Economia Domingo, 22 de abril de 2018

A contramano de la Nación, Mendoza busca achicar su deuda

La Provincia debe el equivalente al 11% del PBG mientras que la Nación adeuda entre el 30% y 58%, según como se mida. Este año por primera vez desde 2008, habrá más ingresos que gastos. Se colocará un bono en el mes de mayo.

Casi a contramano de lo que sucede a nivel nacional, el gobierno de Alfredo Cornejo avanza para tratar de achicar el nivel de la deuda pública en las cuentas de Mendoza.Para esto trabaja en la colocación de un bono que permita achicar el monto de la deuda y continuar en un sendero que posibilite llegar al déficit cero. La idea del Gobierno es efectuar la colocación en mayo, una época que será propicia porque, si todo sale como espera el Estado nacional, ya que podría beneficiarse del buen clima que se generaría si efectivamente en el mes de junio, Argentina logra ser recalificado como país emergente y dejar la categoría de frontera que tanto lo perjudica a la hora de buscar financiamiento internacional."La idea es bajar el peso de la deuda en relación al PBG (Producto Bruto Geográfico) y terminar con el déficit fiscal, que es la raíz del problema", sostuvo el ministro de Hacienda, Lisandro Nieri. "Lo que se busca es que la Provincia vuelva a tener superávit, cosa que no se producía desde 2008. Para este año pronosticamos un superávit de $1.040 millones", adelantó el jefe de las cuentas públicas.La deuda de Mendoza asciende actualmente a $33 mil millones, de los que casi el 50% está con tenedores de bonos mendocinos, y lo que se pretende con la próxima emisión es que la mayor parte de la deuda pase a estar en manos de bonistas.Bono en marcha Hasta ahora, seis consorcios integrados por 18 bancos se presentaron a una licitación organizada por la provincia de Mendoza para la contratación de los servicios de organización, estructuración y colocación de instrumentos financieros. Se busca financiamiento para $1.900 millones que fueron autorizados por la Ley de Presupuesto.El ministro confirmó el interés de los grupos financieros y sostuvo que la provincia "está seleccionando el consorcio" con el que se trabajará, a la vez que aclaró que "no hay ninguna urgencia, ni ningún monto prefijado. Vamos a esperar el mejor momento. Este año lo que estamos planteando es que la deuda de la provincia empiece a achicarse", sostuvo Nieri."Desde hace un tiempo que hemos empezado a cancelar deudas, por ejemplo un fideicomiso que teníamos con el Banco Nación y otro crédito muy grande con el Credit Suisse que estaba en dólares, y lo hicimos justo antes de la devaluación, lo que nos permitió un ahorro más que importante", aseguró el funcionario."Consecuentemente con el ordenamiento fiscal, hemos podido aumentar la inversión en obra pública y comenzamos con la baja de impuestos. Ahora pretendemos que empiece a bajar el tamaño de la deuda".Si bien, no hay una fecha determinada para la emisión de este bono, se supone que se produciría en mayo, ya que la provincia debe afrontar los intereses del Bono Mendoza 24 y de las colocaciones de bonos de la administración del gobernador Alfredo Cornejo, producidas en mayo de 2016 y 2017 y por los que Mendoza debe afrontar $ 4.100 millones de amortización de deuda y $2.800 millones por los intereses."Lo que aspiramos de ahora en más es que como la economía está creciendo -en forma lenta pero persistente- es mantener la deuda o hacer que crezca menos de los que crece la economía. La deuda es una consecuencia del desorden con el que nos encontramos. Lo primero que hicimos fue ordenar la deuda, porque era de muy mala calidad, porque era cara y exigible en forma inmediata. Se les debía a los municipios, a los proveedores a los estatales, a todos. Ahora -subraya Nieri- no hay que demonizar la deuda. Adquirir deuda para hacer nuevo el Hospital Schestakow o para una ruta que va durar 50 años, ¿Porqué no vamos a endeudarnos?".El panorama nacionalMientras tanto a nivel nacional el panorama es muy distinto.Así lo explica el economista Pablo Salvador: "La Nación debe una cifra equivalente a entre el 30% y el 58% de su PBI y la mayoría está adquirida en moneda extranjera. Esto es muy riesgoso por la volatilidad que tiene el mercado sobre todo por las políticas adoptadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Por lo tanto, si bien el nivel de deuda hoy no es un problema, a la Argentina se le puede complicar".El Gobierno está esperanzado en que la economía crezca. Por lo tanto no tendrá que salir a contraer nuevos empréstitos, y además, si crece el PBI proporcionalmente el nivel de deuda bajaría, analizó el especialista.También comparó Salvador que el monto de la deuda con relación al tamaño de la economía de un país no tiene que ser de por sí alarmante, Chile debe un monto equivalente al 75% de su PBI;Brasil, el 100% y España, el 170% de su PBI. Lo que sí es válido tener en cuenta qué capacidad de pago tiene cada país, qué tan fuerte y estable es su actividad económica. No es lo mismo endeudarse para gastos corrientes, como pagar sueldos, por ejemplo o que contraer deuda para hacer grandes obras de infraestructura que colaboran para mejorar la actividad productiva de un país", comparó Salvador.