Crisis hídrica y tormentas

Vecinos y dueños de cabañas de Potrerillos se quejaron por la falta de agua en plena temporada

Ambos reclamaron a Irrigación porque están recibiendo agua turbia y que incluso tienen servicio unas pocas horas al día. Algunos prestadores han tenido que cancelar reservas por esta situación

Las fuertes tormentas que afectaron a la alta montaña en Mendoza a fines de la semana pasada, han traído un sinfín de problemas para quienes viven en aquellas zonas, pero la principal fue la falta de agua, producto de la crecida de los arroyos y que el agua turbia no permite su consumo como es habitual en Potrerillos. Incluso, algunos propietarios de cabañas han tenido cancelar reservas por esta situación y otros turistas adelantaron el fin de su estadía de vacaciones.

Vecinos de las localidades cordilleranas reclamaron por la falta de agua, y se quejaron de que pagan facturas mensuales de más de $3.000 al Departamento general de Irrigación por este servicio básico.

Toda la zona de Potrerillos es un lugar de explosivo crecimiento demográfico, y donde no hay redes de agua potable, al igual que zonas de Uspallata, como San Alberto, y los hogares o emprendimientos turísticos consumen el agua de los cauces que ofrece Irrigación.

arroyo-las mulas.jpg
Vista del lecho donde escurren habitualmente los arroyos Morteritos (derecha) que lleva agua limpia, y el Alumbre (izq.) con agua turbia por bentonita, y que con las tormentas ambos quedaron borrados por las crecientes.

Vista del lecho donde escurren habitualmente los arroyos Morteritos (derecha) que lleva agua limpia, y el Alumbre (izq.) con agua turbia por bentonita, y que con las tormentas ambos quedaron borrados por las crecientes.

La queja de los vecinos de Potrerillos por la falta de agua

La falta de agua no es una novedad y producto de una catástrofe eventual, sino una constante estacionaria según los habitantes de la zona de la alta montaña. Así lo explicó un vecino y emprendedor del lugar, Fernando Perea, ex presidente de la Asociación Turística Potrerillos y dueño de un complejo de cabañas.

"La falta de inversión en obras para suministrarnos el agua por parte de Irrigación es desesperante. Siempre dicen que en verano la falta de agua es porque hay sequía, tormentas, un alud, o que la gente consume demás, pero siempre es culpa de otros y no de ellos", dijo Perea.

"Estamos pagando $3.000 mensuales de agua a Irrigación, y en la factura dice 'para uso recreativo'. ¡Pagamos una de las tarifas más caras de Mendoza! Sin embargo, no hay nada de inversión. No estamos hablando de agua potable, es agua cruda. Nosotros estamos acostumbrados y la tomamos, pero tenemos que hacer a la entrada a la propiedad un par de piletas de decantación porque llega el agua literalmente turbia", disparó el residente en la villa turística lujanina.

"Yo hace siete años que vivo acá, y en este tiempo la balsa (embalse) que suministra el agua a la región ya ha quedado obsoleta, en este lugar la población se ha triplicado, y se sabe que en temporada alta, la población de un lugar turístico se cuadriplica, por lo que se empeora la situación", explicó Perera respecto al sistema de distribución de agua.

"Desde el martes, cuando fueron las tormentas y el alud en el arroyo Los Morteros perjudicó a la balsa que alimenta los cuatro barrios de acá, que son: Piedras Blancas, Las Vegas, Valle del Sol y Vallecitos. Por eso nos empezaron a abastecer de agua cada dos horas, pero a partir del viernes, cada uno tenía que abastecerse como pudiera" "Desde el martes, cuando fueron las tormentas y el alud en el arroyo Los Morteros perjudicó a la balsa que alimenta los cuatro barrios de acá, que son: Piedras Blancas, Las Vegas, Valle del Sol y Vallecitos. Por eso nos empezaron a abastecer de agua cada dos horas, pero a partir del viernes, cada uno tenía que abastecerse como pudiera"

Pero no sólo la falta de agua para beber preocupa a los residentes del lugar. "Nosotros vivimos del turismo. Potrerillos ha sido reconocido como el destino más elegido por el turista en Mendoza, pero los que nos alquilan las cabañas, pueden entender un día o dos que no tengas agua, al tercero se fueron. Esta era una hermosa temporada alta, como para repuntar después de la pandemia, donde no pudimos ganar un centavo, y de esta forma nos volvemos a perjudicar por no tener agua", dijo Fernando.

