Economia Jueves, 4 de octubre de 2018

Alco: la quiebra "se hace en el marco de la continuidad de la planta"

La quiebra de la empresa Industrias Alimenticias Mendocinas SA (IAMSA), que pertenece al grupo Alco-Canale, la mayor exportadora de conservas de Mendoza, ha generado mucha preocupación en los trabajadores de la zona del Valle de Uco, donde se encuentra la única planta que actualmente funciona en Mendoza.

En mayo cerró la de Tunuyán y solo sigue en pie la de Tupungato, mientras que la de Real del Padre también dejó de funcionar en los primeros meses del año.

La que también está en actividad es la de Catamarca, pero no las de Río Negro y Lavallol, Buenos Aires, que llevan un tiempo cerradas.

Son unos 140 los empleados que tiene en forma permanente, pero la cifra se quintuplica en temporada, ya que ahí los que trabajan son unas 700 personas.

Si bien la quiebra dictada por el juez Alberto Aleman, del juzgado Nacional Comercial N° 1 de Buenos Aires, se dio el martes, este es un proceso que comenzó en 2010. Es decir que desde hace ocho años que Alco-Canale viene atravesando problemas financieros que desembocaron esta situación.

Alco-Canale
Alco-Canale

En el dictamen del juez, hay un punto donde se refiere a que "con el fin de preservar las fuentes de trabajo y realizar la venta de las plantas en marcha, establece desde este mismo momento la decisión de continuar imediatamente la explotación de la empresa".

El subsecretario de Industria y Comercio de Mendoza, Sergio Moralejo, explicó: "En la resolución judicial hay dos hechos relevantes, uno es que la planta se debe vender a puertas abiertas, lo que se llama empresa en marcha. Por otro lado, dice que debe absorber la totalidad de los trabajadores".

En tanto, el funcionario remarcó que lo más importante de la resolución es que esto "se hace en el marco de la continuidad de la planta, es decir que sigue abierta a pesar de la quiebra, y el proceso se va a realizar con la planta trabajando".

"Hay que ser extremadamente prudentes porque ahora se abre una etapa donde el juez, a través del síndico y los veedores que ha nombrado, deben buscar interesados para la operación de la fábrica", agregó Moralejo.

Además, el subsecretario indicó que los informes son alentadores pensando en nuevos inversores para esta empresa. "Quienes deseen hacer uso de la planta tienen algo a favor, y es un informe de los veedores que ya estaban siguiendo el concurso, donde dicen que es un negocio viable, que las plantas se encuentran en buen estado y con personal calificado", explicó.

"Los propios veedores le han transmitido al juez que es un negocio muy razonable a partir de la exportación y el tipo de cambio positivo que tenemos ahora, lo que puede generar una muy buena unidad de negocio", dijo con optimismo Moralejo con la expectativa de que en un corto plazo la empresa cambie de dueños y continúe trabajando.

Si bien dijo que "habría oferentes", prefirió no avanzar sobre el tema por una cuestión de prudencia.

La voz del gremio

Carlos Tello, delegado gremial del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación afirmó que "la conservación de los puestos de trabajo fue lo que se habló en la audiencia judicial en Buenos Aires, la semana pasada".

"El juez nos dijo que iba a hacer todo lo posible para mantener los puestos de trabajo", agregó.

En el Valle de Uco había dos plantas, aunque la de Tunuyán cerró en mayo por cortes de energía producto de la mala administración, que la llevaron a esta situación de quiebra. Actualmente solo está funcionando la de Tupungato, a la cual fueron trasladados todos los trabajadores de la otra sede.

En cuanto a la situación laboral, el delegado dijo que los empleados "estábamos esperando este paso y la mayoría del personal le pedía al sindicato que se llegara a esta instancia. Dentro de lo malo, vemos esta parte buena, que es la quita de la dirección a los dueños y que ahora esté intervenida por el síndico".

"Lo que queremos es trabajar y ganas hay", manifestó Tello en representación de sus compañeros.

-Nacional. En Catamarca también están preocupados por esta quiebra, ya que allí funciona una de las plantas con unos 120 empleados, publicó el diario El Ancasti, de esa provincia.

-Panorama. Actualmente solo están trabajando las plantas de Tupungato y Catamarca, mientras que las de Tunuyán, Real del Padre y Lavallol (Buenos Aires) se encuentran paradas desde hace un tiempo. En tanto, la de Río Negro cerró hace dos años.