Benjamín atiende la videollamada que le hacen a miles de kilémetros de su casa. Sus primeras palabras son un: "Hola, ¿cómo está?". De fondo, su perro ladra una y otra vez. Él mismo se cansa de no escuchar bien lo que dice su interlocutor e interrumpe la conversación un minuto. "Perdón, no me deja escuchar", dice y se apresta para hablar durante media hora de Aristóteles y Dante, los personajes de su novela "Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo" y su continuación: "Aristóteles y Dante se sumergen en las aguas del mundo".

Benjamín Alire Sáenz nació en Nuevo México hace 67 años. Por el lugar en el que nació, habla un perfecto inglés, pero también un perfecto español. Su simpatía es natural. Su sabiduría es la de un mundo recorrido y que no siempre fue fácil.

Para aquellos que no saben, la historia de Aristóteles y Dante comienza cuando ellos tienen 15 años. El primero es un chico solitario, rudo. El segundo es más amable, se conoce a sí mismo. En el medio, están sus familias.

"Cuando comencé a escribir este libro quería una historia de amor entre dos muchachos. Yo tenía 58 años", explica Benjamín, que reconoce que no le fue difícil imaginar a los personajes porque, sin importar su edad, su joven interior sigue vivo.

"Comencé con Ari, quería conocer quien era. Era un tipo que no se quiere. Él no ve el amor que tiene el padre con él. Cree que su mamá existe solo para decirle lo que debe hacer. No es solo una historia de amor", explica, pero inmediamente, a través de sus palabras, Benjamín se confiesa: "Ari es como yo", lanza, así de la nada, sin preparativos previos.

Aristoteles y dante se sumergen en las aguas del mundo.jpg
La tapa del segundo libro de Aristóteles y Dante

La tapa del segundo libro de Aristóteles y Dante

"Durante muchos años me odié. No me quería. Tenía que aprender a amarme a mí mismo. Me gustaba estar solo", explica y añade que en su familia eran cuatro hermanos, pero que a él le gustaba esta solo.

Pero estar solo no significa no tener personas alrededor. Se puede estar acompañado y estar solo. Y así es Dante. Y también Benjamín. "Creo que también era Dante. Tenía muchos amigos. De ahí salieron estos personajes. Aunque soy más Ari que Dante", explica.

Aristóteles y Dante

La historia de los dos personajes transcurre en los años '80, en medio del inicio del SIDA, donde se los culpó a los homosexuales y estos se sintieron más solos que nunca contra la discriminación y la desprotección que sufrieron y que, aunque suene increíble, algunos la sufren en el 2021.

"El primer libro es muy íntimo. En el segundo se abren al mundo que los rechaza, que los odia porque no pertenecen, porque son gays y latinos pero tienen que hallar el modo de vivir. Ari no quiere ser secreto de nadie", explica Benjamin Alire Sáenz, y recuerda: "Ser gay no era posible en esos años. Uno no imaginaba que iban a dejar a los hombres casarse entre sí".

Pero la historia también tiene otros personajes. Ellos tienen amigas que los ayudan. Que forman una comunidad con ellos. Familias que los apoyan frente a una gran parte que los rechaza.

000063272_1_Benjamin_Alire_Saenz_201704050435.jpg
Benjamín Alire Sáenz, el autor y creador de Aristóteles y Dante

Benjamín Alire Sáenz, el autor y creador de Aristóteles y Dante

"En esa época los odiaban. Los acusaban de traer esta enfermedad (SIDA). No querían acercarse al pueblo gay y este tuvo que marchar por sus vidad. Éramos millones y le tenían miedo a ese poder. Nos odiaban. En ese mundo se amaron Ari y Dante", señaló Benjamín.

Se viene la película

Desde hace un tiempo, está en marcha la película de Aristóteles y Dante. Actualmente se encuentra en etapa de post producción por lo que muy pronto se podrá disfrutar del filme que tiene como a una de las protagonistas a Eva Longoria, dio a conocer Benjamin Alire Sáenz.