjan protagoniza "La mujer invisible. ¿Podrás verme?".

Alejandra Kasjan protagoniza "La mujer invisible. ¿Podrás verme?".

“Estas lecturas fueron delineando un tópico preciso que se unieron a los interrogantes de Val Flores, y después aparecieron ‘locos famosos’, como Vincent Van Gogh y Antonin Artaud. Las elecciones fueron a partir de textos que nos emocionaban y que nos ayudaban a avanzar sobre las preguntas que plantea la obra; cada autor y autora lo hace desde una perspectiva particular”, cuenta el director Fabián Castellani.

Una creación colectiva interregional que reúne artistas de Mendoza (Fabián Castellani, director), San Rafael (Alejandra Yáñez, asistente de dirección) y Neuquén (Alejandra Kasjan, actriz), potenciando la posibilidad de intercambio de diferentes miradas y experiencias, pero encontrando un factor común, la necesidad del ser humano de ser mirado, ser abrazado.

La mujer invisible invita al espectador a pensarse, a mirar al otro y a la otra con empatía, a reconocerse en etiquetas. Busca reflexionar sobre un tema poco abordado, pero muy presente en la vida de muchas personas. “Me gustaría que la obra tuviera un impacto positivo, aunque siempre trabajo para generar conmoción, para no ser condescendiente y eso tiene sus riesgos. Cuando un espectáculo pregunta, hay espectadores que salen buscando respuestas. Eso sería lo ideal. Cuestionarnos nos mantiene alertas”, asegura Castellani.

La entrada general tiene un valor de $5.000 y está disponible en EntradWeb.

Temas relacionados: