Economia Lunes, 2 de julio de 2018

En lo que va del año la nafta ya aumentó el 20,5% en promedio

A primera hora del domingo las estaciones de servicio remarcaron con el 5% los precios. Es el quinto aumento del 2018.

Un nuevo aumento en el precio de los combustibles sacudió a los mendocinos en las primeras horas del segundo semestre. Tanto YPF como Shell lo incrementaron 5% en promedio, cuando lo prometido hace menos de un mes era que esta suba no superaría el 3%. Es el quinto aumento en lo que va del año, con un total de 20,5%.

Tras la nueva suba, el precio de la nafta súper ya alcanzó los $28,76, cuando hasta el sábado estaba estacionado en $27,39. En cuanto a la premium, pasó de $30,93 a $33,40, mientras el gasoil subió de $23,96 a $25,16.

Se trata del quinto aumento en lo que va del año (el último había sido hace exactamente un mes y por el mismo porcentaje), dejando una suba total del 20,5%.

Antes de ejecutar el aumento de junio, lo acordado era que en julio se oficializara un nuevo incremento, aunque lo previsto era que no superara el 3% para todas las naftas y gasoil comercializados.

Esa cifra había sido pactada entre los empresarios y el ex ministro de Energía Juan José Aranguren, pero ahora la cartera está en manos de Javier Iguacel y las petroleras insistieron en que el aumento debía ser mayor.

A pesar de que la suba fue mayor que la esperada, el panorama es desalentador para los próximos meses, ya que según la Confederación de Entidad del Comercio de Hidrocarburos (CECHA), el precio de los combustibles en la Argentina todavía tiene un atraso del 30% y es el sexto más bajo de los valores de comercialización entre los países de la región.

El organismo sostiene esto a partir de un informe que realizó en octubre pasado sobre la base del precio del barril de petróleo Brent, que se toma de referencia en la Argentina, y el tipo de cambio de ese momento.

Con precio liberado, subió más

En octubre de 2017, el Gobierno nacional anunció que el precio de los combustibles quedaría liberado al mercado internacional, algo que no sucedía desde el año 2001.

En todo ese período intermedio siempre estuvo intervenido por el Estado, que regulaba los valores de la compra y venta del crudo, manejando así el precio de la nafta.

Lejos de ser una medida beneficiosa, desde que se puso en marcha y hasta ahora, la suba promedio de la nafta alcanzó el 36,5%.

Esto quiere decir que aumentó más que durante todo 2017, período en el que subió 35%. Además, desde que se liberó el precio se registraron 7 aumentos en sólo 10 meses.

Otro dato negativo es que en lo que va del año el aumento en los combustibles llegó al 20,5%, lo que representa más de la mitad de la suba total del 2017, por lo que las proyecciones indican que se podría incluso superar ese 35%.