Economia Viernes, 31 de agosto de 2018

Calificadora de riesgo criticó la decisión del Banco Central

Moody's consideró que elevar la tasa del 45% al 60% sólo producirá más recesión en un contexto de máxima incertidumbre inversora. Ya cayó 6,7%.

La decisión del Banco Central de subir la tasa de referencia a 60% no logró desarmar la ansiedad compradora por el dólar, que en una feroz jornada trepó 11%, a $39,60 en el segmento minorista. Aunque todavía es muy pronto para evaluar los daños de una devaluación que parece que aún no está controlada.

La agencia crediticia Moody's, que hace pocos días corrigió sus proyecciones de crecimiento de la economía argentina y predijo que el año va a terminar con una caída de 1% del Producto, criticó la medida adoptada por Luis Caputo, en un contexto de máxima incertidumbre inversora: "La decisión del BCRA de aumentar la tasa de política monetaria del 45% al 60% es una clara señal de que los planteamientos de política económica hechos hasta la fecha no han sido suficientes para contener las presiones financieras que enfrenta Argentina", dijo a la prensa Mauro Leos, associate managing director de Moody's.

Para el ejecutivo de la calificadora de riesgo, la medida sólo servirá para prolongar el parate de la actividad, que cayó 6,7% internanual según el último dato del INDEC. "Un nuevo aumento en las tasas de interés, en combinación con un ajuste más severo en las cuentas fiscales, acentuará y prolongará la recesión que ya se ha iniciado. Debido a ello, la contracción económica muy probablemente se extienda al próximo año", manifestó Leos.

Entre las demandas que el mercado le hace al Gobierno para ceder con sus presiones, Leos puntualizó: "A pesar del apoyo del FMI, ajustes más severos en los ámbitos monetario y fiscal, modificaciones al plan financiero 2018-2019 y mayor transparencia sobre la forma en la cual las autoridades piensan ejecutar sus planes aparecen como condiciones necesarias para restablecer la estabilidad financiera y evitar un deterioro en el perfil crediticio soberano".

La agencia todavía mantiene la calificación soberana del país en B2 estable.

Al mismo tiempo, elevó su expectativa de inflación al 32% para este año y recién del 22% para el próximo.