Sociedad

Frotar la lámpara para que se iluminen los cuentos recuperados

El proyecto de la lámpara-cuento de la UNCUYO participó de la feria tecnológica Innovar 2022. Fue elegido para exponer en ese foro nacional. Es un desarrollo del Laboratorio de Juegos, compartido con las cooperativas de personas recuperadoras de materiales, y un ejemplo de triple impacto.

“En el año 2090, en la gris ciudad basurera, vivía un viejo muy malo. Raúl, así se llamaba el viejo, amaba la basura. Él había crecido en un basural y fue allí donde aprendió a vivir de lo que conseguía. Sus amigos de aventuras eran los gusanos, las aves carroñeras, y sus favoritas, las cucarachas. Se abrigaba con diarios y nailon y, como zapatillas, usaba botellas. Cuando creció, dejó el basural y comenzó a deambular los barrios...”.

Se trata de "El viejo de la bolsa", uno de los capítulos del cuento El viejo de la bolsa y la bruja cartonera. Historias para las infancias, encerradas e iluminadas en la lámpara de materiales recuperados, construida por las cooperativas de personas que rescatan los elementos desechados y los devuelven en forma de juegos para niñas y niños.

lampara-cuento-innovar-4.jpg

La lámpara-cuento que hace soñar a las infancias con historias humanizantes y ecológicas

Todavía resuena en nuestros oídos un cuento de historias recuperadas en medio de Tecnópolis, en el partido bonaerense de Vicente López, donde estuvo montada la feria llena de “inventos” realizados por personas que proyectan la esperanza humana con exactitud científica.

La crónica dura ya registra que “Cuéntame con Luz” es el nombre de la lámpara-cuento elaborada por el Laboratorio de Juegos de la UNCUYO que se mostró en el Concurso Nacional de Innovaciones, Innovar 2022. Detalla la reseña periodística que este proyecto participó en la categoría “Producto innovador”, durante la decimoséptima edición, que transcurrió entre el jueves 20 y el sábado 22 de octubre en Tecnópolis. El resumen también advierte lo que quedó impreso en el catálogo de la feria: en la convocatoria, se presentaron 977 proyectos, de los cuales 324 fueron elegidos para participar de la feria Innovar. Entre ellos, estuvo nuestra lámpara-cuento.

Que lo cuente Viviana

“La lámpara-cuento es un producto que surge del Laboratorio de Juegos, es un proyecto del Programa de Economía Social y Ambiente de la Universidad Nacional de Cuyo. Tiene como objetivo agregar valor a los materiales que recolectan las cooperativas dedicadas a la recuperación de esos mismos componentes que fueron desechados. Agregar valor siempre ha sido la demanda de las cooperativas y, para eso, hay que conseguir financiamiento, para tener algunas estructuras para desarrollar los productos. Comenzamos con juegos con esta idea de agregar valor”, detalla desde Buenos Aires Viviana Paredes, que, junto a Débora Vitaliti y Viviana Martínez, conforma la delegación mendocina que participó de la feria tecnológica nacional. “La lámpara-cuento es un producto que surge del Laboratorio de Juegos, es un proyecto del Programa de Economía Social y Ambiente de la Universidad Nacional de Cuyo. Tiene como objetivo agregar valor a los materiales que recolectan las cooperativas dedicadas a la recuperación de esos mismos componentes que fueron desechados. Agregar valor siempre ha sido la demanda de las cooperativas y, para eso, hay que conseguir financiamiento, para tener algunas estructuras para desarrollar los productos. Comenzamos con juegos con esta idea de agregar valor”, detalla desde Buenos Aires Viviana Paredes, que, junto a Débora Vitaliti y Viviana Martínez, conforma la delegación mendocina que participó de la feria tecnológica nacional.

Desde el área universitaria señalaron que –en un contexto de crisis ambiental, social y económica–, con la lámpara-cuento se busca concientizar sobre el uso y cuidado de los bienes naturales, a la vez que luchar contra la pobreza, generando condiciones dignas de trabajo para integrantes de las cooperativas de recuperadores. Es decir, una mirada y una acción de triple impacto.

Por lo tanto, la impronta de este laboratorio radica en resignificar los materiales reciclables que recolectan las cooperativas de recuperadores, elaborando productos creativos y sustentables que se adaptan a diferentes edades y contextos.

lampara-cuento-innovar-2.jpg

Viviana Paredes, Débora Vitaliti y Viviana Martínez, las expositoras de la lámpara-cuento en Tecnópolis

En ese sentido, Paredes es puntillosa, con realismo sociológico y con la justa dosis de esperanza artística necesaria. “Con un código QR accedés al audio del cuento. Es una historia que pone en valor la labor de las personas recuperadoras. Cada cara del cubo de la lámpara tiene un capítulo del cuento. Además, están los otros tres juegos para las infancias que son producidos por las cooperativas: el Recibásquet mini, el Pescatutti y el Memorecicla, pero el año no ha terminado para nosotras. Nuestro objetivo de fin de año es sacar un nuevo cuento con la lámpara. El cuento se llama “Una esperanza que crece”. Esta historia surge a partir de la realización de talleres de escritura con un club de fútbol de gestión social de Luján de Cuyo”.

laboratorio-de-juegos-uncuyo.jpg

El Recibásquet mini, el Pescatutti, el Memorrecicla y la Lámpara-cuento, los productos del Laboratorio

El producto final fue diseñado y elaborado por empleados de la Universidad con la intención de poner en valor el trabajo de las y los recuperadores. Intervinieron en su desarrollo: Viviana Martínez, Débora Vitaliti y Viviana Paredes (diseño y elaboración de la lámpara), Ger Aloi (ilustración), Victoria Pasero (redacción del cuento), Luli a Secas (voz narradora), Gabriela Garzón (locución), Nicolás Zervos (grabación) y Daniel Postizzi (edición de audio y sonidos).

lampara cuentolaboratoriojuegoscooperativasrecuperadorasuncuyo

Temas relacionados: