Insumos

Es el vivero que más plantas de vid produce en Argentina y está en Mendoza

El Vivero San Nicolás provee a empresas vitivinícolas en todo el paísse y ahora se encuentra en auditorías para poder certificar normas Global Gap

Desde 2008, cuando comenzó sus actividades comerciales, la empresa Vivero San Nicolás, con oficinas en Junín y finca en Montecaseros, San Martín, se dedica a la producción de plantas de vid a pie franco e injertadas. Desde los inicios viene implementando normas globales de calidad en todos sus procesos, con el objetivo de proveer cepas sanas que den uvas y vinos competitivos en los exigentes mercados internos y externos. La especialidad de la empresa es la producción de plantas de vid a raíz desnuda a pie franco e injertadas, que provee a las principales empresas vitivinícolas de todo el país.

Las plantas de calidad comprobada constituyen un insumo clave para el logro del éxito económico del futuro emprendimiento vitivinícola. Por ello, es de fundamental importancia conocer el origen del material vitícola y la trayectoria del vivero proveedor, para asegurarse de la pureza varietal y evitar futuras mezclas, porque una vez implantado el viñedo ese problema es muy difícil de revertir.

Después de años de búsqueda, Vivero San Nicolas encontró el punto exacto en el cual se reúnen todas las condiciones necesarias para la producción de plantas a raíz desnuda de excelente calidad.

vivero san nicolas vides2.jpg
El Vivero San Nicolás, ubicado en Junín, tiene una producción anual que ronda los 3 millones de plantas.

El Vivero San Nicolás, ubicado en Junín, tiene una producción anual que ronda los 3 millones de plantas.

Con 12 años de trayectoria en el mercado, la empresa – con sede en la zona Este de Mendoza - es líder a nivel nacional en su rubro y produce más de 50 variedades, ya sea para vinificación, mosto, consumo en fresco y pasas. La producción anual es de entre 2 y 3 millones de plantas, lo cual lo convierte en el vivero de plantas de vid con mayor volumen de producción de la Argentina

Como cultores de las buenas prácticas agrícolas, orientadas a la sostenibilidad económica, social y ambiental, los responsables del Vivero San Nicolás implementan esa modalidad de trabajo considerando la trazabilidad, las técnicas de producción, protección del medio ambiente, aspectos higiénicos y aspectos sociales.

“Somos una empresa consciente de los recursos naturales que utiliza, cuantificamos todos nuestros recursos y rotamos los suelos para evitar su desgaste. Tenemos un control permanente del agua, automatizado en su totalidad. De esta manera, podemos suministrar lo justo y necesario para obtener el resultado óptimo del cultivo. Usamos cada vez menos herbicidas, combatimos las malezas con labores de roturación liviana de suelo, de manera permanente. Medimos y monitoreamos la posibilidad de incidencias de plagas y enfermedades para combatirlas con las mínimas aplicaciones. Contamos con equipos pulverizadores de avanzada, que ayudan a que las aplicaciones sean bien dirigidas y con un uso mínimo de líquidos. Hacemos pulverizaciones aéreas dos veces al año”, sostuvo el ingeniero Fernando López, socio y vicepresidente de Vivero San Nicolás.

Dentro del sistema de seguimiento de clientes del vivero cuentan con una agrupación de los mismos para su correcta atención. Las categorías son: productores primarios, grandes empresas, bodegas y cooperativas. A su vez, dividimos a los clientes según el producto elegido: uvas para vinificación, para mosto, para consumo en fresco y para pasas.

Desde la firma destacan que “en estos momentos la empresa se encuentra en auditorías para poder certificar normas Global Gap; esto nos ha ayudado a entender mejor nuestros procesos y a manejar de forma consciente los recursos, así que esperamos contar con la certificación en 2022. También hemos comenzado un programa de reorganización de procesos internos para mejorarlos, en base a un proyecto de mentoring. Estamos en un proyecto de certificación de plantas libre de virus, hace 3 años comenzamos y la idea es proveer al mercado plantas libre de esta categoría en poco tiempo”.

El vivero actualmente cuenta con instalaciones, técnicos y operarios altamente especializados y dispone de servicios como asesoramiento pre y postrasplante. Almacenamiento en frigorífico. Sanidad vegetal certificada por Senasa y pureza varietal certificada por Inase. Sus lotes de plantas madres de vides americanas siguen un riguroso proceso de control. Servicio de envío directamente del frigorífico al cliente.