Diario Uno > Sociedad > niña

Una niña de dos años pasó 18 meses con una familia cuidadora y ahora será dada en adopción

A los diez meses, la bebé A.G. ya había pasado por tres hogares, hasta que se vinculó afectivamente con la familia Valot, por un año y medio. Su madre biológica quiere que se quede con ellos, pero será dada en adopción

Desde que nació, La niña A.G. ha sido una niña nómade. Su mamá biológica, no pudo hacerse cargo de ella y la entregó en guarda al Estado. Entre los 0 y los 10 meses, la beba pasó por tres familias cuidadoras. En la última de ellas, no la cuidaron y el Estado les quitó la guarda. En ese momento, A.G. se vinculó con la familia Valot, con la que si construyó un fuerte lazo de amor.

Marcelo Valot, su esposa Mabel y sus dos hijas, de 9 y 11 años, fueron la familia que la contuvo, y con la que festejó sus dos primeros cumpleaños. Además, buscaron a su mamá biológica, para que la nena no perdiera el contacto con ella y con una de sus hermanas.

Te puede interesar...

Si bien el vínculo entre ellos se fue volviendo cada vez más fuerte, la Justicia de Familia determinó que A.G. sería dada en adopción, esto después de un año y medio de convivir con los Valot.

Marcelo y toda su familia intentó por todos los medios que la niña se quedara con ellos y siguiera relacionándose con su madre biológica, en lugar de que fuera dada en adopción a otra familia, pero no lo consiguió. Según contó a Diario UNO, de un día para el otro, fue avisado que debían entregar a la niña a los padres adoptantes, a pesar del desgarro que significaba romper ese lazo repentinamente. Este viernes, les fue rechazado el último recurso judicial, pero tanto la familia Valot como la madre y la hermana biológica de A.G no se dan por vencidos y quieren que la niña no sea dada en adopción.

La historia

Marcelo relató como llegó A.G. a su hogar.

Nos enteramos a través de una persona que pertenece a AVOME -la organización que se encarga de vincular a los niños y niñas con las familias temporales- de que había una bebé de 10 meses que necesitaba quien la cuidara, porque venía de una familia temporal en la que no la cuidaban bien. Rápidamente nos anotamos en el programa de familias temporales y nos hicimos cargo de la beba Nos enteramos a través de una persona que pertenece a AVOME -la organización que se encarga de vincular a los niños y niñas con las familias temporales- de que había una bebé de 10 meses que necesitaba quien la cuidara, porque venía de una familia temporal en la que no la cuidaban bien. Rápidamente nos anotamos en el programa de familias temporales y nos hicimos cargo de la beba

La familia Valot fue la quinta que tuvo la nena, antes de cumplir un año de edad. Pasó por los brazos de su madre biológica, de tres familias cuidadoras anteriores y se quedó en ese hogar. Cabe destacar que, tal y como lo explicó Marcelo, en el acuerdo que firmaron en el momento de convertirse en familia temporal, la niña estaría con ellos entre 3 y 4 meses antes de ser dada en adopción definitiva. Sin embargo, A.G. pasó un año y medio con ellos.

En este tiempo, los Valot se pusieron en contacto con Marcela, la madre biológica de A.G. la nena mantuvo un lazo también con ella, y con una de sus hermanas biológicas, de 15 años.

El amor fue creciendo entre ellos y la beba. Aprendió a caminar, a decir sus primeras palabras, fue abrazada y querida. pero el 9 de diciembre pasado, a los Valot les llegó la confirmación de que A.G. sería dada en adopción, a una familia inscripta en el RPA (Registro Provincial de Adopción). Desde ese momento, comenzó un verdadero duelo para ellos, que se intensificó en los últimos días.

Un corte abrupto

Angeles adopción

Marcelo contó que el 7 de enero, recibió la orden del RPA para que llevaran a A.G. a la primera vinculación con la familia que realizaría la adopción. Así lo hicieron, no sin antes pedir que la vinculación se realizara pensando en el bienestar de la niña.

Pero se la llevaron casi engañada, mostrándole los dibujitos que le gustan en un teléfono. La beba estaba agarrada de mi pierna y no me quería soltar. No nos dejaron estar con ella durante la vinculación Pero se la llevaron casi engañada, mostrándole los dibujitos que le gustan en un teléfono. La beba estaba agarrada de mi pierna y no me quería soltar. No nos dejaron estar con ella durante la vinculación

Según detalló Marcelo, a las pocas horas de ocurrida esta situación, los profesionales del RPA le comunicaron que la vinculación de la niña con la familia adoptante había sido muy buena y que al otro día debía entregar a A.G. junto con todas sus pertenencias.

¿Qué clase de profesionales son? yo siendo un bruto que nunca fui a la escuela me doy cuenta que esto es una falta de respeto para la nena, para mi familia y para la madre biológica que quiere seguir vinculada con ella. La Justicia en ningún momento está velando por el interés superior de la niña, que no es un juguete que puede pasar de casa en casa ¿Qué clase de profesionales son? yo siendo un bruto que nunca fui a la escuela me doy cuenta que esto es una falta de respeto para la nena, para mi familia y para la madre biológica que quiere seguir vinculada con ella. La Justicia en ningún momento está velando por el interés superior de la niña, que no es un juguete que puede pasar de casa en casa

Un pedido judicial rechazado

Angeles adopción

Diario UNO dialogó con la abogada de la madre biológica, Ángeles Costarelli, quien detalló el pedido que realizaron este viernes en la Justicia de Familia. Lo que se presentó, y fue rechazado, fue una medida precautoria para que no se modifique el status quo de la menor.

En otras palabras, se trata de un pedido para que la niña quedara en guarda con la familia Valot, hasta que la madre biológica pudiera hacerse cargo de ella.

No decimos que el proceso de adopción se haya realizado en forma incorrecta. Lo que decimos es que la vinculación fue defectuosa, apenas de un día y de una hora, contra los 18 meses que A.G. ha estado en la casa de la familia guardadora No decimos que el proceso de adopción se haya realizado en forma incorrecta. Lo que decimos es que la vinculación fue defectuosa, apenas de un día y de una hora, contra los 18 meses que A.G. ha estado en la casa de la familia guardadora

Palabra de la Justicia

Desde el Poder Judicial explicaron que el proceso de adopción de A.G. ha sido el correcto, que la familia adoptante estaba inscripta en el RPA y se esperó el fallo de la Justicia de Familia en el que se determinaba el estado de adoptabilidad de la niña.

Además, destacaron que cuando una familia se escribe como temporal, o cuidadora, se le hace firmar un acuerdo en el que se explicita que la guarda es temporal, porque la niña o niño será dado en adopción definitiva.

El cuestionamiento de las abogadas, tanto de la madre biológica como de la familia temporal, es que nadie está teniendo en cuenta el interés superior, el estado emocional y afectivo de la bebé, a la que se hará vivir en el sexto hogar desde que nació.

Mientras todo este dilema se dirime, A.G. sigue siendo una niña nómade, obligada a atar y desatar lazos afectivos cuando ni siquiera sabe cómo hacerlo. A los dos años y medio, una bebé sólo necesita amor y cuidados. Y por el relato de Marcelo Valot, en el hogar en el que estuvo los últimos dieciocho meses, los tiene de sobra.