Un amigo de Marcelo Marzola (46) aseguró que era un gran hombre, que hacía años militaban juntos en el Partido Justicialista de Luján de Cuyo y que siempre se desvivía por los demás. Estaba sin trabajo, pero la semana pasada consiguió uno para la construcción junto a uno de sus hijos. Iba a empezar el lunes, pero no pudo hacerlo porque murió tras comer milanesas en mal estado en su casa de Maipú.

Tal fue la conmoción que hasta el Gobierno provincial inició una investigación del caso: Higiene de los Alimentos, Epidemiología, Zoonosis y el Cuerpo Médico Forense ya han intervenido y se aguarda el resultado de la autopsia para determinar la causa de su muerte.

Te puede interesar...

"Es buena gente. Un tipazo, se desvivía siempre por los demás", aseguró este miércoles a Diario UNO Claudio sin creer aún lo que le pasó a su amigo, compañero de militancia política y social y padre de dos hijos.

"Estaba viviendo en Maipú, en la casa de sus padres que eran muy mayores y los estaba cuidando", contó el amigo y sostuvo que durante el 2020 los dos se contagiaron de coronavirus. "Primero murió la mamá, y después el padre", dijo.

A esto se sumó luego que su suegro también falleció en noviembre pasado como consecuencia del mismo virus.

Claudio aseguró que llamó a la familia y a él todos los días para saber cómo estaba tras haberse intoxicado y dado de alta a pesar de no estar recuperado por completo. El martes fue llevado al Hospital Central, donde lo internaron, le hicieron estudios, pero no pudieron determinar exactamente qué le pasaba y falleció. Los médicos les informaron solamente que tenía una severa gastroenteritis con origen infeccioso. " No podía hablar, la mujer me contaba un poco lo que estaba pasando, que estaba en silla de ruedas, que no se podía mover", relató el hombre.

marcelo marzola 3.jpg

La última vez que Claudio habló con Marcelo fue durante el fin de semana, cuando su amigo había recuperado el habla: "Ahí me contó que le habían dado las sobras de las milanesas a los cuatro perros y que al otro día los encontraron muertos". También murieron dos gatos que tenía la familia Marzola.

También conversó con uno de sus hijos, quien el domingo le dijo que estaba un poco mejor y que ya se levantaba solo de la cama para sentarse en la silla de ruedas.

Si bien Marcelo era secretario de Finanzas y Movilidad del Consejo departamental de Luján de la Juventud, estaba sin trabajo. La semana pasada había conseguido un puesto para empezar en la construcción desde este lunes, junto a su hijo, pero no pudo hacerlo.

Claudio también indicó que al parecer algo raro tenía el pan rallado que usaron para las milanesas que comieron la semana pasada, pero que hasta el momento no saben qué pasó con Marcelo.