Cholunotas Miércoles, 10 de octubre de 2018

Taylor Swift hace de la política algo personal

El primer gran salto de Taylor Swift a la política le habrá generado algunos "haters" adicionales, pero su pronunciamiento en torno a una reñida contienda al Senado estadounidense probablemente no genere una fuerte reacción negativa contra la cantante country convertida en estrella pop, dicen comentaristas.

Los republicanos ahora tienen algo de resentimiento hacia la artista tras su sorpresivo anuncio del domingo en Instagram expresando su apoyo al candidato demócrata de Tennessee Phil Bredesen y un argumento contra la candidata republicana Marsha Blackburn.

Los republicanos y el presidente de Estados Unidos Donald Trump ya la han reprendido por hacerlo, pero los seguidores de Swift cerraron filas en su apoyo y muchos otros la han aplaudido por pronunciarse.

"Ella mide cada palabra cuidadosamente, pero tiene que hacerlo porque pocos artistas reciben tanto escrutinio como ella", dijo Beverly Keel, jefa del departamento de la industria musical en la Middle Tennessee State University. "La gente analizará cada una de sus palabras".

Acompañada por una selfie parecida a una Polaroid, Swift reconoció que en el pasado estuvo reacia a expresar públicamente sus opiniones. Pero dice que las cosas han cambiado en los últimos años, una posible referencia a cuando acudió a las cortes el año pasado para declarar contra un locutor de radio que según ella la manoseó.

El historial de voto de Blackburn "me consterna y horroriza", escribió Swift apuntando el voto de Blackburn contra el pago igualitario para las mujeres y de una ley sobre violencia contra las mujeres. Trump, quien ha hecho campaña por Blackburn, desestimó la opinión de Swift de la candidata al decir que la cantante "no sabe nada sobre ella. Y digamos que ahora me gusta la música de Taylor un 25% menos, OK?".

No es la primera artista que expresa su apoyo por Bredesen, un exgobernador de Tennessee que en su actual campaña ha recibido la ayuda del ganador de cuatro Grammy Jason Isbell y del rockero Ben Folds. Otros artistas country han participado en otras elecciones estatales, como el dúo Brothers Osborne, que tocó en un evento de campaña de Karl Dean, un candidato a gobernador demócrata.

Keel, una veterana publicista musical en Nashville, dijo que algunos artistas están inclinados a ser políticos, otros no, y hay muchos entre ambos extremos.

"Si ves a gente como Rosanne Cash, Jason Isbell, es parte de su ADN, es parte de quienes son. Impulsa su arte", dijo Keel.

Cash defendió a Swift en Twitter diciendo que "aquellos que le dicen que se mantenga alejada de la política de hecho le están diciendo que se mantenga alejada de la ciudadanía. El resto de nosotros le expresamos nuestra profunda admiración".

Swift también recibió apoyo de Ellen DeGeneres y el actor Mark Hamill, mientras que el político republicano Mike Huckabee desestimó el impacto de Swift en la elección subestimando a sus fans como "niñas de 13 años" que no pueden votar. (Según Vote.org, hubo un incremento significativo en la inscripción de nuevos votantes tras el mensaje de Swift, pero no está claro cuánto se debe al anuncio de la superestrella).

En Nashville, la persistente parábola de las Dixie Chicks surge cada vez que un artista expresa una opinión política. El popular trío country laureado con el Grammy fue criticado luego que su cantante Natalie Maines dijo en ultramar en 2003 que estaban avergonzadas del entonces presidente George W. Bush por la guerra en Irak. Es tan ubicuo como tema en Nashville que se ha convertido en un verbo: ser o estar "Dixie Chickeado".

Diane Pecknold, profesora de estudios de la mujer y de género en la Universidad de Louisville, dijo que la transición de Swift del country al pop ha ampliado su base de seguidores.

"No tiene que preocuparse de la posibilidad de alienar a lo que se percibe como la base conservadora country", dijo Pecknold.

La frase común de "cállate y canta" sigue llegando a muchos artistas, pero en la era de las redes sociales todo el mundo tiene una opinión, incluso sobre la opinión de Swift, señaló Keel.

"En Facebook, he visto a amigos míos decir desde 'No compraré nunca más otro álbum de Taylor Swift ' hasta 'Acabo de ir online y compré todo su catálogo'", dijo Keel.

Nadine Hubbs, profesora de estudios de la mujer y música en la Universidad de Michigan y autora de "Rednecks, Queers and Country Music", apunta que el anuncio de Swift ni siquiera menciona a un partido político, sino que se enfoca en asuntos de como derechos humanos, derechos de la comunidad LGBTQ, igualdad de salario y discriminación racial.

"Ella evita de forma efectiva caer en una trampa en la que su mensaje podría reducirse y ser desestimado como partidismo", dijo Hubbs.

Hubbs dijo que muchos artistas country, como Tim McGraw, Alan Jackson y Toby Keith, siguen un modelo similar de no identificarse como demócratas o republicanos. Swift en cambio decidió identificarse como Tennesseana en su misiva.

Swift hizo su declaración política muy personal y usó un lenguaje muy específico, lo que va en tándem con las canciones personales que la caracterizan, agregó Hubbs.