Revisión de pronósticos

Un nuevo IFE, renta "inesperada" y energía en el foco de Martín Guzmán antes del cónclave con el FMI

El ministro arrancará la actividad en el FMI el martes, después de estirar el fin de semana con sus colaboradores para avanzar en una agenda que permita dejar atrás los cuestionamientos internos, con foco en ingresos y en suavizar el golpe de tarifas antes de rediscutir metas con el Fondo.

Por UNO

Por Patricia Valli (El Cronista)

Después de la convocatoria a las audiencias públicas por tarifas para el 10, 11 y 12 de marzo, el equipo de Economía analiza el impacto de los precios y busca minimizar el efecto en una inflación que está por arriba de lo anticipado.

Tras el 6,7% de marzo y con un piso de 5% para el índice de precios de abril, el ministro buscará desde el martes recalcular el rango de inflación con el Fondo Monetario de cara a lo que será la primera revisión del organismo en mayo por el programa de facilidades extendidas.

Preocupación en el FMI

El FMI tiene previsto difundir este lunes sus previsiones para la economía mundial, donde rebajó las proyecciones de crecimiento para 143 países y advirtió, por otra parte, que la inflación argentina paraliza la economía. Pese a eso, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, ratificó en Perfil este fin de semana la perspectiva de un crecimiento del 4% este año.

El Banco Mundial sorprendió la semana pasada con una revisión al alza de la estimación de PBI para Argentina a 3,6%, mientras que los economistas locales vaticinan que el segundo trimestre podría mostrar una caída y rebajan el crecimiento al 2% para este año.

Un una entrevista con Bloomberg TV, la directora de Estrategias del FMI, Ceyla Pazarbasioglu, dijo que "la inflación está paralizando la economía" argentina y que "necesita ser domesticada" y advirtió que tiene más impacto en las personas más vulnerables. En Argentina el 47% está por debajo de la línea de pobreza", sostuvo y aseguró que la suba de tasas que determinó el BCRA está en línea con lo negociado en el nuevo programa con el FMI.

El rango de inflación previsto hasta ahora en el acuerdo tiene un máximo de 48% pero el Gobierno ya avala paritarias cercanas al 55% y con revisión y busca apuntalar sectores informales mientras que los pronósticos privados prevén un IPC de 60% en 2022.

Antes de viajar a Estados Unidos, Guzmán logró la convocatoria a las audiencias de energía donde se prevé avanzar con la segmentación y un aumento adicional para las tarifas de luz y gas, uno de los ejes de las diferencias con el kirchnerismo. El ministro aseguró la semana pasada que el Gobierno de Alberto Fernández trabajaría con quienes estén alineados, pero uno de los que resiste es el subsecretario de Energía eléctrica, Federico Basualdo.

Con ese marco, Guzmán busca definir un horizonte de subsidios y tarifas que equilibre los cuestionamientos internos y las demandas del FMI en medio de la suba de los precios internacionales de energía. Fue uno de los ejes de trabajo de este fin de semana, donde se reunió con su equipo en Chapadmalal y uno de los motivos que lo llevó a retrasar el viaje a la reunión del FMI.

Ganancias inesperadas y nuevo IFE

El proyecto para captar la renta extraordinaria por la suba de precios de commodities y redirigirlo a los sectores vulnerables es una de las vías para romper con los reclamos de los sectores más duros del Frente de Todos. La idea de un "nuevo IFE" que permita llegar a los sectores que no están comprendidos hoy por las paritarias adelantadas ni las medidas como los bonos a jubilados necesita financiamiento que no impacte en la meta de déficit fiscal del Gobierno, de 2,5% para este año.

En ese sentido, Guzmán anticipó que se gravarán las rentas extraordinarias y los tributaristas marcan que la forma de hacerlo es trabajar sobre Ganancias, aunque advierten por el aumento de la presión tributaria.

Fideicomiso de resilencia y sostenibilidad

El Fondo, por otra parte, le dio el visto bueno al Fideicomiso de Resiliencia y Sostenibilidad que le abre la puerta a la Argentina a tomar financiamiento a 20 años de plazo de repago y con 10 años de gracia. Lo anunció Kristalina Georgieva el miércoles pasado y el fondo se pondrá en marcha a partir del 1 de mayo.

La economista búlgara reconoció que la capitalización inicial será menor a la prevista, con u$s 45.000 millones en lugar de los u$s 60.000 millones que se contabilizaban antes de la guerra en Ucrania, donde uno de los aportantes que esperaba Argentina era Rusia. En la carta de intención del acuerdo, el Gobierno pidió acceder a la eventual nueva línea si se ponía en marcha, algo que el staff del FMI ve con buenos ojos, según confirmó el vocero Gerry Rice a El Cronista.

Temas relacionados: