Diario Uno > Sociedad > Docentes

Una facción de los docentes acordó con el Gobierno

La Unión Docentes Argentinos aceptó la oferta de aumento salarial que ofreció en Gobierno y había rechazado el Sute, el sindicato con mayo representatividad

La Unión Docentes Argentinos seccional Mendoza (UDA) decidió acordar con el Gobierno que se le aplique a sus afiliados el incremento del 20% en tres cuotas y el monto fijo mensual del $4.500 no remunerativo que había propuesto el Gobierno a todos los sindicatos de la provincia luego de que la Justicia lo emplazara a sentarse en la Subsecretaría de Trabajo.

Los ánimos en el ámbito de los trabajadores de la educación terminaron caldeados este 2020. El miércoles, el Sute salió a las calles para manifestarse en contra de la decisión del Ejecutivo mendocino de imponer la suba salarial por decreto, el sindicato que tiene más de 24 mil afiliados y es el único que cuenta con la representatividad necesaria para sentarse a las negociaciones fue acompañado por Sadop, quien agrupa a los docentes y no docentes privados.

Te puede interesar...

Sin embargo, y pese a la decisión mayoritaria, una facción de los educadores agrupados en UDA optaron por reunirse con el Gobierno para buscar que esta suba les fuese aplicada a sus afiliados. Los mismos pasos siguieron desde el Sindicato Único de Celadores No Docentes de Mendoza (Sucend) desde donde aún no se ha logrado la firma.

El acuerdo firmado por la UDA mantiene alguna reserva, así lo hacen saber a través de un comunicado donde señalan: "Se ha abierto nuevas instancias de negociación a fin de lograr consensos sobre la jerarquización salarial docente y la incorporación del bono al básico, como así también sobre otros temas tales como condiciones de trabajo y participación de los docentes en la construcción del sistema educativo".

Ambos sindicatos debieron encontrarse con funcionarios del Ejecutivo por fuera de la subsecretaría del Trabajo debido a que ninguno cuenta con la cantidad de afiliados adhesiones en toda la provincia.

El Sute fue una de las tres organizaciones de trabajadores estatales que no aceptaron el incremento propuesto por el Estado. El resto de los 14 gremios optaron por firmar tras un año de gran tensión en la que no se realizaron nuevos acuerdos salariales y en el que el aguinaldo se pagó de forma escalonada.