"El cuarto de las chicas malas"

Acusan a Marilyn Manson de tener un cuarto de torturas

Marylin Manson fue acusado de tener un cuarto de torturas. Se lo conocía como "Bad Girls Room", es decir, el "Cuarto de las Chicas Malas"

Por UNO

(Editado por Pablo González) Marylin Manson fue acusado por varias mujeres de tener un cuarto de torturas donde las llevaba y las sometía sexualmente. La información surgió a partir de una investigación periodística de la revista Rolling Stone que trabajó más de nueve meses en los testimonios de distintos testigos que frecuentaron al músico a lo largo de su vida.

mari.jpg

Marilyn Manson fue acusado de haber convertido uno de sus estudios en un cuarto de torturas en el que sometía sexualmente a diferentes mujeres.

El estudio estaba ubicado en el departamento de Manson de West Hollywood y se lo conocía como “Bad Girls Room”, es decir, el “Cuarto de las Chicas Malas”. Según informan en el artículo, en el lugar encerraba durante horas a las novias a las que castigaba por “las pequeñas transgresiones” que él dictaminaba, habían tenido.

Te puede interesar: Chile dio a conocer los requisitos para entrar por Los Libertadores desde el 1 de enero

La exasistente del cantante, Ashley Walter, aseguró que el cantante siempre bromeó y se adjudicaba la construcción de ese espacio. Por otro lado, la mujer es una de las que llegó a la Justicia para acusarlo de agresión sexual.

Otro colaborador del músico le dijo a la revista que nunca vio a nadie allí. “Igual, todos lo llamaban así a ese cuarto”, consideró Ryan Brown.

Te puede interesar: La DGE realizó cambios en el reglamento para elegir abaderados y abanderadas

En el artículo, una de las ex pareja de Manson afirmó que fue obligada a estar dentro de ese cuarto. “Al principio, lo hacía sonar genial. Después fue todo punitivo. Incluso si estaba gritando, nadie me iba a escuchar”, comentó Ashley Morgn Smithline, otra de las mujeres que lo denunció por violación.

La modelo dijo que cuando Manson la llevaba hasta el lugar, no peleaba porque si lo hacía, él disfrutaba. “Aprendí a no luchar contra eso, porque eso le estaba dando lo que quería”, comentó.

Temas relacionados: