Diario Uno > Marcelo Marzola

Caso Marcelo Marzola: aún no se sabe de qué murió el hombre que comió milanesas en mal estado

Pasó más de un mes desde la trágica muerte de Marcelo Marzola, días después de comer milanesas que tenían un sabor extraño. Realizan más pruebas

Marcelo Marzola murió el 26 de enero pasado. La principal sospecha de la familia es que las milanesas que había comido unos días antes “tenían algo raro”, y podría haber sido el pan rallado. A pesar de haber pasado más de un mes, aún no está determinada la causa de la extraña muerte del hombre de 46 años.

El Cuerpo Médico Forense hizo la autopsia de Marzola para saber qué provocó su muerte, especialmente ante la insistente sospecha de la familia que fue luego de comer milanesas en mal estado.

Te puede interesar...

A pesar de todas las herramientas con las que cuenta, los especialistas no lograron saber si hubo algún factor externo que causara la muerte de Marzola e indicaron que necesitaban estudios más minuciosos.

Para eso, buscaron un laboratorio con una mayor tecnología, lo que les llevó unas semanas conseguir uno donde realizaran los estudios necesarios.

marcelo marzola.jpg

Esto también implica un costo más elevado, pero lo fundamental para los investigadores, y especialmente para la familia de Marzola, es saber qué lo mató.

Estos nuevos estudios demoran en dar resultados, por lo que le anticiparon a la familia de la víctima que deberán tener paciencia hasta que se puedan conocer detalles de las pericias.

El hecho

Una gran conmoción causó la muerte de Marcelo Marzola, quien hacía años era militante del Partido Justicialista de Luján, y sus amigos aseguraron que era muy servicial y se desvivía por todos.

Estaba sin trabajo, pero unos días antes de su muerte había conseguido entrar a una obra en construcción junto a su hijo mayor, donde debía empezar a trabajar un día antes de su muerte.

El 20 de enero, Marcelo Marzola, su esposa y sus hijos prepararon el almuerzo en su casa de Maipú. Milanesas que hicieron ellos en su casa con una ensalada de arroz. Pero en el primer bocado sintieron un gusto feo.

Lo primero que hicieron fue sacarle la milanesa a la hija más chica, a quien se la habían cortado en pedacitos en su plato. Su esposa también desistió de comer, mientras que Marcelo y su hijo mayor continuaron con el almuerzo.

marcelo marzola 3.jpg

Luego, las sobras se las dieron a sus perros y gatos, como comúnmente hace cualquier familia. Pero al día siguiente se encontraron con una escena que jamás habían pensado. Todas las mascotas estaban muertas.

Ese mismo día Marcelo y su hijo mayor estaban muy descompuestos y tenían entumecimiento en su cuerpo, y ante lo que había pasado con los animales, fueron inmediatamente al Hospital Paroissien, donde quedaron en la guardia con suero.

El hijo mejoró y fue dado de alta a las pocas horas, mientras que el cuadro de Marcelo era cada vez peor. No se podía mover, ni tampoco podía hablar.

A pesar de esto, al día siguiente le dieron el alta sin ningún diagnóstico. El hombre no podía hablar y tenían que movilizarlo en silla de ruedas. Regresó a su casa sin ningún tratamiento médico.

Durante los días siguientes se fue recuperando muy lentamente, pero la debilidad que tenía nunca la había sentido. El lunes 25 tenía que ir a trabajar, pero no tenía fuerzas, y decidió ir al Hospital Central.

Quedó internado y le hicieron estudios, pero antes de poder aplicar un tratamiento y saber con exactitud que tenía, Marcelo Marzola murió.

Los médicos solo pudieron estimar que había sufrido una gastroenteritis severa con un origen infeccioso.

Una familia atravesada por la tragedia

Los últimos meses del 2020 fueron muy duros para la familia Marzola. Habían ido a vivir a Maipú a la casa de los padres de Marcelo, ya que eran muy mayores y debían cuidarlos.

Lamentablemente los padres de Marcelo se contagiaron de coronavirus y en noviembre murieron como consecuencia de esa enfermedad.

Lo mismo ocurrió unas semanas más tarde con su suegro, papá de su esposa Vanesa Navarrete.

Y en enero, cuando la familia trataba de recomponerse de estos golpes duros, terminó con la muerte del hombre de 46 años y aún no se sabe por qué.