Editorial Viernes, 9 de febrero de 2018

La señal de la Fórmula 1, ¿contagiará?

La máxima categoría del automovilismo mundial ya no utilizará a mujeres para "mostrar" su show.

Desde la próxima temporada, que se inicia en marzo, en la Fórmula 1 ya no se verá a jóvenes mujeres ataviadas con atrevidas vestimentas y luciendo sus cuerpos para atraer a espectadores y cámaras.

La decisión adoptada por los nuevos propietarios de la que es considerada la máxima categoría del automovilismo mundial llega en el tiempo justo porque se produce en momentos en que la lucha por los derechos de las mujeres ha cobrado una importante visibilidad en todo el planeta. También coincide con la ola de denuncias de acoso sexual sufrido por numerosas féminas en el mundo del espectáculo.

Es una buena señal la que está dando la Fórmula 1 la de desterrar la tradicional presencia de promotoras elegidas por su cuerpo en los alrededores de los boxes.

Liberty Media, al mando de la categoría desde enero del año pasado, explicó en un comunicado que esta modalidad "está claramente en contradicción con las normas sociales actuales".

Esta decisión se relaciona también con la aparición del movimiento #MeToo (#YoTambién) por el que mujeres de todo el mundo denuncian la violencia sexista.

En lugar de señoritas ahora la promoción se hará con niños deportistas representantes de distintas disciplinas del automovilismo. Los seleccionarán por méritos o por sorteo.

La medida dispuesta por la F1 ha sido aplaudida desde los más diversos ámbitos y, en cambio, pocos han sido los cuestionamientos. Sorpresivamente los que más se quejaron son los pilotos, que así han evidenciado una lamentable tendencia machista. También alzaron sus voces en contra algunas de las propias promotoras, porque dicen que se afecta su fuente de trabajo. Este último punto, seguramente, es el que se debe revisar y buscar una alternativa para que no salgan perjudicadas.

Lo cierto es que la Fórmula 1 ha dado una buena señal. Resta ahora esperar que en otras actividades tomen nota y hagan lo mismo.

En Argentina, el automovilismo y el boxeo son los que más apelan a mujeres con poca ropa y Mendoza no es ajena, porque tanto en carreras de autos como en festivales pugilísticos es usual que aparezcan bellas chicas luciendo sus cuerpos ya sea en los boxes o sobre el ring.

Un tema para analizar.

Dejanos tu comentario