Ya ha ocurrido en otras épocas, cuando el Banco Central decide controlar artificialmente la cotización del dólar respecto al peso, aparece el dólar blue, paralelo, negro o ilegal. Y cuanto más artificial sea su precio, más diferencia hay entre uno y otro.

Esto despierta el ingenio hasta de los más improvisados oportunistas que aprovechan la diferencia para ganar unos pesos.

Te puede interesar: Confirmaron dos nuevos casos positivos de coronavirus en Tunuyán y ya son 73 los contagiados en Mendoza

Para poder comprar el cupo de U$S 200 mensuales a precio oficial más el impuesto del 30% lo único que se necesita es una caja de ahorro en dólares. De tenerla, se compran divisas a menos de $ 90, con lo cual la inversión asciende a casi $18.000.

Si los revenden al precio de compra del blue de $ 110, se ganan $ 22.000, por lo que da una utilidad de $ 4.000.

Claro que para eso primero hay que pedir turno en el banco para poder ir por caja para extraer esas divisas, porque ya no existe más el puré (comprar en el oficial y vender en el paralelo) en forma automática.

Pero como muchas cuevas no están funcionando, buscan una suerte de dólar amigo, o sea a amigos o familiares que quieran comprar dólares. El precio pactado en ese caso es el promedio que hay entre el precio de compra y el de venta del dólar blue, que hoy está en $ 110 la punta compradora y $ 120 la vendedora.

Por lo tanto, ambas partes pactan $ 115. Para ver el precio a tomar se fijan en los portales de Internet, principalmente.

Pero también, aunque en menor medida, todavía se pueden ver arbolitos en el centro en la zona clásica del microcentro de Mendoza. Si bien son menos, siguen operando aún con las restricciones de la cuarentena.

En la medida de lo posible, nadie quiere desprenderse de sus billetes verdes, porque saben que cuanto más aguanten con sus divisas, encima, mejor precio obtendrán, ya que el dólar siempre suele seguir a la inflación, y la expectativa de alza de precios durante este año se elevó del 40 al 50% por la enorme emisión monetaria que está haciendo el Banco Central.

En Buenos Aires el sistema está mucho más aceitado que acá y existe el delivery de dólares. Esto supone un costo adicional en la operación por los los mayores riesgos a que los intercepten con plata encima. Se manejan en motos como si fueran un delivery cualquiera, pero lo que transportan son billetes y se manejan sólo con la gente de confianza.

Otra estrategia: financiarse con la tarjeta

Hoy en día muchos no cuentan con dinero extra para poder aprovechar la diferencia que resulta de comprar en el oficial y vender el el paralelo, debido a las dificultades económicas de la cuarentena.

Lo que hacen, entonces, es endeudarse con la tarjeta, en el sentido de tarjetear lo máximo posible, y luego ‘patear’ el pago más adelante, aprovechando los tres meses de gracia que dieron los plásticos. En caso de necesitar más pesos, lo que hacen es ir vendiendo de a puchitos esos U$S200 en el mercado informal.

Te puede interesar...