Diario Uno > China Watch > animales

Mejores comodidades para los animales

Un zoológico en Nanjing, provincia de Jiangsu, que luchó por mantenerse a flote durante el cierre provocado por el COVID-19 el año pasado, ha tenido un renacimiento notable

Un zoológico en Nanjing, provincia de Jiangsu, que luchó por mantenerse a flote durante el cierre provocado por el COVID-19 el año pasado, ha tenido un renacimiento notable.

El hombre detrás de este giro es Shen Zhijun, de 50 años, horticultor y defensor del bienestar animal. En 2008, se convirtió en el director más joven en la historia del Zoológico Forestal de Hongshan en Nanjing, fundado en la década de 1920.

Te puede interesar...

En pasado agosto, Shen recurrió a Internet para publicitar su reforma de una década: una serie de campañas que transformarían el parque de vida silvestre de 65 hectáreas ubicado en bosques montañosos al norte de Nanjing de un zoológico tradicional a uno que valora la conservación de la vida silvestre. Durante 13 años, Shen ha transformado el paisaje del parque y prohibió los espectáculos de animales, el elemento vital financiero de muchos zoológicos.

En un discurso titulado La búsqueda de un zoológico, Shen habló sobre los cambios humanos y exitosos introducidos en su zoológico. Dichos cambios incluyen una piscina y una ducha gigante para los elefantes, un frondoso parque infantil en el valle del orangután, un entorno selvático para los casuarios (un ave feroz en peligro de extinción de Australia) para vagar y aparearse, y un lugar de descanso aislado para los animales a punto de dar a luz. “Descansar era un derecho animal básico”, sostuvo en el evento en línea organizado por Yixi.tv.

Durante su discurso, el equipo de Shen utilizó tecnología de impresión 3D para reparar el diente de un mono y restaurar el pico roto de una grulla de corona roja. Además, Shen describió las avanzadas técnicas que se están utilizando para estudiar los hábitos reproductivos de los casuarios, y cómo el personal del zoológico hizo su mayor esfuerzo para enviar a una cría de chimpancé abandonada de regreso a su tropa.

La presentación de 30 minutos le convirtió de la noche a la mañana en una estrella del Internet. Aprovechando la ola del interés público, el zoológico introdujo un programa para que los usuarios de Internet “adopten” animales durante un período. Por ejemplo, 20 personas pueden adoptar colectivamente un leopardo durante un año, pagando cada uno 100 yuanes (u$s 15), el doble del precio de una entrada. A cambio, los donantes reciben noticias periódicas sobre los animales que patrocinan y están invitados a visitarlos.

Gracias a estas fórmulas innovadoras para recaudar fondos, Shen ha logrado revertir la precaria situación económica provocada por la pandemia. Cree que el éxito de su charla se debe a que ha sabido comunicar cuál es la auténtica misión de un zoo moderno. “Tiene que educar al público en el respeto al medio ambiente y hacerle entender que de él depende la supervivencia de los seres humanos y de los animales. También debería servir para que las personas empaticen con la vida salvaje y transformen ese sentimiento en acciones”.