Sustentabilidad

Un vivero mendocino logró la máxima certificación mundial en calidad vitícola y producción responsable

Vivero San Nicolás, ubicado en Ruta 60 de Junín, certificó las normas internacionales Global G.A.P. Esto asegura un producto de calidad asegurada producido de manera responsable desde el punto de vista tanto social como ambiental

Vivero San Nicolás,ubicado en Ruta 60 de Junín, anunció que certificó las normas internacionales Global G.A.P. (siglas en inglés de Good Agricultural Practices) o Buenas Prácticas Agrícolas, cuyo cumplimiento implica la producción de barbechos de manera sostenible, con garantías de calidad, mientras se protege el medio ambiente y el bienestar de las personas involucradas en la producción. Desde la empresa se informó que el proceso duró un año y medio. Se trata del vivero que más plantas de vid produce en Argentina y provee a empresas vitivinícolas en todo el país.

Toda la cadena de trazabilidad del producto está certificada y esto garantiza valor agregado a un producto que viene exigiendo cada vez más calidad. Muchos de los proyectos vitícolas de Mendoza y Argentina se sostienen de inversores que buscan rentabilidad y seguridad en sus proyectos. Así los clientes de Vivero San Nicolas adquieren un producto de calidad asegurada producido de manera responsable desde el punto de vista tanto social como ambiental.

GLOBALG.A.P. es una marca que desarrolla soluciones inteligentes de aseguramiento de producciones agrícolas. Entre estas soluciones se encuentran una serie de normas para unas prácticas de producción seguras y responsables desde el punto de vista tanto social como ambiental. La norma GLOBALG.A.P. que se utiliza más ampliamente es la de Aseguramiento Integrado de Fincas (IFA),. Esta norma también constituye la base de la etiqueta GGN: la etiqueta destinada al consumidor que representa la transparencia y la producción responsable certificada.

VIVERO.JPG

Esta certificación implica en vivero San Nicolas Vid implica la producción de barbechos de manera sostenible, y con garantías de calidad mientras se protege el medio ambiente y el bienestar de las personas involucradas en la producción, a fin de producir de manera responsable desde el punto de vista tanto social como ambiental.

"Hoy en Vivero San Nicolás Vid estamos orgullosos de poder comentarles que hemos aprobado la auditoría de Certificación de Buenas Prácticas Agrícolas correspondiente a Global G.A.P.", explicó el Ingeniero Agrónomo Fernando López, socio fundador de Vivero San Nicolás Vid, . Y agregó: "Estamos en un proceso de mejoras y desarrollos continuos para aplicar prácticas agrícolas seguras, responsables y sustentables que nos permitan cuidar la calidad de nuestro proceso ofreciendo al mercado la más alta calidad de plantas de vid. Gracias por acompañarnos y seguir confiando en nosotros".

¿Cómo se logra la certificación?

Cabe señalar que para poder alcanzar este proceso, se necesita un plan de inversiones para respaldar todo el proceso de producción, además de las capacitaciones de personal y maquinarias para lograr mejor calidad en el producto terminado.

De la lista podemos mencionar las piletas de biorremediación, depósito y contención de fertilizantes líquidos, depósito y contención para combustibles, sistemas de contención de efluentes, cámaras de forzadura, galpón general, talleres de mantenimiento, sector de carga y descarga, naves de selección, maquinaria de injertación, oficina comercial y de administración, comedores y cocinas para personal, instalaciones sanitarias, instalaciones de seguridad laboral y cartelería específica.

Vivero San Nicolás Empresa B

Luego de la Certificación de Buenas Prácticas Agrícolas según protocolo de GLOBALG.A.P. Vivero San Nicolas Vid en su interés de perfeccionarse aún más, comenzó el proceso de implementar y certificar como empresa de Triple Impacto, denominadas Empresa B

Las empresas B buscan la transparencia y miden y gestionan sus impactos sociales y ambientales. Las empresas que se certifican como Empresa B asumen un compromiso de mejora continua y ponen su propósito empresarial socioambiental en el centro de su modelo de negocio.

VIVERO.JPG

Miden y analizan las cinco áreas más relevantes de su empresa: Gobierno, Trabajadores, Clientes, Comunidad y Medio Ambiente, permitiendo una revisión detallada de todas ellas, con el fin de ayudar a identificar todos los posibles puntos de mejora y oportunidades para ser un agente de cambio en la economía, protegiendo la misión y potenciando el triple impacto.

Las Empresas B redefinen el sentido del éxito de la empresa, recibiendo una marca colectiva como identidad de mercado. Se someten a una evaluación integral de su sustentabilidad con instancias de certificación

"Las empresas B son empresas que buscan ser mejores para el mundo y no solo las mejores del mundo. Están comprometidos con un plan de desarrollo continuo, que pasa de la lógica de mitigar los impactos negativos a una nueva lógica de generar impactos positivos. Usan la fuerza de su negocio para construir una economía nueva, más sostenible e inclusiva", destacó el Ingeniero Agrónomo Fernando López.

Sobre GLOBAL G.A.P.

GLOBALG.A.P. comenzó en 1997 como EUREPGAP, una iniciativa del sector minorista agrupado bajo EUREP (Euro-Retailer Produce Working Group). El sector minorista británico conjuntamente con los supermercados en Europa continental comenzaron a tomar conciencia de las inquietudes crecientes en torno a la inocuidad de los alimentos, el impacto ambiental y la salud, la seguridad y el bienestar de los trabajadores y de los animales.

Su solución fue la siguiente: Armonizar sus normas y procedimientos y desarrollar un sistema de certificación independiente para las Buenas Prácticas Agrícolas (G.A.P.).

Las normas EUREPGAP ayudaron a los productores a cumplir con los criterios aceptados en toda Europa en lo relativo a la inocuidad alimentaria, los métodos de producción sostenible, el bienestar de los trabajadores y de los animales, el uso responsable del agua, los alimentos para animales y los materiales de reproducción vegetal. La armonización en la certificación también significó un mayor ahorro para los productores, ya que no tenían que someterse todos los años a diferentes auditorías con diferentes criterios.

Durante los siguientes diez años el proceso se extendió por todo el continente y más allá. Bajo el impulso de la globalización, un número creciente de productores y minoristas de todas partes del mundo se unieron a la iniciativa, y la organización europea cobró importancia global.

Con el fin de reflejar su alcance global y convertirse en una norma líder de Buenas Prácticas Agrícolas a nivel internacional, en 2007 EurepGAP cambió su nombre a GLOBALG.A.P.

Actualmente, GLOBALG.A.P. es el programa de aseguramiento líder en el mundo, logrando que los requerimientos del consumidor se vean reflejados en la producción agrícola en una creciente lista de países (actualmente más de 135 en todos los continentes).

Temas relacionados: