Emprendedor destacado

Luis Robbio, exitoso empresario: "Ser emprendedor es tener el bicho de hacer cosas nuevas"

Con 71 años, este empresario mendocino que fundó la empresa informática Belatrix (vendida en 2019 al gigante Globant), sigue pensando en innovar. "Lo único que no me he perdonado en mi vida es no probar"

"Lo único que no me he perdonado en mi vida es no probar y hay que tener la convicción de que si uno falla, se levanta y prueba otra cosa, todas las veces que haga falta", fue la frase motivacional de Luis Robbio (71), un ingeniero electrónico mendocino que en 2002 fundó con sus dos hijos una empresa de software a la que llamaron Belatrix.

Belatrix llegó a exportar a varios países y en 2019 la vendieron al gigante Globant, una empresa de ingeniería de software y tecnología de la información.

"A la gente que nos ha ido bien en la vida, yo me considero un afortunado de eso, hemos tenido nuestros tropezones. Veo que hay una tasa de fracaso, pero hay que sacudirse el polvo y seguir. Creo que en nuestro país, la cultura de aceptar el fracaso y seguir adelante no está del todo enraizada. A veces es más fácil no probar nada", reflexionó Luis.

Luis Robbio (7).jpeg
Luis Robbio fundó con sus dos hijos una empresa de software, llamada Belatrix y la vendieron en 2019

Luis Robbio fundó con sus dos hijos una empresa de software, llamada Belatrix y la vendieron en 2019

Empezó con una computadora en el garage de su casa

Luis comenzó su proyecto con sus dos hijos, Alejandro y Federico. "Arrancamos Belatrix haciendo un chiste con un amigo mío que me dijo, 'ustedes no estaban en la lona, estaban tratando de subirse a la lona'", contó.

Empezaron en el garage de su casa, en una computadora, en el 2002. El empresario aseguró que era una época muy difícil porque el país tenía muchos problemas. "Hay gente que dice ¿es el momento? pero nunca es el momento y siempre es el momento", dijo.

A pesar de que siempre Luis tuvo un pensamiento positivo, admitió que "fue casi una locura porque estábamos en un momento extremadamente recesivo el país. Nosotros habíamos tenido una pequeña empresa que tuvimos que cerrar", pero a pesar de esa experiencia, decidió apostar.

Luis Robbio (6).jpeg
Luis Robbio empezó su empresa en una computadora en el garage de su casa

Luis Robbio empezó su empresa en una computadora en el garage de su casa

Desde el comienzo se fijaron como meta trabajar en Estados Unidos porque el emprendimiento que tuvieron que cerrar fue debido a que estaba solamente dedicado al mercado interno.

"El desafío que teníamos en esa época era gigante, estábamos mal financieramente, con el país casi en llamas y con un sueño de exportar a Estados Unidos y lo logramos. Había que tener una dosis de locura y la tuvimos", dijo Robbio con alegría. Alejandro luego se fue a vivir al país norteamericano y los ayudó en la internacionalización de la empresa.

►TE PUEDE INTERESAR: Ayelén Castro, la adiestradora de perros que ayuda en casos policiales a cambio de alimento

Compartir una empresa con la familia

Cuando las empresas son familiares, siempre está la duda de cómo se va a manejar esa combinación entre lo profesional y lo personal. Luis contó a Diario UNO que a medida que Belatrix creció, se fueron especializando. "La consigna era que fuera del ámbito laboral no se hablaba de trabajo y lo respetamos bastante", dijo.

"Federico se encargó de las finanzas y de los recursos humanos, Alejandro del marketing y las ventas y yo de todo el resto, como CEO de la compañía. Hicimos un equipo fantástico entre los tres", aseguró.

En 2019, la familia Robbio vendió Belatrix a la empresa de software internacional Globant. Luis contó que luego de la operación, la relación de sus hijos entre sí y con él, quedó impecable.

"Decidimos que cada uno seguía su camino. Alejandro está viviendo en Estados Unidos hace muchos años, con un pequeño intervalo que se fue a Barcelona y tiene sus emprendimientos. Federico está en Mendoza con un emprendimiento propio. No descartamos hacer algún día algo juntos", dijo.

Luis Robbio (11).jpeg
Luego de vender Belatrix, Luis Robbio y sus hijos decidieron que cada uno siguiera su camino

Luego de vender Belatrix, Luis Robbio y sus hijos decidieron que cada uno siguiera su camino

La calidad es lo primero

"En ese momento con la empresa de software y ahora con la construcción, decidí que no iba a competir solo con precio, sino que hay que combinar calidad y precio", comentó Luis. Incluso, trajeron profesores de Estados Unidos para que les dieran clases a ellos y a sus empleados y mandaron a personal al exterior a que se capacitara.

Cuando la familia Robbio comenzó, recién estaba naciendo el concepto de startup (empresas emergentes) y decidieron innovar. "Yo creo que cuando uno está confiado en lo que hace y pone énfasis en la calidad, a la larga se nota", aseguró Luis.

El empresario contó que cuando empezaron en el mundo del software, India era la dueña de ese mercado, pero tenía unos sueldos internos muy bajos comparados con los que ellos pagaban.

"Cuando la pelea era por precios, siempre perdíamos. Cuando logramos entender que lo que estábamos vendiendo era calidad más que precio, nos empezó a ir muy bien. Cuando vendimos la empresa teníamos casi 900 empleados.", dijo el ex CEO de Belatrix. Además, contó que tenían cinco pisos en un edificio de negocios muy importante en Lima, Perú y unas pequeñas oficinas en Silicon Valley, en California.

