Las marcas de carretas que dejaron huellas en nuestra alimentación, no se pueden determinar con exactitud, tampoco el momento preciso en la historia de la humanidad de cuándo nació la olla, pero sí sabemos que fue desde el origen de la alfarería.

Cuando este elemento fundamental de la cocina apareció, también surgen las primeras cocciones de alimentos, es ahí donde se originan los primeros guisados. Un guisado o guiso es una comida de cocción larga.  Cada país, región, ciudad u hogar  del mundo tiene su propia versión.

Una preparación realizada de manera informal con los ingredientes que se tenían a mano en aquellos y estos años.

De lo que les voy hablar hoy es del famoso guiso carrero, relacionado directamente con quienes conducían las carretas en épocas coloniales.

Cuando los viajantes o las tropas paraban a descansar por esos caminos, siempre se sacaba a “la morocha”, una olla de tres patas, rustica y llena de hollín provocado por la misma cocción a leña que era lo habitual de aquellos momentos. En esas ollas podían entrar ingredientes varios, los que se transportaban o animales que se podían encontrar por el camino y hasta vegetales estacionales, frutas y flores. Todo terminaba en “la morocha”, la generosa que aportaba esos suculentos almuerzos. Siempre se buscaba que el guisado no quedara muy líquido porque era más difícil de comer, y saciaba menos, solo se preparaba con más caldo cuando escaseaban los ingredientes.

Ingredientes:

(para seis personas)

750 g de carne de cerdo o vacuna, cuadril, nalga, tortuguita, etc, (va en presupuestos y en lo que tengamos en casa)
Cebolla, 1
Cebolla de verdeo, 200 g
Ají morrón verde, 1
Papa, 1 grande
Zanahoria, 1
Zapallo, 250 g
Choclos, 2
Tomates peritas, una lata
250 gr de fideos guiseros
Caldo de carne o verdura, cantidad necesaria
Aceite, 6 cucharadas
Orégano y tomillo, a gusto
Laurel, 2 hojas
Sal, pimienta, ají molido y pimentón

Preparación:

– Pelar y picar la cebolla.
– Lavar y cortar en rodajas la cebolla de verdeo.
– Lavar, quitar las nervaduras y semillas y picar el ají morrón.
– Pelar y cortar las papas batatas y zapallos en cubos del tamaño de un bocado.
– Pelar y cortar las zanahorias y los choclos en rodajas finas.
– Cubetear los tomates.
– Desgrasar la carne y cortarla en cubos.
– En una olla grande calentar el aceite y rehogar los cubos de carne a fuego fuerte hasta que quede dorada.
– Retirar la carne y rehogar el ají junto con la cebolla hasta que esta transparente.
– Incorporar la carne, la zanahoria y los tomates peritas cubeteados y con su jugo.
– Agregar caldo hasta casi cubrir la carne.
– Salpimentar y condimentar con las hierbas, el laurel, el ají molido y el pimentón.
– Dejar cocinar a fuego suave unos tres cuartos de hora revolviendo de vez en cuando con cuchara de madera y agregando caldo si es necesario.
– Agregar las papas.
– Cuando retome el hervor agregar los fideos.
– Esperar unos 5 minutos e incorporar los choclos y el zapallo.
– Cada vez que se incorpore un ingrediente cuidar que tenga la suficiente cantidad de caldo.
– Seguir hirviendo, siempre con la cacerola destapada hasta que los ingredientes estén cocidos y el guiso carrero espese.

Buen provecho y disfruten de cocinar en casa

Instagram: pablomariglianochef

Fan page Facebook: recetas fáciles chef Pablo Marigliano

Te puede interesar...