Cuidados

Cómo usar aloe vera para eliminar las arrugas y las patas de gallo

El aloe vera es una de las plantas más usadas en la industria de la estética ya que ayuda a eliminar las arrugas y patas de gallo

El aloe vera, o sábila, es una de las plantas que todas las personas deberían tener en su jardín u hogar. Ya sea porque es muy fácil de cuidar, o por los beneficios que tiene para la piel y la salud, esta siempre es una gran opción para tener en casa.

La planta de aloe vera posee propiedades muy importantes para la salud y la estética y en este último rubro, uno sus valores más importantes tiene que ver con el combate contra las arrugas y, por lo tanto, contra el paso del tiempo.

aloe vera, arrugas.jpg

El aloe vera elimina las arrugas

Según una investigación de la Universidad Nacional de México, la planta de aloe vera contiene un nivel muy alto de colágeno y elastina. Estas propiedades hacen que sea muy usada en cremas destinandas a obtener una piel tersa, suave y sin arrugas. Pero no hace falta ir a comprar un producto, ya se que se puede hacer una mascarilla casera propia.

Estas no son las únicas propiedades que contiene el aloe vera para eliminar las arrugas, sino que al tener efectos antioxidantes también contribuyen a que las personas se vean más jóvenes y luzcan una piel más atractiva.

Aloe vera.jpg

Cómo eliminar las arrugas con aloe vera

A la hora de eliminar las arrugas, las patas de gallo y las líneas de expresión, el aloe vera es ideal. Si ya se tiene la planta, solamente hay que saber algunos pasos para crear una mascarilla casera de belleza.

Para fabricar este tratamiento de belleza anti arrugas y patas de gallo, se deben seguir los siguientes pasos:

  • Cortar una hoja de aloe vera
  • Dejar que repose durante 24 horas
  • Retirar los bordes de las hojas y cortar estas en pequeños cubos
  • Raspar el gel de cada hoja y colocarlo en un recipiente
aloe vera.jpg

Una vez que se hayan hecho todos estos pasos, hay que colocar el gel del aloe vera en las zonas donde hay patas de gallo y arrugas usando los detos. Después se lo deja actuar durante unos 15 minutos y se enjuaga con agua tibia. Finalmente, hay que secar el rostro con una toalla limpia. Lo ideal es repetir este proceso de manera regular y así obtener una piel tersa y suave.

Temas relacionados: