Editorial Jueves, 24 de mayo de 2018

Esos "nuevos y raros" fenómenos sociales

El ritual de la presentación de los buzos de los alumnos de 5º año de la secundaria se torna en un problema.

Basta poner un poco de concentración en el análisis de algunas tendencias sociales para descubrir que varias de ellas han ingresado a la categoría de fenómenos.

Uno de esos ejemplos se puede ver en todo lo que se mueve en torno a algo aparentemente menor, como es el ritual de presentación de los buzos y camperas de los alumnos de los últimos años de la secundaria.

De ser una costumbre que en principio se reducía al interior de los colegios o las casas de los alumnos, esta movida ha ido adquiriendo una presencia inusitada porque los participantes le han dado otra visibilidad social, sacándola a la calle.

Baste como prueba lo que pasó en la mañana de ayer con alumnos de quinto año de la Escuela Normal Tomás Godoy Cruz, ubicada en pleno centro de la Ciudad de Mendoza.

Allí la presentación de las camperas de promoción incluyó el corte parcial de calles en la esquina de Rivadavia y Patricias Mendocinas, una de las más transitadas de la capital mendocina.

En el hecho debieron actuar preventores de la Comuna para informarles a alumnos y padres presentes que está prohibido realizar cortes de calles, según establece el Código de Convivencia.

El resultado fue la colocación de una multa a la Escuela Normal por infringir -a través de sus alumnos- los artículos 18 y 19 del Código de Convivencia vigente en Mendoza, cuyas autoridades aseguraron que los directivos del colegio habían sido informados de que este tipo de actos están vedados.

La infracción tiene un valor de 20.000 unidades tributarias, lo que en la práctica significa $50.600 que deberá pagar ese colegio por permitir un gusto caro e ilegal de un grupo de sus estudiantes.

Otro aspecto que ha salido a la luz y que sustenta aquello de "fenómeno" es que estas presentaciones de buzos y camperas van precedidas de otros ritos, como el de pasar en vela la noche anterior, tomando alcohol.

Esto ha llevado a que en la modificación del Código de Faltas provincial esté prevista la inclusión de medidas tales como arrestar con 60 días a los padres que permitan que en sus casas los menores tomen alcohol en dichas juntadas.

Ayer realmente metía miedo ver cómo los autos y los micros trataban de esquivar a los miembros de la batucada juvenil que cortaba el tránsito frente a la Escuela Normal.

Más noticias