Economia Viernes, 8 de junio de 2018

Las ventas del pan siguen en picada tras un nuevo aumento

La Cámara Empresaria de Panaderos aplicó 10% de incremento, el cuarto en lo que va del año. Esto afecta el consumo, que ya acumula una disminución del 25%.

El pan sufrió un nuevo aumento, el cuarto en lo que va del 2018, lo que indica que cada mes y medio se produce un nuevo incremento en este producto básico para la mesa de cualquier familia.

Esta vez la suba fue anunciada por la Cámara Empresaria de Panaderos de Mendoza y es del 10%, lo que lleva el kilo de pan miñón a $55, el pan de 12 a 20 piezas a $52, la docena de tortitas a $72 y la docena de facturas comunes a $98. Esta medida rige desde el jueves.

"Los dos últimos aumentos han sido por el desfasaje que ha tenido la harina. Desde fines de enero o primeros días de febrero hemos tenido un incremento del 150%. El último aumento fue el 10 de mayo y estuvimos aguantando, pero la suba siguió y siguió y hoy la bolsa de harina está entre $680 y $720", explicó Miguel Ángel Di Betta, presidente de la Cámara Empresaria de Panaderos de Mendoza.

Estos constantes aumentos han cambiado la forma en que la gente compra pan, lo que se viene haciendo frecuente en este último tiempo, y es que el cliente pide por el dinero que tiene en la mano y no por cantidad. "La gente viene y compra por la plata que tiene, ya no pide un kilo o medio de pan", contó Jorge Espejo, dueño de una panadería ubicada en Dorrego.

Al momento de justificar este incremento, la suba de los insumos y las altas tarifas del gas o la luz son determinantes para que el producto final eleve su precio.

"Lo que más ha subido es la harina, que a fines de febrero estábamos pagando a $300 y hoy está en $700. Lo mismo con el resto de los insumos, como el chocolate, dulce de leche, los huevos o la manteca. Y las tarifas de gas y luz también influyen mucho" fue el análisis de Osvaldo Cicarelli, panadero.

Los altos costos atentan contra la producción y esto directamente repercute en las ventas. Según Di Betta, hay una baja "entre el 20 y 25 por ciento por mes".

"Estuvimos casi un año sin aumentar, pero en estos últimos cinco meses tuvimos que hacerlo cuatro veces. Con los otros aumentos rondábamos el 26 y 28%, por lo que con este 10 por ciento llegamos a 35%. La primera suba fue el 3 de enero", agregó Miguel Ángel Di Betta.

Desde la cámara también se teme por las consecuencias que se pueden originar por la disminución en las ventas, como despidos en el sector. "Hay algunos comerciantes que están adelantando vacaciones, como para soportar esta situación", dijo Di Betta.

En tanto, la Asociación de Panaderos de Mendoza efectuó un aumento hace un mes, fijando el kilo de pan en $51.

La cámara y la asociación son las dos entidades que rigen el sector panadero en la provincia y los que determinan los precios.