Los autos 0Km de más de $2.250.000 de precio al público comenzaron a pagar el nuevo impuesto interno desde el 1 de diciembre. Se trata de una alícuota del 20% o del 35%. Cómo afecta el valor de los mismos.

El llamado "impuesto al lujo" comenzó a regir desde el 1 de diciembre a partir de una actualización del 8,93% que la AFIP realizó en la base imponible. Así, autos 0Km desde los u$s28.100 (aproximados) pasaron a pagar un gravamen de al menos el 20%. Rige hasta febrero.

Te puede interesar...

Esa alícuota del 20% se aplica a los autos de $2.250.000 precio venta al público. Y los que se venden desde los $4.150.000 (unos 51.000 dólares), reciben un incremento de 35%.

Qué autos 0Km se ven afectados

En general, todos los autos de alta gama. Dado que ninguno cuesta menos de 28.000 dólares. Además, otros de marcas más masivas como el Toyota Corolla o el Ford Mondeo también quedaron afectados por el impuesto interno.

autos 0km impuesto interno mondeo.jpg
Impuesto interno a los 0Km: el Mondeo es uno de los autos afectados  

Impuesto interno a los 0Km: el Mondeo es uno de los autos afectados

Así, por ejemplo, según un informe de IProfesional, un Volkswagen T-Cross saltó a un valor por encima de los $2.600.000 al ser alcanzado por el impuesto interno.

Las marcas pasaron a discontinuar versiones para evitar los precios tan elevados. Es el caso de el Hero, la tope de gama de Volkswagen; o el Vento GLi.

Otros autos 0Km un poco más chicos como el Polo y Virtus GTS también quedaron alcanzados y se venden a más de $2.700.000.

Renault es otra de las marcas afectadas. El Koleos ha sufrido una suba y se vende por encima de los $3,5 millones, no solo por el impuesto sino por el aumento en la escala de precios de diciembre. Ya se vende a $3.900.000.

En la marca Chevrolet algunos modelos dentro de la misma gana llegan a tener diferencias de hasta $2 millones porque algunas versiones quedan dentro del impuesto interno y otras fuera.

Ese es el caso de la Equinox, que estaba en unos $2.150.000 y, con el impuesto al lujo saltó a $4 millones.

Los que se "escapan" por ahora son los modelos como el Onix o el Cruze, que en diciembre se vende a $2.300.000 y no queda alcanzado por el gravamen.

Los autos de Ford no fueron discontinuados pero muchos modelos sí fueron alcanzados por el impuesto interno, y por tanto vieron aumentado su valor a la venta.

A la Ecosport, por ejemplo, las concesionarias hoy lo venden, no por el impuesto, sino por el acomodamiento de precios, a más de $2.213.700.

Ahora bien, los modelos de Territory o Kuga, sí tienen que pagarlo y superan los $3 millones; al igual que el Mondeo, por supuesto.

El que está al borde de cae en la segunda escala del impuesto (35%) es el tan querido 3008 de Peugeot.