Ismael Serrano volvió a Mendoza tras tres años de ausencia, con la pandemia de por medio. El cantautor español brindó la primera de sus dos actuaciones en el Teatro Plaza -esta noche, a las 21 será la segunda- de su gira Seremos con la que está presentando este trabajo discográfico y también celebrando sus 25 años de carrera.

Si algo acostumbran los recitales que brinda Serrano son momentos nostálgicos y en ocasiones tristes por la templanza de su voz y por lo profundo de sus letras. En esta ocasión esto no varió, pero se distinguió por tener una impronta teatral marcada al 100.

Apenas 15 minutos después de las 21, Ismael apareció en escena con zapatillas blancas, un jean, una remera de Star Wars y un saco azul. Con la presencia de una voz en off, llamada Sandra y ficcionada como conductora de TV y ex novia del cantante, se dieron distintos bloques de charlas, reflexiones y canciones.

Ismael Serrano.jpeg

Los primeros sonidos de "No soy" inauguraron la función en la que solamente dijeron presente sobre el escenario el cantante junto a un pianista (Jacob Sureda) y una chelista (Irene Rouco). Mientras esa canción, que integra el último disco de Serrano, daba por iniciado el concierto que se extendió por más de 2 horas, también ficcionaba la apertura del programa de TV "La palabra dada".

Este ciclo de entrevistas, conducido por la voz de Sandra, se entremezclaba con las canciones en un diálogo nostálgico, reflexivo y con una impronta de humor liviano, algo también característico en los diálogos que suele tener el artista en sus espectáculos.

Ismael Serrano4.jpeg

"Porque fuimos", "Vértigo", "Sucede que a veces" y "Soltar" fueron los tracks que continuaron mientras el diálogo con Sandra continuaba por los caminos de reflexión de 25 años de acompañar y estar presente en la vida de los fanáticos del español.

Tras estas canciones, mezcla de estrenos y éxitos, llegó una versión muy aplaudida de un clásico argentino como es "Alfonsina y el mar". Esta zamba compuesta por el pianista Ariel Ramírez y el escritor Félix Luna fue la elegida por Ismael para marcar su cariño para con Argentina -en su última gira por el país había hecho lo mismo con Muchacha ojos de papel-.

Dos de sus clásicos como "Pequeña Criatura" y "Si se callase el ruido" eran los elegidos para finalizar el programa "La palabra dada".

Ismael Serrano.jpeg

Ya con un diálogo cómplice y "fuera de aire" entre Sandra e Ismael que recordaban momentos compartidos y hablaban del paso del tiempo, llegó el momento de "Vine del norte", una de las canciónes más aplaudidas por las casi 1000 personas que se juntaron en el Teatro Plaza.

"Cállate y baila", "Y mientras tanto" y "La primera que despierta" -que en su versión original comparte con Pablo Alborán- fueron las tres canciones del nuevo material Seremos, disco número 15 en su carrera.

Volviendo a sus clásicos llegó el turno de "Sin tí a mi lado", track 7 de La memoria de los peces (1997) , y de "La llamada", nombre que también lleva el disco sacado en el 2017.

Ismael Serrano2.jpeg

"Un último acto de rebeldía" fue la antesala para un extenso diálogo reflexivo entre esa voz femenina y el cantautor. Sin spoilear el díalogo teatral, la nostalgia invade a Ismael que canta "Qué andarás haciendo" y "Papá cuéntame otra vez", la canción con la que comenzó su exitoso camino musical en 1997 con su disco "Atrapados en azul".

Como se podía preveer y con el característico compromiso político de Serrano la estrofa final, tristemente, debió ser actualizada porque "ahora mueren en Ucrania los que morían en Vietnam".

Para finalizar el concierto, con tintes de musical, "Ahora que te encuentro" le ponía punto final a la puesta teatral y generaba la despedida de Ismael, previo a dos bises.

Tras la vuelta y por primera vez sin guión, ni diálogo ficcionado, agradece a sus fanáticos: "Muchas gracias, muy agradables. Gracias a todos y todas por acompañarnos esta noche. Gracias por entrar en el juego, por asumir el reto que le plantea ver algo diferente".

Sobre esta propuesta novedosa explica que la idea era "invitarlos a hacer un viaje por 25 años de canciones compartidas. 25 años que nos han cambiado, nos han hecho crecer y cambiar la perspectiva con la que se cantan las canciones".

Ismael Serrano1.jpeg

"Gracias por haberme acompañado, muy amables. Espero se la hayan pasado bien y ya sabían que venían a llorar. Los quiero mucho. Me van a echar una mano ahora para cantar una canción. Cantemos "Recuedo"", dijo Ismael para quizás "la canción más triste del mundo", tal como él describió.

Ya cumplidas las 2 horas de show, llegaba el momento del segundo bis y la despedida. "Gracias por su atención. Cuidense mucho, que no pase tanto tiempo sin vernos", para darle paso a "Ultimamente", canción de La memoria de los peces (1998) con la que generó la ovación de pie de los presentes que llenaron el teatro godoicruceño que este sábado nuevamente recibirá al español.

Temas relacionados: