Diario Uno > Sociedad > Leyenda

Video: Gallineto Giménez, una leyenda viviente que sigue creciendo

Es el músico más querido de toda una región de Mendoza y en plena pandemia presentó nuevo disco con la nueva banda: T.R.E.N. El rock sanmartiniano ya lo cuenta como una de sus figuras

Uno puede ser bueno en lo que hace. Puede ser perfecto, el mejor. Eso dependerá casi siempre de la dedicación y el esfuerzo que se ponga. Pero ser el más popular, el más querido, ser casi una leyenda, eso es otra cosa. Solo se consigue si se tiene un don natural, un aura. Sergio Darío Giménez es uno de esos elegidos.

Curiosamente nadie sabe quién es Sergio Darío Giménez. Es solo un señor de 58 años, como tantos. Un señor que trabaja de celador en el Instituto de Formación Docente y Técnica 9-001. Pero Gallineto Giménez es otra cosa. Es, por lejos, la leyenda del rock sanmartiniano, del Este mendocino, de Mendoza. Quizás por eso, en plena pandemia y cuando la vida parece haberse detenido, el “Galli”, como le dicen todos, está sacando un nuevo disco con su nueva banda, un trío, junto a otros dos músicos brillantes: Enzo Compagnucci (batería) y Rubén Muzzino (guitarra), además de la asistencia imprescindible de Cristian Panza.

Te puede interesar...

TREN

Pero antes de hablar de T.R.E.N. (Tanto Rock Es Necesario), hay que hablar de la leyenda, esa que ya tiene “una atracalada de años”, dice, cuando confiesa su edad.

Nació en Palmira, pero sus padres se mudaron casi inmediatamente a Rivadavia. “Igual íbamos a Palmira todos los fines de semana, a la casa de mi abuela. Y, cuando estaba a mitad de la secundaria y me echaron a la mierda, me fui a vivir con ella a Palmira. A los 16 años vivir con tu abuela es lo mejor que te puede pasar en la vida”, cuenta el Galli.

El caso es que Gallineto es irremediablemente jarillero, por nacimiento y elección. Hizo en secundario en horario nocturno y se quedó viviendo con su abuela, hasta terminarlo. Y allí nació su apodo y su romance con los trenes (su última banda se llamó “Gallineto y los trenes” y este trío fue bautizado como T.R.E.N.).

“Yo tenía 16 y había empezado a ir al Comercial. Entrábamos a las 6 de la tarde y un día una compañerita, que había que yo tenía la carpeta forrada con fotos de banda de rock, me invitó a tomar el té a su casa, que estaba al lado de las vías. Yo llegué como a las 5 de la tarde y ella puso en el Wincofón `El lado oscuro de la luna’, de Pink Floyd. Puso la púa en el segundo tema, listo para arrancar. En eso empezó a pasar un tren, que por esos años en Palmira ocurría a cada rato, puso el tema y me dijo: ´Escuchá como suena, con el tren ´. ¡Me voló la cabeza!... la mina, Pink Floyd, el tren, todo… ¡Me volví loco!, Capaz que de ahí viene mi relación con los trenes”.

Gallineto habla así. Su vida ha sido así, pintoresca, repleta de anécdotas, abundante de pasiones.

Hasta los 18 fue simplemente Sergio, pero una noche… “estábamos en un bar de Palmira, que se llamaba El Aguantadero. Estábamos jugando al metegol, al pierde / paga. Éramos yo y un amigo, dos pibes de 18, jugando con dos chabones de 40. Y nosotros dos no teníamos plata, así que teníamos que ganar o ganar, porque si no teníamos que poner la cara ante el dueño del bar, que era malísimo y hasta solía meterte unos coscorrones. Entonces llegamos a la última pelotita del metegol e íbamos 10 a 10. Yo saco de atrás y la clavo. ¡Golazo!. Lo grité con el alma, porque se me fue todo el cagazo que tenia encima. Lo grité como si fuera la final del mundo. Entonces uno de los viejos, enojado, dijo: `¡Mirá este hijo de puta, si parece un gallineto!’ ... y eso fue todo. Dijo eso y en el bar todos me empezaron a decir Gallineto esa noche y, al otro día, en Palmira todos me decían Gallineto. ¡Y lo cargué para el resto del viaje!”.

-¿Cómo nació T.R.E.N. y por qué es un trío?

-Yo tenía una banda pero de pronto, dejamos de ensayar. No venía nadie a tocar. Yo estaba mal, de bajón. Entonces, un día, apareció Enzo (Compagnucci), con quien hemos tocado juntos miles de veces, y me dijo: ´Dejémonos de hinchar las pelotas, toquemos rock and roll’. Chocamos los puños y le dije: ´Me salvaste la vida´.

