Mendoza - Mendoza Mendoza
miércoles 26 de julio de 2017

Megajuicio: "No estoy arrepentido, volvería a hacerlo", dijo uno de los acusados

La penúltima jornada de debate en el juicio por delitos de lesa humanidad en Mendoza no duró más de 15 minutos. En ella se leyeron las últimas palabras de algunos de los acusados.

"No estoy arrepentido. Volvería a hacerlo". Esas seis palabras corresponden a Paulino Furió, uno de los acusados en la megacausa por delitos de lesa humanidad que se desempeñó como jefe del G2, división de Inteligencia del Ejército durante la última dictadura militar.

Apenas se escucharon unos murmullos entre el público, menos entre los pocos acusados que estaban en la sala de debate, ya que la gran mayoría estará presente para el dictado de la sentencia.

La penúltima jornada de debate no duró más de 15 minutos. En ella se leyeron las últimas palabras de algunos de los acusados.

"Eran ellos o nosotros" afirmó Paulino Furió, cuando uno de los jueces lo interrogó en su casa.
En sus últimas palabras antes de la sentencia, Furió expresó que sus acciones están justificadas y agregó que el que debería rendir cuentas es su Comandante.

De la misma opinión fue José Antonio Fuertes. Para él, los jefes son los responsables y los suboficiales solamente tropas. Fuertes está acusado de homicidio agravado, privación abusiva de la libertad y aplicación de tormentos.

Fueron los únicos que hablaron, ya que Ricardo Miranda, Dardo Migna y Alcides Francisca prefirieron solamente no ser trasladados a Mendoza para escuchar sus respectivas sentencias.

En la sala de debates aguardaba Pedro Modesto Linares para hablar. Cuando fue su turno solamente dijo: "Ratifico lo dicho por mi defensa durante el juicio" y volvió a sentarse.

El juez presente
Entre los acusados resaltaba la figura del ex juez federal Guillermo Max Petra Recabarren.

megajuicio-5.jpg
Entre los acusados resaltaba la figura del ex juez federal Guillermo Max Petra Recabarren.
Entre los acusados resaltaba la figura del ex juez federal Guillermo Max Petra Recabarren.

El ex magistrado había llegado a la sala de debates varios minutos antes que comenzara. Al principio se sentó en el lugar del público y luego se trasladó adonde se ubican los acusados.

Siempre con un gesto serio, el ex magistrado escuchó lo que fue la previa a la sentencia en el juicio que lo tiene acusado como partícipe primario en 17 casos de homicidios agravados y en cinco casos de privación abusiva de la libertad.
Fuente:

Más Leídas