Reconocimiento internacional

Una mendocina salió en la tapa de Forbes por su idea de llevar a Madrid una costumbre muy cuyana

En la desesperación de la cuarentena española, se le ocurrió abrir un cata de vinos bajo la parra de su propia casa en las afueras de Madrid. Pilar Oltra creció entre viñedos en San Martín y su creatividad fue reconocida por la prestigiosa publicación estadounidense

Diciembre es el mes donde se realizan los balances del año, y también, de las premiaciones para quienes se destacaron en este período. La prestigiosa revista neoyorquina de negocios Forbes no es ajena a esto, y premia a los más destacados, en sus distintos rubros. Este año se premió a una emprendedora y exitosa sommelier, nacida en San Martín, Mendoza: Pilar Oltra, elegida dentro de los "100 españoles más creativos en el mundo de los negocios".

En el caso de Pilar, su rubro es la Hostelería, y se la distingue por sus emprendimientos, como Vinology y su mágico espacio de degustación llamado La Parra, un lugar que de ser un salvavidas en pandemia, se transformó en la nave insignia para la emprendedora, y una cita de lujo y guiño a la nostalgia para los madrileños que quieren pasar un gran momento de la mano del vino, a la noble sombra de la vid.

pilar-oltra-forbes.jpg

La inclusión de Oltra en la revista Forbes, nombrándola como española, puede hacer confundir al distraído, pero ella misma aclara: "Yo nací en Mendoza y viví ahí hasta los 22 años. ¡Soy mendocina, mendocina!, lo que pasa es que tengo la doble nacionalidad porque mi padre es español".

"Enterarme de que salía en la revista Forbes fue una sorpresa total. No tenía ni idea de algo así, y resulta que me mandó un WhatsApp un amigo y me avisó que estaba en la portada. ¡Pensé que era una broma!" recordó Pilar, para agregar: "La verdad es que ha sido un gran honor, ya que entre 100 personas, ser la única del mundo del vino, genera un orgullo y una responsabilidad enorme. Te anima y te empuja a seguir haciendo cosas y creando".

De Mendoza a Europa

Revirtiendo el viaje de sus padres y abuelos, sus estudios iniciales los hizo en San Martín, para finalizarlos en Europa, donde se quedaría luego. "Comencé en Mendoza estudiando Comercio Internacional, luego me fui a estudiar a Buenos Aires, pero los últimos tres años de carrera los hice en París", indicó la emprendedora.

"Mi papá era enólogo, y desde pequeña siempre viví rodeada de viñedos en Mendoza. Mi abuelo también tenía viñedos, entonces lo del vino me viene de familia. Pero en mi época de estudiante yo no tenía tan claro que me iba a dedicar al vino", declaró respecto a su elección de vida.

"Cuando ya estaba acabando la carrera, en Francia, un país con mucha tradición vitivinícola, tuve la oportunidad de visitar muchas bodegas y estar más en contacto con el vino, y realmente me di cuenta de que tenía una afinidad con este mundo, especialmente viniendo de una familia que tenía relación con el vino y por haber nacido en Mendoza, cuna del vino en Argentina", confesó la mamá de dos niños, Carmen y Tomás, de siete y ocho años, "a los que llevé a bautizar a Mendoza", dijo orgullosa.

"Al terminar mi carrera, que era marketing, comencé a buscar cosas que tuvieran más relación con el vino. Mi vocación y pasión ya estaba más enfocada en eso. No en la producción como enóloga, sino en el marketing, la comunicación, buscando hacer llegar a más personas el mundo del vino", continuó hablando sobre su formación profesional.

"Amo a Mendoza, porque es mi origen. Cuando me preguntan cuál es mi conexión con el vino, y les respondo que fue mi niñez en Mendoza, en las viñas y las bodegas junto a mi papá", respondió la mujer que nació en 1975, "año de una buena cosecha" aclara.

pilar-oltra-03.jpg
La Parra, una mesa, y un mundo de sensaciones que se inician en el paladar, listos para quienes visiten el negocio de la mendocina afincada en Madrid, España.

La Parra, una mesa, y un mundo de sensaciones que se inician en el paladar, listos para quienes visiten el negocio de la mendocina afincada en Madrid, España.

Dos emprendimientos y una idea común

Consultada sobre sus negocios, los que la llevaron a ser reconocida internacionalmente por la revista especializada estadounidense, la mendocina españolizada con un suave acento ibérico indicó: "Son dos productos diferentes, aunque tienen puntos en común. Mi primer emprendimiento fue Vinology, una empresa que creé hace 12 años, y luego se fue haciendo un negocio dedicado al mundo de las catas. Se inició como algo muy pequeñito en sus catas, y luego se fue haciendo para clientes más corporativos. Comencé a agregar servicios, haciendo consultorías para bodegas y asesoramientos en comercialización y marketing y eventos, y así fuimos creciendo"

"Nuestra pata principal de negocios y el máximo volumen de nuestra facturación eran los eventos, y hace un año y medio, con la pandemia, se cayó el tema de los eventos y nos quedamos sin negocio", agregó Pilar.

La magia de un hogar y La Parra

Pero como un reconocida creativa, Oltra no se quedó de brazos cruzados a llorar la desgracia de la pandemia del Covid-19. "Hace poquito más de un año, compré un sitio maravilloso, cerquita de Madrid, que tiene una parra súper antigua, la más antigua de la zona de Madrid, que es bellísima, y se me ocurrió una idea a su sombra. Lo único que nos dejaban hacer en pandemia era juntarse, hasta seis personas, al aire libre. ¡Así que comencé a hacer catas para seis personas, al aire libre en la que es mi propia casa, donde vivo con mi familia!", contó sobre su ingenioso golpe de timón y el nacimiento de La Parra, el reconocido lugar, recomendado por los especialistas en gastronomía.

"Yo siempre digo que este tipo de reuniones es una cosa muy argentina, porque los españoles no son tanto de invitar a los amigos a sus casas. Aquí la gente sale más a los restaurantes, a los bares" "Yo siempre digo que este tipo de reuniones es una cosa muy argentina, porque los españoles no son tanto de invitar a los amigos a sus casas. Aquí la gente sale más a los restaurantes, a los bares"

"Siempre digo con orgullo, que algo que surgió como una cosa tan espontánea, y como parte del espíritu de supervivencia y creatividad que tenemos los argentinos, que nos surgen en las épocas de crisis, comenzó a funcionar", recordó Oltra.

pilar-oltra-02.jpg
Su hogar, y la parra de más de 120 años, que dio origen al emprendimiento que la sacó adelante en pandemia y la catapultó a Pilar Oltra al reconocimiento internacional en el mundo de los negocios por la creatividad.

Su hogar, y la parra de más de 120 años, que dio origen al emprendimiento que la sacó adelante en pandemia y la catapultó a Pilar Oltra al reconocimiento internacional en el mundo de los negocios por la creatividad.

Ya afamado el lugar bautizado La Parra, Pilar lo describió: "A la gente le encantó la idea, y fue creciendo, hasta ser ahora una locura. Superó todas mis expectativas. Esto era algo súper idílico, sólo para un grupo, que reservaba una mesa para un grupo de seis, y hacer una experiencia en torno al vino de tres o cuatro horas, sin estar en contacto con nadie que no fuera de su grupo, al aire libre, con degustación de vinos, comidas, pasando un buen momento", dijo.

"Cuando fueron viniendo abajo las restricciones pasamos de seis a ocho, y luego a diez o 12 personas, y ya las últimas catas son un poco más grandes. La magia fue de esta parra, y lo que surgió en pandemia, terminó siendo una genialidad" "Cuando fueron viniendo abajo las restricciones pasamos de seis a ocho, y luego a diez o 12 personas, y ya las últimas catas son un poco más grandes. La magia fue de esta parra, y lo que surgió en pandemia, terminó siendo una genialidad"

Sobre el modo de atención, la sanmartiniana afincada en Madrid, explicó: "La modalidad fue por reservas, donde me llamaban para que organizara una cata privada, llegaron clientes muy importantes, como Google, bancas privadas, empresas de cosméticos, y yo las voy armando con diferentes temáticas".

Haciendo hoy el futuro

El boom que generó el espacio instalado en las afueras de la capital española tiene una debilidad: la temporalidad. "Después de este año, tan maravilloso, sabiendo que necesitaba un espacio propio para seguir creciendo, y que La Parra tiene la limitación del clima -hoy hace 1° de temperatura en Madrid-, entonces me dije ¿Qué hago en diciembre, enero y febrero, que hace demasiado frío?, además quería seguir haciendo mis catas".

La respuesta a su pregunta, resultó una primicia: "Así que esta semana que viene (lunes 20), inauguro un sitio muy chulo y que tiene que ver un poquito con Mendoza. La gente va a alucinar, ya que tengo una pared llena de fotos de Mendoza, que sacaba mi papá, muy aficionado a la fotografía, y ahí sale mi familia, en fotos en blanco y negro, andando en tractor, dentro de la bodega o con gente que nos ayudaba en la finca", adelantó Pilar.

"Se trata de un wine bar, muy cerquita de la Puerta de Alcalá, donde a cualquier hora y sin reservas se puede ir a tomar un vino, comer una picada, y también tenemos tienda, donde vamos a tener una selección de vinos de gente muy especial, pequeños productores, y artesanos de la región. Además tenemos una bodega, un espacio para catas, y ahí tendremos muchos vinos argentinos, y de Mendoza sobre todo", explicó.

"Si bien tendremos muchos vinos españoles, porque la gente los pide, también habrá de Argentina, incluyendo algún vino de la Patagonia, pero en la carta hay productos de Mendoza, que aquí son desconocidos, y los vamos a dar a conocer", señaló la emprendedora, ahora reconocida mundialmente.

Temas relacionados: