Editorial Viernes, 23 de noviembre de 2018

El tema recurrente: reeleción

Una vez más se pone en debate la chance que tienen algunos políticos de renovar sus mandatos.

Gracias a la decisión del gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo de promulgar la ley que modifica un artículo de la Constitución provincial para limitar la reelección indefinida de intendentes, nuevamente pasa a ocupar el centro de la escena política -al menos por estos días- la discusión sobre la perpetuación de los políticos en sus cargos.

Que si la jugada de Cornejo es oportunista, tiene fines electoralistas o busca disciplinar a la oposición por las últimas negativas a aprobarle algunas iniciativas, como la del roll-over (o refinanciación de la deuda), es otro debate. De hecho, esa discusión ya comenzó y apunta a transformarse en un duelo picante, más que nada entre radicales y peronistas.

Pero lo cierto es que la de la reelección es una cuestión que siempre interesa y que en la población suele generar reacciones de rechazo. Así ocurrió en 2009, durante el gobierno del justicialista Celso Jaque se plebiscitó el tema, sólo para el caso de los intendentes, y una enorme mayoría se inclinó por el sí. Fueron más de 550.000 votos contra poco menos de 110.000 que lo hicieron por el no. O sea: de los que sufragaron, más del 80% se manifestó a favor de limitar las reelecciones de los jefes comunales.

No se pudo plasmar aquella voluntad expresada en las urnas porque el número de los que votaron afirmativamente no superó el 50% de los habilitados para participar de ese referendo. Pero sí quedó claro que son muchos más los que quieren que no haya reelecciones indefinidas que los que sostienen lo contrario. Y no sólo en lo referido a los intendentes. Cualquier compulsa que se haga por la calle pondrá en evidencia que muy pocos avalan mandatos repetidos de gobernantes, legisladores o concejales.

Se habla mucho de la necesidad de la renovación dirigencial, de lo valioso de la incorporación de los jóvenes, de lo saludable de que ningún político se eternice en un cargo. Se habla mucho sí, pero no se concreta demasiado. La situación se extiende a otros ámbitos, como instituciones gremiales, empresariales o deportivas, como fue el caso de Julio Grondona en la Asociación del Fútbol Argentino a la que gobernó nada menos que 35 años.

Por todo esto -trasfondo político al margen- ojalá se aproveche esta oportunidad para que el debate avance y arroje buenos resultados.

Más noticias