Economia Lunes, 30 de julio de 2018

Construcción, venta de 0km y viajes al exterior, paralizados por la crisis

Los coletazos de la subida del dólar, la devaluación y la inflación golpearon con fuerza esos tres sectores de la economía. El 60% de las operaciones que se iban a realizar con préstamos hipotecarios quedaron truncas en el último mes.

Sólo hizo falta un mes para que grandes rubros como la construcción de obras privadas, la venta de autos y los viajes al exterior cayeran en picada. Los coletazos de la subida del dólar, la devaluación y la inflación golpearon con fuerza a esos tres sectores, que incluso hasta habían crecido producto de algunas políticas como los créditos en UVA.

Inflación y expectativas, la volatilidad del dólar y el alza en las tasas de interés enterraron prácticamente los créditos hipotecarios, que fueron un verdadero boom desde el año pasado y por lo menos hasta abril. Miguel Astorga, presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Mendoza, señaló que de cada 10 operaciones que iban a hacerse con préstamos hipotecarios, seis quedaron truncas luego de los cambios en la macroeconomía del país.

Mario Yaser, presidente del Círculo de Constructores de Mendoza, sostuvo que la subida del dólar hizo que ese impulso de la obra privada empujada por los créditos UVA se paralizara totalmente. "Los créditos han dejado de fluir y la obra privada también está perjudicada por los precios. Los costos de los materiales principales, como el hierro y el cemento, son subidos por el dólar", explicó Yaser.

En su opinión, "no ven un horizonte" en toda la situación. "Es una crisis, sí", afirma Yaser.

"Los créditos UVA tienen dos problemas graves, una es la demora en la adjudicación, entonces en un momento de inflación tan grande, a los dos o tres meses quedas retrasado, y otro es lo que hay que pagar. Hoy día el que toma el crédito UVA no está pensando en las consecuencias. Vemos un panorama muy complicado", opinó.

Marcelo Bargazzi, delegado en Mendoza de la Cámara Argentina de la Construcción, dijo que aquellos que ya tomaron un préstamo continúan con las obras de sus viviendas, pero quienes no lo tienen acordado se han frenado. Un poco más precavido que Yaser, Bargazzi evita hablar de crisis, pero asegura que las inversiones se han parado. "Los que están en construcción van a seguir, es más caro parar la obra que continuarla a menor ritmo. No hay megaproyectos ni inversiones privadas", comentó.

Rodrigo González, economista de la Fundación Ideal, analizó en referencia a la construcción los últimos datos del INDEC. "Lo que se ve es que venía creciendo a tasas del 10% y se desaceleró al 5 o 4 %. Cuando ves los insumos, lo que muestran los datos es que están creciendo los materiales de terminaciones y se está derrumbando el cemento, es decir, que se está terminando lo que se empezó y se ha frenado el comienzo de nuevas obras", explicó.

Oportunidad para el turismo

Sergio Sánchez, presidente de la Asociación Mendocina de Agencias de Viajes (Amavyt) dijo que en su rubro la suba del dólar tiene dos aristas para mirar. Una es la del turismo emisivo, es decir, los viajes al exterior, y la del turismo receptivo, es decir, quienes llegan a Mendoza.

"La suba o la baja del dólar favorece a unos o a otros. En cuanto a la salida al exterior ha habido una baja muy significativa que se dio con el último gran salto del dólar, cuando pasó de $23 a $30. Esta época igualmente es de baja en ventas, pero a eso hay que sumarle lo del dólar, que logró que la baja fuera más fuerte: a nivel emisivo la baja lo complicó. Mi expectativa es que si el dólar se queda ahí, en setiembre se va a normalizar la venta. Junio y julio fueron malos y calculamos que en agosto también va a ser duro", arriesgó.

El turismo en las bodegas crece con aporte extranjero.
El turismo en las bodegas crece con aporte extranjero.

Comentó que, en la situación inversa, hoy Mendoza es una plaza económica para los turistas, a lo que hay que sumar la cantidad de líneas aéreas y de vuelos que se agregaron en el último tiempo. "Estamos de moda en Brasil y hay que aprovecharlo. Creo que los bancos nos van a tener que dar herramientas para vender, esperemos que así sea", agregó.

Rodrigo González coincidió con el análisis de Sánchez. "La devaluación aumentó en dos veces los precios de salir de Argentina; tenés el 50% más caro el hecho de salir a hacer turismo afuera. Pero mientras que se derrumba la venta de pasajes al exterior, crece la de vuelos de cabotaje; hay un remplazo de turismo internacional por nacional", afirmó.

Venta de autos, paralizada

Otro de los rubros que acusaron recibo de la suba del dólar fue el de la compra-venta de autos. Según datos de la Asociación de Consecionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), entre mayo y junio el patentamiento de autos cayó 17, 2%, y en Mendoza esa cifra fue aún más alta: la caída de patentamientos alcanzó el 26,3%.

"El tema de la venta de autos tiene mucho que ver con las expectativas sobre la economía porque se han derrumbado tanto las transferencias de autos usados como los patentamientos de autos cero kilómetro. El mercado está congelado e incluso muchos precios de autos no han subido y las concesionarias han puesto muchas promociones", explicó Rodrigo González.

Dijo que hay una extrema preocupación por la venta de autos usados que hasta marzo venía creciendo. "La incertidumbre que genera la devaluación con respecto a la economía y a la situación laboral hace que haya mucho miedo a endeudarse y miedo a tomar decisiones aún teniendo los ahorros. El que se iba a endeudar congela su decisión", analizó.