Al día siguiente se pusieron a buscar a un violero “porque quería hacer un trío. A Mi me gustan los grupos con dos violeros, pero los violeros te hacen rabiar mucho y entonces preferí rabiar solo la mitad”.

El primer guitarrista fue Mauricio Blanco, que estuvo un tiempo y después abandonó el trío por problemas personales. A la semana apareció

A la semana apareció Rubén Muzzino para reemplazarlo. “Yo no lo conocía. Cayó con su guitarra, sus equipos, una botella de whisky y se quedó. Además descubrí que tocaba de la puta madre”.

Fue hace un año y medio. Así se formó este “trío potente de rock”, como lo define Gallineto.

Y ahora, en plena pandemia y cuando no pasa casi nada, surgió la idea del disco, con temas nuevos. “Que se yo, con la alegría que tenía de volver a tocar me dio un ataque de habilidad y empecé a componer”, dice Giménez.

Producido por Paulo Giorgi y grabado por Salita Records “que nos hicieron un súper precio, una ganga”, Gallineto se contactó con Laura Uano, directora de Cultura de la Municipalidad de San Martín, que “nos ofreció el Centro de Congresos y Exposiciones para grabar ahí” y cumplir con los protocolos sanitarios de la cuarentena.

Dice que “nunca escucho al toque lo que grabo. Recién escuché esto hace unos días y quedé sorprendido de lo bien que ha quedado. Quedó de puta madre”.

Algunos temas ya se pueden escuchar en la página de Facebook de T.R.E.N., a pesar que la presentación oficial, que se realizará por Streaming aún no tiene fecha.

Eso y el tema de la comercialización aún está en estudio. “Vamos a ver. La presentación seguro será a la gorra. Lo que queremos es que la gente lo escuche, por sobre todo. Igualmente también vamos a hacer unos discos físicos, porque ya hay gente que me ha pedido”, dice el Galli.

Lo que ya está en las redes ha tenido una fuerte repercusión. “Nunca en mi vida había tenido tanto éxito por las redes. Evidentemente la gente está al pedo en la casa”, dice Gallineto.

A modo de currículum

A los 11 tuvo un bombo, a los 13 tomó algunas clases de guitarra criolla, “pero era mucho folclore y dejé y a los 18 me enfermé de rock”.

Siempre tuvo que tener un trabajo dentro del sistema. Desde hace unos un año es celador en el Instituto de Formación Docente y Técnica 9-001. Antes fue panadero, jardinero, mozo, ayudante de cocina, administrativo, lustrador de muebles y “chofer de gente non sancta. Hice de todo, loco. Me faltó ser trapecista nomás. Y no agarré algunos laburos de mucha guita por que no iba a poder tocar”.

Saliendo adolescente formó el dúo acústico “Vida”. Después otro dúo: “Supercielo” que fue legendario para la historia del rock del Este y que después se transformó en banda. Tocaba con el bajista y cantante Osvaldo “Ciego” Giménez. Después vino la banda “Parenalila”, que era parte del tridente rockero más rico que tuvo la zona, junto con “Raivan Pérez” y “Luzbelband”.

Los integrantes fueron cambiando, siempre con Gallineto y el Ciego al frente. Marcelo Herrero, Gustavo Morán, Enzo Campagnucci, entre otros.

Quedaron temas inolvidables: “Lobisón”, “Días ácidos”, “Corazón Dividido”, “Gato Bar”, entre muchos.

Después, con Carlos Rogel, Mimi Orozco y Gustavo Morán formó “Los Vicios del Conde”. También pasaron por ese grupo Alejandro Ravazzani, Mícoli… De ellos quedó “El Santo Remedio”.

Después volvió Parenalila. Finalmente Gallineto decidió ser solista. Grabó el CD “Crudo” y armó un grupo que lo sostuviera, con Paulo Giorgi, Mauricio Blanco y el “Maggi” en batería. Grabaron el disco “Vengo de vuelta” y se presentaron en vivo en todo Mendoza, ya bajo el nombre “Gallineto y los trenes”.

Ahora vino T.R.E.N.

El disco de T.R.E.N. (Tanto Rock Es Necesario)

-July July

-Conmovido

-Noctiluca

-Sexy Lulú

-Palam palam

-Cómo la seda

-Solo x esta noche

-Don Lebón

-Controlado

-Cdo te veo bailar

-V8

- Bonus track: Privilegio