Reconocimiento internacional

Una ingeniera agrónoma mendocina fue distinguida por Tim Atkin como viticultora del año

Jimena Castañeda trabajó toda su vida Molinos. Es la gerente agrícola de las tres bodegas que componen el grupo: Nieto Senetiner, Ruca Malén y Cadus Wines

Jimena Castañeda tiene 42 años y desde que se recibió de ingeniera agrónoma, trabaja en el grupo Molinos, Río de la Plata. Actualmente es gerente agrícola de las tres bodegas que componen el grupo: Nieto Senetiner, Ruca Malén y Cadus Wines. El reconocido periodista británico Tim Atkin, la distinguió como la viticultora del año.

Jimena Castañeda, ingeniera agrónoma reconocida por Tim Atkin como viticultora del año (13).jpeg
Jimena Castañeda en la bodega Nieto Senetiner en Guardia Vieja, Luján.

Jimena Castañeda en la bodega Nieto Senetiner en Guardia Vieja, Luján.

Sus comienzos en Nieto Senetiner

Se recibió en la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo, mientras estudiaba fue becaria en el INTA. Realizaban ensayos de agroquímicos y gran parte, eran en viñedos de las bodegas. Gracias al contacto de un colega accedió a ser agrónoma junior por una temporada en Nieto Senetiner, pero nunca se imaginó que seguiría en la bodega 18 años después.

En sus comienzos, Jimena hacía mediciones a campo, visitas a productores, aunque siempre acompañada quizás de sus jefes y mentores. A medida que ganaba experiencia, aumentaban sus responsabilidades y luego de diez años, la designaron jefe agrícola a cargo de todos los productores externos y de Nieto Senetiner.

En 2016 Molinos compró Ruca Malén y le adjudicaron la responsabilidad del manejo de la finca propia y de los productores a los que compraban. Luego se formó la familia Cadus Wines y Jimena quedó a cargo de las tres bodegas.

Jimena Castañeda, ingeniera agrónoma reconocida por Tim Atkin como viticultora del año (7).jpeg
 Jimena es gerente agrícola de las tres bodegas que componen el grupo Molino: Nieto Senetiner, Ruca Malén y Cadus Wines.

Jimena es gerente agrícola de las tres bodegas que componen el grupo Molino: Nieto Senetiner, Ruca Malén y Cadus Wines.

La visita de Tim Atkin y el reconocimiento

Tim Atkin estuvo en febrero en Mendoza, como parte de su visita anual por Argentina. "Siempre lo recibimos junto con los enólogos, hicimos una degustación del portfolio de las tres marcas. Le contamos cómo trabajamos en el campo, las mediciones, la identificación de distintas parcelas, de distintas regiones y hasta un análisis climático", explicó Jimena.

La ingeniera destacó el trabajo en equipo, amalgamado entre enólogos y agrónomos, que debe suceder para obtener un buen vino. "Creo que eso fue lo que valoró Tim. El enólogo no puede hacer un buen vino si no tiene una buena uva y nosotros no podemos sacar conclusiones de nuestro trabajo si después no probamos los vinos", agregó.

►TE PUEDE INTERESAR: La diseñadora que empezó vendiendo ropa en una valija y ahora viste a figuras de los Martín Fierro

Jimena Castañeda, ingeniera agrónoma reconocida por Tim Atkin como viticultora del año (4).jpeg
Jimena Casteñeda hace 18 años que trabaja en Nieto Senetiner.

Jimena Casteñeda hace 18 años que trabaja en Nieto Senetiner.

"Fue una sorpresa y un orgullo, no me lo esperaba. Estoy muy contenta, es un agasajo súper importante y me estimula a seguir trabajando para superarme. Es uno de los premios más lindos que he recibido, es un cariño al alma", contó entusiasmada. Además, se sintió muy acompañada por sus compañeros y jefes del grupo Molinos.

Para Jimena el viticultor engloba a todo agrónomo o productor que maneja el viñedo para lograr la máxima calidad posible. Es todo el trabajo que se hace desde la elección de qué plantar en el viñedo, qué portainjerto, qué clon, qué material genético, qué zona, cómo se diseña y se piensa, hasta la cosecha misma de la uva todos los años.

Jimena Castañeda, ingeniera agrónoma reconocida por Tim Atkin como viticultora del año (12).jpeg

"Fue una sorpresa y un orgullo, no me lo esperaba", dijo Jimena, reconocida como la viticultora del año por Tim Atkin.

La destacada agrónoma sostuvo que tuvo la tarea de armar un equipo desde cero y fue una prueba de sus capacidades de liderazgo. Agregó que el gran desafío es buscar el máximo potencial cualitativo de las tres marcas, encontrar los detalles para mejorar y afinar el manejo de los viñedos.

Además de las fincas propias, Molinos le compra uva a 120 productores que deben acompañar y asesorar para lograr un producto en perfectas condiciones de sanidad y de calidad para los objetivos de la compañía.

►TE PUEDE INTERESAR: Chacho Puebla, el creativo mendocino que produjo una transformación ecológica en el gobierno de Ecuador

Jimena Castañeda, ingeniera agrónoma reconocida por Tim Atkin como viticultora del año (6).jpeg
Jimena sostuvo que el gran desafío es buscar el máximo potencial cualitativo de las tres bodegas.

Jimena sostuvo que el gran desafío es buscar el máximo potencial cualitativo de las tres bodegas.

Su rol como mujer y las tendencias en el mundo del vino

Jimena explicó que si bien cuando ella estudiaba ingeniería agrónoma, estaban repartidos en ambos géneros, las mujeres se dedicaban más a la docencia o a la investigación y no tanto al campo. "Me siento una afortunada, en toda mi carrera me he sentido muy cómoda con hombres colegas, con los encargados de las fincas, con los tractoristas. Siempre aprendí mucho de ellos, soy una convencida del trabajo mixto y que es complementario", añadió.

La agrónoma sostuvo que el mundo ha ido cambiando y evolucionando. Años atrás los vinos eran más pesados, concentrados y actualmente son más cercanos al público, fáciles de tomar, con diferentes concentraciones y versiones.

Jimena Castañeda, ingeniera agrónoma reconocida por Tim Atkin como viticultora del año (8).jpeg
Jimena Casteñeda en la bodega Nieto Senetiner.

Jimena Casteñeda en la bodega Nieto Senetiner.

"Me siento muy cómoda en este momento de la viticultura porque creo que los acerca a todos. No se hacen vinos tan específicos ni tan especialistas, la gente no tiene que saber para tomar vino. Está al alcance de todos, desde los jóvenes hasta las personas mayores, todos tienen un vino con el cual se pueden sentir identificados", destacó.

Jimena explicó que el mayor desafío de las bodegas es capturar y enamorar al consumidor, que tenga la marca en la cabeza, que lo recuerde porque le gustó, lo compartió y lo relaciona con un lindo momento y experiencia.

Jimena Castañeda, ingeniera agrónoma reconocida por Tim Atkin como viticultora del año (3).jpeg

"Me siento muy cómoda en este momento de la viticultura porque creo que los acerca a todos", sostuvo Jimena.