Emprendedores mendocinos

Una familia recicla troncos de árboles caídos y fabrica juegos de equilibrio

Javier Bertinatto es dueño de Apacheta, emprendimiento que diseña juegos para niños y adultos con madera reciclada. Su pareja, Marcela, y sus mellizos de 4 años ayudan en la producción

Javier Bertinatto (40) es dueño de Apacheta y diseña juegos de equilibro con madera reciclada, que obtiene de árboles caídos. El emprendedor trabaja con su pareja Marcela Porro (40) y sus mellizos de cuatro años. El emprendimiento nació en 2016 como una forma de crear productos nobles y amigables con la naturaleza.

El emprendedor dijo a Diario UNO que es un trabajo familiar y le inculca a sus hijos que hay que esforzarse para estar bien y crecer. "La idea es que ellos sepan, y yo siempre les digo que todo el trabajo que hacemos con su mamá es para que estemos mejor, para que podamos comer, para poder progresar", agregó.

Javier Bertinatto dueño de Apacheta juegos de equilibrio de madera reciclada (3).jpeg
Javier Bertinatto es dueño de Apacheta y diseña juegos de equilibro con madera reciclada.

Javier Bertinatto es dueño de Apacheta y diseña juegos de equilibro con madera reciclada.

►TE PUEDE INTERESAR: Son amigos, no llegaban a fin de mes e inauguraron una fábrica de frutas y verduras deshidratadas

Javier sostuvo que Marcela lo ayuda recortando etiquetas, encerando, embalando y los mellizos lo toman como un juego. "A pesar de que trabajo solo con la parte de la madera, la talla, el trabajo con las herramientas, Alondra y Lisandro me ayudan a embalar, a meter las piedritas en la bolsita", agregó.

Javier Bertinatto dueño de Apacheta juegos de equilibrio de madera reciclada (8).jpeg
 Sus hijos de cuatro años, Alondra y Lisandro, lo ayudan a embalar, a meter las piedritas en la bolsita.

Sus hijos de cuatro años, Alondra y Lisandro, lo ayudan a embalar, a meter las piedritas en la bolsita.

El cuidado del ambiente y la recolección de los árboles

Toda la madera que se usa en Apacheta es recuperada de podas urbanas o de podas rurales, de árboles caídos, por ejemplo, por el viento zonda. Sale a recolectarlos él mismo o los amigos y conocidos le pasan ubicaciones de donde hay troncos o se los llevan a su casa. Luego, los corta, los deja estacionar y cuando la madera está lista, la moldea. Puede ser en forma de juego o de escultura.

"No hay nada más lindo que poder darle un nuevo valor a algo, a un tronco que sino terminaría siendo leña para hacer un asado o un horno. Esas maderas son tan bellas porque cuando las empezás a pulir, las descubrís y es un material tan extraño y a la vez tan abundante, que no le damos el valor que realmente tiene", aseguró Javier.

►TE PUEDE INTERESAR: Los mendocinos pueden reciclar el aceite usado y evitar la contaminación de miles de litros de agua

Javier Bertinatto dueño de Apacheta juegos de equilibrio de madera reciclada (4).jpeg

"No hay nada más lindo que poder darle un nuevo valor a algo, a un tronco que sino terminaría siendo leña", dijo Javier.

El emprendedor dijo que es importante no comprar materia prima, no ir a un aserradero y destruir árboles jóvenes con maderas blandas. Le gusta trabajar con maderas de árboles añosos, antiquísimos y hermosos. Ha trabajado con árboles de más de 200 años, de algarrobo de gente que ha traído de San Luis.

"Creo que lo que más satisfacción me da es poder cortar el tronco, trozarlo, descortezarlo a mano, todo es artesanal y primitivo. Creo que ahí está la clave, es lo que necesitamos, conectarnos con nosotros, con nuestras manos, con nuestras habilidades, que son milenarias", añadió.

Javier Bertinatto dueño de Apacheta juegos de equilibrio de madera reciclada.jpeg

"Necesitamos conectarnos con nosotros, con nuestras manos, con nuestras habilidades, que son milenarias", dijo el emprendedor.

El comienzo de Apacheta, juegos con madera reciclada

La idea de Apacheta surge cuando en 2012. Javier empezó con la talla en madera, haciendo esculturas, en 2014 comenzó a practicar terapia meditativa con piedras en el río, librar piedras, poner piedras sobre piedras, a lo que se denomina apachetas. Son los montículos que hacían los antiguos para adorar a sus dioses.

Apacheta tiene origen quechua y le puso ese nombre para fusionar las dos pasiones, esas dos facilidades por el trabajo manual y por ello decidió hacer piedras de madera, con formas irregulares y simular los montículos que hacían los antiguos para adorar a sus dioses o como ofrendas. El juego termina siendo una especie de ofrenda que uno se hace a sí mismo o que hace para pedir algo.

Javier Bertinatto dueño de Apacheta juegos de equilibrio de madera reciclada (6).jpeg
El emprendedor dijo que es un trabajo familiar y le inculca a sus hijos que hay que esforzarse para estar bien y crecer.

El emprendedor dijo que es un trabajo familiar y le inculca a sus hijos que hay que esforzarse para estar bien y crecer.

"Está bueno descubrir para qué somos buenos, a mí la misma vida me llevó a esto. Trabajo hace 23 años en una empresa que comercializa maquinaria agrícola y me dio la posibilidad de hacer cursos de capacitación y conocimiento de manejo seguro de herramientas, como la motosierra", sostuvo Javier.

La primera vez que cortó madera, se dio cuenta que era lo suyo porque a un tronco le puede sacar mil formas. "Un trabajo está conectado con el otro, pero son de mundos totalmente distintos porque el primero es totalmente capitalista, comercializa maquinaria que es para la deforestación y cuando salgo, llego a mi casa y tengo el taller donde hago una actividad un poco más noble", dijo Javier.

Javier Bertinatto dueño de Apacheta juegos de equilibrio de madera reciclada (10).jpeg

"Llego a mi casa y tengo el taller donde hago una actividad un poco más noble", dijo Javier.

Evolución de Apacheta

La primera apacheta la vendió en $150 en 2016 a amigos en bolsitas de papel. Luego empezó a publicar en Mercado Libre, a llegar a todas las provincias, desde Ushuaia a La Quiaca. Tiene pedidos todas las semanas y su época fuerte es a fin de año porque lo usan como regalos empresariales o para Navidad.

El taller está dividido en una parte sucia y una parte limpia, la primera es donde se llega a la síntesis del objeto, hay mucho aserrín en el ambiente. Por día puede hacer unas cinco apachetas porque trabaja en el emprendimiento apenas tres o cuatro horas. Luego, debe hacer todo el trabajo de lijado, encerado, empaquetado, recorte de etiquetas y la terminación.

►TE PUEDE INTERESAR: Cinco amigas reciclan neumáticos y crearon un emprendimiento de diseño de columpios tejidos

Javier Bertinatto, Marcela Porro dueños de Apacheta juegos de equilibrio de madera reciclada . Mellis Alondra y Lisandro.jpeg
Javier Bertinatto, su pareja Marcela Porro y sus mellizos de cuatro años, Alondra y Lisandro.

Javier Bertinatto, su pareja Marcela Porro y sus mellizos de cuatro años, Alondra y Lisandro.

Ventajas y precios de las apachetas

Javier dijo que le gusta hacer este producto porque le hace bien a las personas, es un juego que mantiene en calma, que ayuda a estar pendientes de la respiración, descansar la mente, silenciar los pensamientos.

"Veo a la gente que piensa que cada piedra simboliza una cuestión de su vida, puede ser el trabajo, la familia, el techo, la música y tratar de alinearlo en un apilamiento, una piedra sobre otra. Al caer tenemos la oportunidad de intentarlo nuevamente y no rendirnos, ese es el mensaje", sostuvo.

Javier Bertinatto dueño de Apacheta juegos de equilibrio de madera reciclada (5).jpeg
Javier dijo que le gusta hacer este producto porque le hace bien a las personas, es un juego que mantiene en calma.

Javier dijo que le gusta hacer este producto porque le hace bien a las personas, es un juego que mantiene en calma.

Contó que muchos clientes compran las apachetas para centros de jubilados y personas que están atravesando alguna situación de enfermedad y les permite tener una experiencia positiva. También lo venden para niños, que conectan de una manera más lúdica, juegan hasta que son autitos o casitas las maderas.

►TE PUEDE INTERESAR: Dos hermanos reciclan papel y fabrican lápices con semillas y macetas biodegradables

Los juegos están divididos en 3 presentaciones, son siempre ocho piedras, la palabra apacheta tiene ocho letras y el logo está formado por esas nocho letras que están apiladas para formar una apacheta.

Apacheta, recicla madera y hace juegos de equilibrio.jpg
Muchos clientes compran las apachetas para centros de jubilados y personas que están atravesando alguna situación de enfermedad.

Muchos clientes compran las apachetas para centros de jubilados y personas que están atravesando alguna situación de enfermedad.

  • La versión más pequeña se llama mini apacheta: son piedras pequeñas y caben en la palma de una mano. Javier dijo que cuando era chico jugaba a la payana con piedritas, con semillitas, con palitos, se le ocurrió que podría ser no solo un pequeño juego de equilibrio sino también una payana y que los chicos de ahora la conozcan. Cuesta $2.150.
  • La versión clásica viene en una bolsita, que son ocho piedras de mayor tamaño y se puede apilar de manera vertical u horizontal como puente. Vale $4.300.
  • La versión premium o blend se presenta en una caja, son piedras combinadas, en una pieza hay varias maderas unidas y los contrastes son más hermosos. Cuesta $8.600.
Javier Bertinatto, dueño de Apacheta, recicla madera y hace juegos de equilibrio.jpg
Las apachetas se pueden apilar de manera vertical u horizontal como puente.

Las apachetas se pueden apilar de manera vertical u horizontal como puente.