En Instagram

Ciro le dedicó un poema a los Zaldivar, tras ser operado de la vista: "El arte de las manos de Zaldivar"

Ciro Martínez, ex cantante de Los Piojos, fue operado por Roger y Roberto Zaldivar y, como agredecimiento, les dedicó un sentido poema

Andrés Ciro Martínez, el líder de la banda de rock argentino Ciro y los Persas fue operado de la vista en Mendoza por los reconocidos oftalmólogos Roberto y Roger Zaldivar. Como tantos otros artistas, políticos e infinidad de personas de todo el mundo, pasaron por el reconocido instituto de la calle Emilio Civit, de la Ciudad de Mendoza. El apellido, representado por padre e hijo, es una firma ineludible al hablar de oftalmología. Por ello, personalidades como Diego Armando Maradona, Susana Giménez y ahora el cantante Ciro no dudan en viajar para ser atendidos.

"Hace tres meses me recomendaron a Zaldivar como oculista. No lo conocía. Cuando fui me atendió Roger, hijo de Roberto, considerado por varias publicaciones internacionales (googleen) el mejor oftalmólogo del mundo", comienza la publicación que hizo Ciro en su cuenta de Instagram.

Roger y Roberto Zaldivar.jpg

"Roger, que sigue los pasos de su padre, me dijo en 15 días te opero. Yo solo iba a buscar una receta. A los veinte días estaba viendo quizá como nunca vi", continuó el artista que recibió infinidad de comentarios, entre ellos el de Hernan Cattaneo que también pasó por las manos de los Zaldivar.

"La operación es en dos días. Dura ocho minutos cada una. El segundo día, antes de la intervención, me mostró cómo se veía desde afuera. ¿Vieron “La naranja mecánica”? Algo así. Pero no duele", explicó rápidamente en qué consistió la operación.

"Con la impresión fresca me surgió un poema. Y en agradecimiento a su “magia” es que lo comparto con ustedes", agregó Ciro que compartió el poema en una foto.

El poema que le dedicó Ciro a Roger y Roberto Zaldivar

A Zaldivar, padre e hijo

Allí, donde el alma más se expresa,

Hunden su sabiduría padre e hijo,

Hojas húmedas, azul claro la mesa,

Son escribas en ritual calmo y prolijo

Su trabajo es ciegamente vigilado,

Mientras trazan un futuro cristalino.

Queda fuera de su alcance, eso es privado,

El que elijas ver gigantes o molinos.

En menos de lo que duran unas copas,

Las uvas volverán a tener brillo,

Sabrás dónde ha caído tu pelota,

Verás correr feliz a tu potrillo

Y la gula de la mosca en el almibar,

La letra en el cartel de tu camino,

Será por siempre parte en tu desino.

El arte de las manos de Zaldivar.

Embed

Temas relacionados: