Vendimia solidaria Domingo, 2 de diciembre de 2018

Con esperanza y compromiso

La Asociación Solidaria y Laboral Esperanza funciona en Guaymallén y ayuda a más de 160 familias con bolsones de mercadería.

La Asociación Solidaria y Laboral Esperanza (ASLE), nació el 31 de agosto de 1999. Funciona en la zona más antigua del departamento de Guaymallén. En lo que anteriormente era la Unión Vecinal Corporación Villas Unidas, ubicada en calle San Juan de Dios 788.

El predio estaba en situación de abandono y fue recuperado por los integrantes de ASLE. Hoy es la sede donde funcionan y llevan adelante sus actividades.

La institución está integrada por cinco personas que ad honorem forman la comisión directiva, y aproximadamente 12 voluntarios que colaboran en las distintas tareas. "Desde chica he participado en proyectos que tienen que ver con lo social y en un determinado momento personal encontré esta institución que me ayudó mucho. Entonces desde lo que sabía hacer y brindando distintas capacitaciones me sumé a su trabajo. Hoy hace 17 años que estoy y sigo trabajando con ellas, señaló Mariela Córdoba, una de las directivas de ASLE.

"Es una comunidad con intereses muy definidos, que apuesta a la educación para sus hijos, que no les gusta tanto pedir ayuda, son solidarios entre ellos y eso hace que nosotras también podamos trabajar en la zona. Que los acompañemos y hagamos una escucha activa, que es tan importante para quienes atraviesan situaciones complejas", dijo Mariela.

Silvia Tano también forma parte de esta comisión y explicó : "trabajamos todo el año en base a cuatro programas, uno se llama Un Niño Feliz y es bajo el cual realizamos determinados festejos a lo largo del año, como el del día del niño, donde nos reunimos para que los pequeños pasen un momento de entretenimiento y felicidad. Algo muy necesario, ya que muchos viven cotidianamente situaciones muy tristes".

Otro programa que desarrollan es Alimento y algo más, "donde buscamos re establecer la importancia que tiene la familia. Trabajamos entonces para que la comida sea un momento de encuentro familiar, en el que puedan comer todos juntos. Para ello, trabajamos junto al Centro de Salud N° 15, que nos deriva a los niños con un diagnóstico de bajo peso, desnutrición, o en situación de riesgo inminente. Nosotros les damos bolsones de mercadería a esas familias, que son más de 160. Pero además, les enseñamos manipulación de alimentos y los capacitamos para que aprendan a cocinar", comentó Mariela Córdoba.

El tercer eje de esta asociación es el deporte, en donde casi 70 chicos de 6 a 12 años realizan distintas actividades como judo, gimnasia deportiva, fútbol, o hockey. Y se les da también una merienda. Los profesores son dispuestos por el municipio de Guaymallén y son quienes además de enseñar, contienen y motivan a los pequeños. Buscan a través de estas disciplinas, enseñarles valores, brindarles amor, mostrarles otra realidad.

Finalmente el proyecto que sostiene al resto y a las distintas acciones de la asociación en general, se denomina Tu regalo es mi trabajo. "Donde nos relacionamos con los grandes supermercados de Mendoza como Carrefour, Libertad, Wall Mart o recientemente con Río Shop. Allí, un grupo de voluntarias envuelven los regalos a cambio de una propina. Colaboración que nos permite seguir trabajando, aunque nos falten los recursos para terminar el salón donde funcionamos, o para arreglar el piso de la canchita en la que los niños realizan deportes", remarcó Silvia Tano.

Sin embargo, eso no las detiene, porque lo más importante es el trabajo que todos los días realizan. Acompañando a estas familias, muchas de las cuales no saben dónde golpear puertas, cuáles son sus derechos, o a quienes recurrir.

"Nosotras conocemos a todos los que vienen a la asociación, sabemos cada una de sus historias, hacemos un seguimiento y sabemos dónde y para qué sirve la ayuda que brindamos", concluyó Mariela Córdoba.

Más noticias