Espectaculos Domingo, 28 de octubre de 2018

Agustina Córdova: la gurú mendocina

La modelo y ahora profesora de meditación, revela su faceta más espiritual, recuerda sus comienzos y habla sobre su paso por la televisión.

Corría el año 2002 y llegaba a la televisión argentina el reality Super M 20/2 un programa que tenía como objetivo descubrir a la nueva super modelo argentina y del cual participaron reconocidas jovencitas que hoy son grandes figuras de la moda y la televisión.

María del Cerro, Paula Chaves y Soledad Fandiño fueron algunas de as tops que formaron parte de este team de soñadoras así como también una despampanante mendocina que, con tan solo 16 años, se ganó el cariño de la gente con su belleza, frescura y naturalidad: Agustina Córdova.

La morocha, que previamente ya había conquistado su Mendoza natal con sus producciones fotográficas, se destacó desde un primer momento y, aunque el mundo del modelaje cayó rendido a sus pies, fue su amor por la actuación el que la llevó a recorrer su próximo camino.

Así arrancó con una meteórica carrera que la llevó a formar parte de famosas novelas como Doctor Amor, Alma Pirata, Casi Ángeles, Botineras y su oportunidad La Niñera en la que conquistó al público con su papel de Magui.

Hoy, alejada de las cámaras e inmersa en el mundo del yoga y la meditación, la modelo actriz, e instructora de Yoga vive un capítulo nuevo en su vida. Tras haber viajado a la India y haberse recibido como trainer, abrió Espacio Dishka su propio centro de meditación en el que también se desempeña como profesora brindando y transmitiendo las herramientas que, como ella misma explica, cambiaron su vida y la hicieron feliz.

Desde Buenos Aires, la actriz, modelo, instructora de yoga habló con Diario UNO sobre sus comienzos, su adolescencia en Mendoza, Super M, la actuación, el modelaje y el mundo de la meditación.

-¿Qué querías ser cuando eras chica?

-Siempre quise ser actriz. Cuando era chica yo solo sabía que quería actuar, había algo del mundo del cine y las cámaras que me llamaban internamente, pero no tenia claro que tenía irme. No es algo que supe, fue algo que me sorprendió. Es más en ese momento no lo podía ni dimensionar. El primer paso era la ilusión.

-¿Y cómo llegó la decisión de partir?

-Yo en Mendoza hacía campañas, me sacaba fotos pero lo hacía como un juego. Mientras era una chica normal que iba al colegio, tenía mis amigas no me imaginaba que ese juego podía transformarse en una profesión hasta que llegó Super M. Esa oportunidad me encontró a mí más de lo que yo la busqué a ella, claro que lo estaba intencionado y se dio de esta forma pero fue más algo del destino.

-Pasaste de tomarlo como un juego a estar compartiendo un reality con Paula Chaves, Soledad Fandiño, María del Cerro entre otras figuras

-Sí fue loquísimo, de 4500 chicas quedé entre las doce finalistas. Cuando salimos fue impactante, recuerdo que de un día para el otro la gente sabía mi nombre, lo que hacía, lo que me gustaba pero nosotras nunca lo vimos venir, no teníamos dimensión del éxito que estaba teniendo, del rating. Allí dentro no nos enterábamos de nada, no veíamos la tele o del material editado que después se pasaba pero fue todo un boom.

-Si bien no ganaste, tuviste muchísima repercusión, ¿Por qué crees que fue así?

-En Super M había chicas más comerciales, otras más tímidas pero yo era más extrovertida porque para mí seguía siendo un juego entonces no tenía esa seriedad o esa necesidad de ganar que por ahí otras sí. Era muy natural y eso generaba cierto feedback con la gente. Siempre tuve en claro que el concurso era un puente para llegar a otras cosas que quería hacer como la tele.

-Después de Super M, ¿ qué fue lo primero que hiciste en TV?

-Nunca más pare. Arranqué con un programa de música en Canal 13 y después vino la novela Doctor Amor con Arturo Puig. Esa, fue mi gran oportunidad. Yo todavía no tenía tanta experiencia y de golpe estaba en una tira diaria, grabando todos los días y compartiendo elenco con figuras de la talla de Arturo y Segundo Cernadas. Mi mamá me había dicho que solo podía irme a vivir a Buenos Aires con contrato y allí fue finalmente cuando pude a hacerlo e instalarme definitivamente.

-¿Y cómo fue ese cambio?

-De mas grande me di cuenta que empecé a disfrutar de cosas que en ese momento no pude. Yo no me fui de viaje de egresados, cuando mis amigas estaban volviendo del boliche yo me estaba levantando para tomarme un micro e ir a Martínez a grabar todo el día. Crecí muy temprano, fui aprendiendo y formándome en el trabajo, me hice ahí.

Agustina
Agustina

-Esfuerzo que dio sus frutos cuando entraste a "La Niñera"...

-Sí, fue un antes y un después en mi vida. Fue un casting muy riguroso, muy exigente, incluso vinieron productores de afuera para la elección. Me acuerdo que iba al shopping y todos me reconocían o iba a comer con mis hermanos y siempre venía alguien a pedirme fotos. Fue un hitazo a nivel profesional pero a nivel personal fue todo un cambio, fue caer en otra realidad. Cuando uno está en la tele es muy dinámico, muy rápido pero tenía muy claro que no siempre iba a ser así.

-¿Cómo llega la meditación a tu vida?

-Viene de mi mamá y de mi abuela, Siempre estuvo, medité e hice yoga toda mi vida. Sin querer queriendo terminé un año en India haciendo una formación en la Universidad de allá y me recibí de trainer. Ese mismo año volví con la sensación interna de que lo tenía que compartir porque tan bien me había hecho. Tenía que pasar estas herramientas. Empecé a dar clases de yoga y algo que empezó para algunas amigas terminó convirtiéndose en algo gigante lo que me llevó a abrir mi propia espacio de meditación.

-Te has alejado de la TV, ¿volverías?

-El año pasado hice participación en una serie de Polka pero siento que quiero hacer las cosas que realmente me gustan. Muchas veces los actores tienen que agarrar trabajos que no quieren para poder vivir, pero hoy por suerte no tengo a necesidad de aceptar las cosas en las que no resueno. Estoy viviendo un lado B en mi vida que siempre estuvo en mí.

-¿Que consejo les darías a las mendocinas que te siguen?

-Que siempre sean ellas, que nunca traten de ser alguien más, que sean la mejor versión de ellas.

Más noticias