Espectaculos Domingo, 19 de agosto de 2018

El cine mendocino arrasó en el festival de Lima

Mendoza se hizo presente en la edición XXII de este encuentro con largometrajes, cortos y protagonistas

"Mendoza, tierra del sol y del buen vino". Por décadas esta ha sido la frase más representativa de nuestra provincia. Aunque este año al icónico y tradicional lema se le podría sumar un elemento más: su excelente producción cinematográfica. Es que hoy, debido al gran crecimiento de las películas y las producciones locales, Mendoza no solo está siendo reconocida a nivel mundial por su clima y sus excelentes vinos sino también por su cada vez mejor industria cinematográfica

Primero San Sebastián, después Cannes y ahora Lima, entre muchos otros, los festivales más prestigiosos y reconocidos del mundo han caído bajo el encanto del cine mendocino.

Un reconocimiento y oportunidad que es toda una novedad para nuestra provincia y cuyos realizadores no solo han sido invitados a participar en los certámenes sino que han dejado su huella en todos ellos, siendo de los más comentados y destacados en cada ocasión.

En esta oportunidad fue en la XXII edición del Festival de Cine de Lima donde los mendocinos volvieron a brillar. De la mano de las películas Muere, monstruo, muere, de Alejandro Fadel; La educación del Rey, de Santiago Esteves, que será estrenada el próximo jueves; el cortometraje Como en la TV, de Mariano Sosa, y, como broche de oro, la invitación especial al maestro de actores Ernesto Suárez. Con todo esto la provincia tuvo gran protagonismo en uno de los más grandes e importantes festivales de América Latina.

Bajo el lema "Mira con libertad", el festival, que es conocido por ser uno de los pocos en reunir gran cantidad de películas latinoamericanas, abrió sus puertas del 3 al 11 de agosto, nueve días en los que Lima se convirtió en la ciudad del cine y punto de encuentro de cineastas de todo el mundo y que, una vez más, contó con muchas novedades, e invitados de lujo.

Más de trescientas películas, en su mayoría estrenos, llegaron luego de recibir premios en prestigiosos festivales del mundo y fueron las seleccionadas para ser vistas en esta edición. Al igual que años anteriores, esta propuesta presentó la competencia "Ficción" y también "Documental", categorías que abarcaron 18 y 11 largometrajes, respectivamente, de estrenos absolutos en toda Latinoamérica.

Fuera de competencia el certamen volvió a presentar las secciones "Las irresistibles", en la que se estrenaron más de 12 películas, entre ellas filmes argentinos, brasileños, chilenos, colombianos, mexicanos y nicaragüenses.

"Las más aclamadas del 2018", que reunió películas que se han destacado en los festivales más importantes del mundo, hechas en Perú, y también, como todos los años, se presentó la esperada "Muestra itinerante". La ventana alternativa al festival que tiene como objetivo llevar el cine a diferentes partes del Perú, en funciones totalmente gratuitas y libres para todo el público, contó con una programación de más de 36 largometrajes y más de 200 cortos (varios argentinos), proyectados en más de 15 ciudades del país incaico.

La sección "Homenajeados" fue otra de las más esperadas, en especial para Argentina ya que se homenajeó al prestigioso director Fernando Pino Solanas. El cineasta, dueño de una destacada filmografía que lo ha llevado a ganar diversos premios en Cannes y Berlín, recibió un emotivo reconocimiento por su labor y además presentó su último documental Viaje a los pueblos fumigados. El director de La noche de los hornos también fue invitado a dar una clase maestra.

Pero Solanas no fue el único en recibir un premio. Sergio Prina fue elegido como mejor actor por su papel en El motoarrebatador mientras que el premio a mejor documental se lo llevó El silencio es un cuerpo que cae, de Agustina Comedi, dos ganadores más que se suman a la lista de triunfos argentinos que iniciaron filmes como El hijo de la novia, Nueve reinas y Leonera.