También Perea destacó que quienes no pudieron pagar un camión tanque para proveerse de agua, salvaron la situación gracias a la solidaridad de los Bomberos Voluntarios de Luján de Cuyo y de Godoy Cruz, a quienes agradeció el gesto.

Para finalizar, explicó un tema clave, y que rebate el descargo hecho por el DGI. "Irrigación le hecha la culpa a una fundación, que se llama Oikos por esta falta de agua. Ellos quisieron hacer una obra para entubar el agua, y desde Oikos preguntaron si tenían el estudio de impacto ambiental, que tiene que tener toda obra en un medio natural, y no la tenían... ¿De quién es entonces la culpa", ¡De Irrigación, por semejante negligencia! Me perjudica, pero la fundación tiene la razón", concluyó Perea.

El descargo de Irrigación

El pasado jueves 13 de enero, Irrigación emitió un comunicado explicando la situación de la zona de Potrerillo, Luján de Cuyo, donde la población estable se ha quejado de la falta de agua y el perjuicio económico que han sufrido algunos emprendimientos turísticos -campings y cabañas- por la falta de agua.

"El Departamento General de Irrigación trabaja junto a la Inspección de Cauce Arroyo Las Mulas en la zona de Potrerillos, después de evaluar los daños que se produjeron a causa de las tormentas en alta montaña, y que se tradujeron en la crecida aluvional de los arroyos Alumbre y Morteritos, que alimentan de agua de riego al sistema presurizado de la inspección", informaron tras las fuertes tormentas.

irrigación.arroyos-potrerillos.jpg
Maquinas retroexcabadoras al servicio de Irrigación estuvieron trabajando desde el inicio de esta semana en el reencauce de los arroyos y recuperación de los lechos de los arroyos Alumbre y Morteritos.

Maquinas retroexcabadoras al servicio de Irrigación estuvieron trabajando desde el inicio de esta semana en el reencauce de los arroyos y recuperación de los lechos de los arroyos Alumbre y Morteritos.

Por la intensidad de las tormentas de la semana pasada, con picos el jueves, se cerró temporalmente el Parque Provincial Aconcagua, debido al peligro de las crecidas en los arroyos y aludes.

Desde el DGI explicaron que "esta situación genera la falta de dotación al reservorio del sistema y en consecuencia restricciones a las propiedades ubicadas en los parajes Piedras Blancas, Valle del Sol y Las Vegas de Potrerillos, por turbidez del agua".

También mencionaron que esta situación se evitaría con el entubamiento de arroyos en la Quebrada de los Morteritos, pero la obra se encuentra paralizada por un amparo de red ambiental Oikos, en el 2020, debido a la falta de un estudio de impacto ambiental. Actualmente, todo está en manos de la Justicia, más allá de que se haya encarado esa evaluación.

El fin de semana pasado, dos máquinas del Departamento General de Irrigación y una perteneciente a la Asociación de Inspecciones de Cauce de Alta Montaña realizaron tareas de separación de los arroyos para la recomposición de los cauces originales y limpieza de las tomas. Durante este lunes, se dejó correr el agua que lleva el arroyo Morteritos, para que, una vez que escurra clara, se la pueda ingresar al sistema. Además, se reforzaron los bordes de los arroyos.

arroyo-san-alberto.02.jpg
En Uspallata sucede algo similar, debido a la turbidez del arroyo San Alberto, del que se abastecen de agua muchos loteos, que debido a este problema deben ir a buscar agua en bidones a la villa cabecera.

En Uspallata sucede algo similar, debido a la turbidez del arroyo San Alberto, del que se abastecen de agua muchos loteos, que debido a este problema deben ir a buscar agua en bidones a la villa cabecera.

Temas relacionados: