Diario Uno > Un bocado > Tomates

Temporada de conservas: tomate

Nos preparamos para disfrutar de una gran variedad de frutas y verduras. Vamos por algo bien fresco: tomates

Dejamos de lado recetas y preparaciones mas calóricas y vayamos por platos más frescos, con muchos vegetales crudos, saludables, y aquí particularmente en Mendoza por su clima, tenemos una producción grande de frutas de carozo y de “tomates”.

Si hay un lindo recuerdo que tengo de chico, es el de sumarme con mis hermanas y primos a envasar tomate con mi abuela Alix. Recuerdo que comprábamos varios cajones de tomates, frascos, tapas, y en donde cada uno tenía su función bien orquestada por mi abuela. Arrancábamos temprano y divertidos, y no voy a mentirles…ya los últimos cajones por la tarde se hacía pesado!

Te puede interesar...

conservatomate3.jpg

Es que la mejor época para hacer conserva de tomate es fines de verano, donde se puede ver en verdulerías, feria y hasta en puestos de la calle… muchísimos cajones de tomate ofrecidos. Marzo y abril, son sin duda meses para hacer conservas, y aprovisionarse para el invierno. Mendoza es una provincia fría durante el invierno, donde la variedad de frutas y verduras durante la época fría es bastante escasa. Sin contar que esta tradición también viene de nuestros inmigrantes españoles e italianos.

Cuando un producto está en plena temporada, es cuando más se disfruta ya que tiene mejor sabor y mejor precio.

En lugar de comprar esos tomates duros, sin sabor y de precio muy elevado que se consiguen de invernadero en pleno invierno, es mucho mejor reemplazar nuestra recetas con nuestros frasquitos de tomate en conserva. Nos hemos acostumbrado a tener tomate todo el año, pero no hay que olvidar que es una fruta de temporada que tiene su mejor momento entre los meses de febrero y abril, siendo el mes de marzo en donde esta en mejor punto y a mejor precio, bajando incluso más de 5 veces su precio a lo que se consigue en invierno.

Ahora es el momento de comprar una buena cantidad de tomates y preparar conservas con ellos. Yo recomiendo el tomate perita, creo que es el mejor para hacer conserva, pero claro está que pueden hacerlo con tomates redondos, tomates cherrys y hoy por suerte comienzan a aparecer un montón mas de variedades diferentes de tomates con formas y colores poco conocidos. Animarse a probar a ver como salen.

Yo acá les cuento mi receta muy sencilla con algunas variantes.

Primero lo que yo hago en casa es ir guardando los frascos de vidrio que vienen con mermeladas, mayonesas, lo que sea. Siempre lavarlos bien y escurrirlos, y yo luego los rocío por dentro con agua con alcohol, dejándolos boca abajo para que se sequen bien y no les entre polvillo. Muy importante hacer lo mismo con las tapas, que dicho sea de paso, es muy importante ir a comprar tapas nuevas en cualquier ferretería. También podemos usar botellitas de vidrio pequeñas para el tomate triturado. Con respecto a las tapas, dependiendo del envase que tengamos, vamos a necesitar tapas a rosca o tapas corona, para estas últimas vamos a necesitar la maquinita que las cierra, que seguro alguna abuela o vecina tienen.

tomates conserva1.jpg

Luego pondremos una olla con agua hirviendo en donde vamos a escaldar los tomates, yo siempre les hago un pequeño corte por arriba y por debajo al tomate en forma de cruz para que sea luego mas fácil pelarlo. Este proceso no debe durar mucho, sino más bien pocos segundos. No queremos cocinar el tomate, solo quitarle su piel. Luego que los tenemos pelados es donde podemos guardarlos enteros, mitades o cuartos en frascos grandes. Aquí luego podemos agregarle alguna cosita como dientes de ajo, hoja de laurel, granos de pimienta, o ají dulce que me gusta mucho. Siempre tenemos que presionar bien los tomates dentro del frasco para no dejar aire. Podemos completar con un poco de agua o mismo jugo del tomate. Hay quienes agregan antes de cerrarlo unas gotitas de jugo de limón, esa acidez ayuda a la conservación, pero yo no suelo hacerlo. Con una buena manipulación del producto y una esterilización posterior bien hecha, no hay mayor problema.

Otra alternativa y era una de mis tareas de chico, es la de moler con la picadora el tomate, y así hacerlo salsa. Luego llevar botellitas pequeñas que y cerrar con la tapa corona. Muy practico este envase para luego hacer pizzas, salsas o condimentar con orégano y oliva para acompañar un asado.

Para dejar las conservas bien cerradas, herméticas y esterilizadas, una vez que cerramos bien el frasco, los cuezo durante unos 30 minutos a baño maría, que extiendo a 45 minutos si son frascos grandes de kilo. Pasado este tiempo, retirarlos con cuidado y dejarlos enfriar sobre una mesada de madera boca abajo. Importante no hacerles un choque térmico ni golpearlos para que no se rompan.

Las recetas con tomate que podemos preparar son muchas. Podemos hacer salsas tipo portuguesa con cebolla y aceitunas, agregarle morrones asados, o preparar también mermelada de tomate que queda riquísima tanto para comer al desayuno, como para luego acompañar carnes y otros platos. La mermelada se prepara cortando cubos de tomate y agregándole la mitad del peso en azúcar. Mi secreto es dejarlo reposar al tomate con el azúcar por 1 día en heladera y con 2 clavos de olor. Luego cocinar a fuego bajo, removiendo constantemente hasta llegar al punto.

Espero que se animen a preparar sus propias conservas de tomate. Económico, rico, más saludable y además una muy linda actividad para hacer en famila. Las tradiciones permanecen mientras las sigamos haciendo!