Luis Robbio Agustina Castro (arquitecta) y Esteban Lante (2).jpeg
Luis Robbio siempre apuesta a la calidad de sus emprendimientos

Luis Robbio siempre apuesta a la calidad de sus emprendimientos

Por qué vendieron Belatrix

Luis contó que no tenían la intención de vender la empresa, pero alcanzaron un tamaño que los empezó a exponer al mundo y los empezaron a llamar de distintos lugares interesados en charlar acerca de una potencial venta.

"Al no haber pensado en vender, ni siquiera teníamos el precio de la compañía en la cabeza, pero después contratamos consultores, fuimos viendo y dijimos ahora hay una oportunidad de lo que nos estaban ofreciendo, comparado con el valor que tenía. Dijimos aprovechemos y si vemos que vale la pena, volvemos al rubro o buscamos otro rubro", relató.

Además, los Robbio fueron miembros de una organización empresarial que formaban emprendedores. Luis contó que siempre les dijeron “no se enamoren de la empresa, enamórense de ser emprendedores y de generar oportunidades de trabajo”.

Agregó que la venta no fue algo traumático, sino fue un impulso para hacer un nuevo emprendimiento. "Inmediatamente me salieron cinco o seis oportunidades de hacer cosas. No es que uno la vendió para no hacer nada o porque no quería trabajar", concluyó.

►TE PUEDE INTERESAR: El oficialismo dijo que los argumentos del PJ para no aprobar el roll over son mentirosos

Luis Robbio (3).jpeg
Después de vender Belatrix, a Luis Robbio le salió la oportunidad de meterse en el mundo de la construcción

Después de vender Belatrix, a Luis Robbio le salió la oportunidad de meterse en el mundo de la construcción

Cómo se insertó en el mundo de la construcción

En la actualidad, Luis está inmerso en el sector de la construcción. Hace algunos meses arrancó un proyecto de departamentos en Maipú. "Estamos construyendo tres torres en el medio de un bosque hermosísimo y con una decisión de que sea algo diferente a lo que hay en el mercado", contó.

El empresario explico que él como ingeniero había llevado a cabo proyectos de construcción dentro de Pescarmona (en donde trabajó durante varios años), también de cartelería y tenía una amistad con Hugo Pincolini, quien le ofreció hacer un negocio juntos.

"Me llevó a ver el lugar en dónde estamos construyendo y me enamoré del lugar. No es un proyecto cualquiera, es especial, estamos haciendo cosas metidos en un bosque", dijo Luis.

Siempre con ideas innovadoras, modernistas y futuristas, la idea es ser pioneros, "extremando el cuidado de la calidad tantos en los componentes como en las vistas desde los departamentos".

Luis Robbio (5).jpeg
Luis Robbio arrancó hace algunos meses proyecto de departamentos en Maipú

Luis Robbio arrancó hace algunos meses proyecto de departamentos en Maipú

"Inicialmente habíamos pensado hacer cuatro torres en ese terreno, pero sacaron una torre para respetar al máximo posible el bosque. Vamos a crear una mini ciudad. Estamos pensando en un sector comercial, hacer oficinas de coworking. Hacer un strep center, que es el concepto de la ciudad en 15 minutos, que no hace falta moverse. Tienen vigencia, tienen vida y andan muy bien. La gente no quiere estar viajando de un lado a otro", dijo.

Además, tienen en mente el ahorro energético a través de calefones solares, iluminación led y células fotoeléctricas para minimizar el gasto. Y el aspecto más innovador son las cocheras, que van a tener la posibilidad de que haya una conexión para los autos eléctricos. "Es lo que se viene y cómo no lo vamos a hacer, si sabemos que es el futuro", destacó.

Luis Robbio (9).jpeg
El nuevo proyecto de departamentos está basado en la innovación y el ahorro de energía

El nuevo proyecto de departamentos está basado en la innovación y el ahorro de energía

Cómo se emprende en un país que vive en crisis

"Como empresario, la política te toca continuamente, pero cuando uno tiene una visión de negocios va sorteando los obstáculos y se focaliza en que la empresa esté sana, la gente esté conforme. Nunca nos atrasamos un día en el pago de los sueldos, fuimos muy cuidadosos con el manejo de la caja. Todas esas cosas contribuyeron a que fuéramos capaces de sortear las diez mil crisis", aseguró Robbio.

Contó que en 2008 tuvieron una crisis enorme cuando se cayó la bolsa en Estados Unidos y perdieron casi el 40% de los clientes. Para superar ese obstáculo, decidieron hablar con sus empleados, explicarles la situación, postergarlos un poco el aumento de sueldos y así salieron adelante.

"Yo fui muchísimos años empleado y uno le confía un pedazo de la vida a la empresa, entonces la empresa lo tiene que tener presente", reflexionó Luis, quien agregó que ha vivido varias crisis en su vida y enloquecen, pero finalmente se acomodan.

"Creo que el ser emprendedor es tener el bicho de hacer cosas nuevas, de probar y yo veo que estamos atravesando un momento de crisis, pero cada vez más vamos aprendiendo a separar lo bueno de lo malo. Tengo expectativas que en las próximas elecciones la gente defina un futuro mejor para este país porque con el voto definimos el futuro", cerró.

Luis Robbio y Agustina Castro (arquitecta).jpeg
Luis Robbio aseguró que ha vivido varias crisis como la actual y luego, el país se acomoda

Luis Robbio aseguró que ha vivido varias crisis como la actual y luego, el país se acomoda